Ago
16

Author:

2 Comments

Soy un poco odiosa

Soy de las que va al gimnasio y luego se hace la típica foto en el espejo del ascensor al volver a casa. SOY UN POCO ODIOSA. Soy de las que se niega a hacer vacaciones en agosto porque prefiere la ciudad vacía, y también porque no tiene la pasta. Soy de las que no se levanta antes de las diez de la mañana. Y soy hermana pequeña. Soy de las que no evita las repeticiones. Soy de las que habla durante años de un mismo libro o película. De las que ve Twin Peaks con adoración. Y fumo bastante. Soy muy fan de Nicole Kidman. Soy de las que usa atenuantes y posesivos. Soy de las que se hizo fotos pin-up y las colgó en Internet. Soy de las que tiene un blog sobre su vida. Soy de las que borro tweets y posts. Soy de las que cose con series dobladas de fondo. Sí, soy de las que digo Jon Nieve. Y soy alcaldesa en funciones de la no-ciudad de cercanías. Soy de las que busca la explicación más que la imagen. Soy de las que habla con su madre tres veces al día mínimo. Soy de las que ahorra en puntos y gana en palabras. Y colecciono jirafas. Soy de las que se inspira en Pinterest. Soy de las que tiene tres amigas porque no tiene más. Y fan de Rubén Lardín. Soy de las que se lo guarda hacia sus adentros y explota y lo hace mal. Soy de las que todavía creen en las hadas. Y robo mecheros. ^—*_Soy vulnerable. Read More

 

Soy de las que adora este videoclip de Playtime para Hada Kalimba:

 

Como pez en el agua – Hada Kalimba from Playtime Audiovisuales on Vimeo.

 

Ago
12

Author:

Comment

Twin Peaks en el Montseny


A veces te pareces tanto a alguien que, cuando encuentras las diferencias, es motivo de disfrute. Como en Twin Peaks en el Montseny. Con Pétula me sucede que, aunque pase un año al vernos, la conversación fluye como un riachuelo al lado de una piscina setentera. Con gorgs en los que tomar una cerveza y sentirnos en paz. Haciendo hincapié en lo absurdo de nuestras suelas de barrio, Victoria y Converse, demasiado finas y eso. Cine, arte, series y la vida y los alquileres y las abejas y la ilusión de diciembre, andando por la montaña. Entre árboles y ventanillas bajadas, atravesando una nube sin que sea mentira. Y, os confesaré una cosa, hoy al ayudarla con el brazo y la mano para que no resbalase entre las piedras, me he dado cuenta de que justo esto es lo que nos une de corazón. El cariño de las amigas que, como ella cuando tuve mucho miedo, me dio la mano y el brazo también. Y su sensibilidad, y en entendernos sin terminar las frases, como en un cuadro de Rothko en el que se funden dos colores al estar en paz. Jo, sé qué parecerá típico-tópico pero me entran ganas de llorar sólo de poner palabras a este sentimiento tan grande. El de la amistad tranquila, el del amor. Jolín, es precioso. Si es que, hasta me estoy reservando Twin Peaks de lo bueno que me han dicho que es el capítulo ocho, que por eso me quedé en el siete, porque sé que me hace tan feliz verla que no quiero que termine. Que nos hacemos mayores, que me encanta que diga Montseni pronunciando la y final, porque es tierno y la adoro y suena más divertido. Sé que, en el fondo, ella también sonríe por dentro por mi ‘ok’ a una película horrible. Con ‘Ghost in the Shell’ estamos de acuerdo, eso sí, nos moló muchísimo a las dos. Que, aunque no se lo haya dicho por timidez, tenemos nuestra escena en ella, esa en la que Motoko le pregunta cómo se siente. ¿Algo bonito? Que las dos tenemos dos nombres. ^—*_¡Gracias por acompañarnos hoy Kano, ha sido muy bonito! Read More

 

Foto original tomada hoy:

Te prometo que la veré de verdad:

 

 

Canción del día y eso:

Randy Newman – You’ve Got A Friend In Me.mp3

 

 

Ago
7

Author:

Comment

7 normas dadá


A veces pongo normas en mi vida. Porque soy tan contraria a cumplirlas que ponérmelas se convierte en un juego dadá. Claro que, desde fuera, son normas sin mucho sentido para los demás. Como, por ejemplo, tratar a Obi como a un Caballito de Mar, o crear escenografías fantásticas en espacios indefinidos. También tengo la norma de no ver cada día, ni cada dos, a las personas que más amo. Son normas que he descubierto con el tiempo y que me hacen sonreír por dentro. Una de las más dadaístas, por elegir alguna, sería la de descomponer las palabras que marcan mis pensa-mientos o también la de identificar la catarsis y vivirla como un torbellino. O la de ver un capítulo de Seinfeld cuando no sé que ver. La de cambiar de zapatos cada dos años, en los años impares. En el amor de pareja mi norma es intentar escuchar la alarma cuando detecto que traspaso responsabilidades propias. Y cuando estoy triste debo pronunciar en voz alta, tres veces y rápido, el trabalenguas de los tres tristes tigres para luego, si eso, seguir estando triste como los tres tigres que trigaban igual. Porque las normas existen para una mejor convivencia, ¿no? Como jugar, como al coser. ^—*_¡A continuación del post 7 normas absurdas en mi vida! Read More

 

7 normas dadá en mi vida:

 

1) Recordar los sueños como películas que he dirigido.
 
2) Identificar la Catarsis, cuando se altera mi modo humano de actuar, pensar y sentir. Disfrutar del torbellino.
 
3) Crear escenografías fantásticas en espacios indefinidos.
 
4) Lograr reacciones primarias.
 
5) Releer mis libros favoritos siempre que me acuerde de ellos, re-sub-rayarlos.
 
6) Vivir situaciones fragmentarias en las redes sociales.
 
7) Saltar al andar cuando algo grave me preocupa. Introducir ligereza.

 

Tiny Tim – The Coming Home Party.mp3

 

Ago
7

Author:

Comment

En los no-venta

Ay, mira. Iba a escribir un anécdota en el que de púber le envié una carta manuscrita a Jim Carrey, gracias a que en la revista Súper Pop se publicó su dirección, y el me contestó con una foto suya firmada y dedicada igualita a la que comparto en este post. Una foto que llevé años pegada con airofinx en mi carpeta del insti. Y todo por este tweet de Jimina Sabadú, que me ha trasladado a los noventa, a cuando intuíamos nuestro don y la moda de ser positivos aún no había llegado y aún se podía decir QUE NO, aunque tú fueses Spielberg y ella una niña fantástica. Cuando aún se podía aceptar una respuesta negativa como un suceso genial. Ser correspondida, creo que se llama. Porque prefiero mil veces un ‘no’ a un ‘sí’ de quedar bien y luego pasar. Ay, supongo que en los noventa decir que no era más normal, pero era, ahora lo es no contestar un email o, peor aún, contestar con rodeos e hipocresía. O peor aún y todavía peor, ni contestar. Yo qué sé, ya sabéis que a mí lo de ser positiva por sentirme mejor me parece una chorrada, que prefiero encontrar el sentido a lo malo, a la constancia, aunque sea más jodido. ¿Cuánto hace que mi buzón de e-mail se ha convertido en algo tan comercial? ¿Dónde están los emails largos y manuscritos? ¿Los que te hacen latir el corazón? Hace unos meses empecé a escribir una Newsletter semanal con todo mi corazón, pero al ver que nadie me contestaba me desanimé mucho, era como demasiado squash. A ver, que tal vez vuelva a intentarlo. Y, aunque no venga al caso, os confesaré algo tonto que me afecta en el día a día: En mi gimnasio hay un cartel enorme en el que pone -> ‘Lo más importante es la constancia’ < -. Y lo miro y pienso en todo lo anterior. Y, aunque ya seamos mayores de verdad, esta obviedad es la que me anima, también en mi mundo de fantasía. No diré que seguiré luchando, diré que voy a intentar seguir viviendo con ilusión. Menos algunos días. ^—*_¡Mesa de Choi Byung Hoon! Read More

 

Escena sobre el post:

 

 

Erótico

A los 16 años era gilipollas

miércoles, julio 16, 2014

Hoy me he puesto la lista de los 90’s y he comenzado a recordar cuando me estiraba llorando en la cama de mi cuarto, cuando vivía con mi…

Read More

I Miss Future

jueves, junio 26, 2014

Echo de menos el futuro, esta es una de las sensaciones que últimamente, y a lo largo de mi vida, ha predominado en mi interior al intentar llegar…

Read More