Elasticotástico

Aprender a coser elástico es fantástico. Cada tela requiere su tensión, su tipo de aguja, y acabados finales. Mientras coso, no puedo dejar de asimilarlo a nuestra relación con el cuerpo, como si mientras aprieto el pedal de la máquina pudiese relacionarme con el exterior desde lo más boombastic. Hay relaciones tejanas, y una que es de satén, pero ahora estoy con lo elástico, y tiro de la goma mientras recuerdo lo que un día fue tan genial, tan impulsivo y zig-zag, con el recuerdo de la costura francesa. Tres puntadas hacia adelante y dos hacia detrás, rematar, y sacar alfileres. Me acuerdo mucho de una película de Winona Ryder en la que su personaje pasa un verano con su abuela y descubre el patchwork, ¡y qué dificil es enhebrar la overlock! A veces, me pregunto si la ropa que estoy creando hará feliz a quién la lleve, estoy empezando a coser para amigas y familiares, y deseo con todo mi corazón que al menos se sientan agusto. Una conexión, entre la piel y el cielo, entre la piel y el suelo, entre la piel y la vida más ancha. Por cierto, hoy me he cortado la melena, aunque no me he atrevido a cortármelo rollo bob más cortito (que es como quería, sin atreverme del todo). Ay, el corte y la confección. ^—*_¡A continuación la canción del día, Boombastic!

Shaggy – Boombastic

One Comment on “Elasticotástico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *