Lo necesitábamos

¿Sabéis la típica peli en la que una madre entrañable y su hija cuarentona van a pasar unos días a la playa del pueblo y parece que no pasa nada pero sucede de todo? En el Garden Center del pueblo había cabritos y una maceta gloriosa, en la playa encontré el emoji de un coche, y qué ganas de no quitarme las gafas. Hubo momentos en los que las cuestiones parecían cangrejos, y piedras que parecen lunas. Ay, más de un año encerradas, cada una en su casa, y encerrados también, con nuestras piedras e hilos, ¡brindemos por la vacuna! Durante la semana, mientras me entretenía ordenándolo todo con el método Marie Kondo descubrí que mi madre guardaba seis packs (de cincuenta bolsas cada uno) para congelarlo todo, y la risa que nos dio de repente. ¿¡Mamá, pero para que quieres más de 300 bolsas de congelación!?, le pregunté mientras aliviaba cajones y decidíamos qué cenar. Son muy útiles Marta, yo iba comprándolas para que pudierais llevar el móvil a la playa, y por si las necesitáramos para…, ¡y que alivio de risa sin más! Y qué bien, qué bien reír por una tontería al fin, pensé mientras hacíamos ver que es verano. Ahora, deshaciendo las maletas con la maceta de flores y su plato, debo también mencionar mi amor paterno al contarlo, nos mandamos el mensajito obligado para confirmar que las plantas de nuestras respectivas casas están bien, que no todas están geniales pero que bien, y que las abonemos con hierro. Y qué importantes las conversaciones de tarde, el respeto entre todas y todos, y los silencios al mar. ¿Sabéis? ¡Lo necesitábamos! ^—*_¡A continuación la canción del post, Take Off Your Sunglasses!

ES

Ezra Furman & the Harpoons – «Take Off Your Sunglasses»

One Comment on “Lo necesitábamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *