La profanación de siempre

Hoy he desayunado pan trufado, ¡qué sabor tan a tierra profana! Su perfume es tan intenso que ni que te cepilles los dientes con plásticomenta dejas de bailar por dentro. Tartufo, lo llaman en la panadería. Luego, debo decidir entre ir a la parada de flores del mercado o hacer lo de cada domingo. ¿Os he dicho que adoro escuchar la sección de Juan José Millás en el programa de Javier del Pino? Cada domingo, como ritual consagrado. Ayer por la noche, al regar las plantas antes de acostarme y enviar un mensaje del que hoy me avergüenzo, entendí que tengo más plantas de las que carezco. Y me pongo a limpiar, como una cerdita en el universo encantado, como siempre. Jajaja, no sé si es muy poético compararme con una cerda, pero me ha parecido tierno, realista. Zafarrancho, así es como llamo a la acción de limpiarlo todo el domingo. Y, ahora, en nada de hada, iré a comer a casa de mi madre, que dice que ha cocinado ensaladilla rusa par cuidar nuestra dieta mientras le damos a la mayonesa. ¿Os he dicho que los domingos me parecen perfectos para que el KH7 haga su efecto en la vitro? ¡Yo qué sé, con lo de siempre hemos topado! ^—*_¡A continuación la canción de esta mañana, de The Magnetic Fields !

ES 1

The Magnetic Fields – Strange Powers:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *