Abr
26

Author:

Comment

10 Aplicaciones dadá

Primavera es la estación en la que más abro la aplicación del tiempo en el móvil, ¿es triste, no? Ya he colgado todas las postales de Lisboa por el estudio y el catálogo de Dan Perjovschi que me regalaron en Arts Libris. Qué manía con colgarlo todo con chinchetas. La sensación de agujerear las paredes me produce un placer de pellizco, me recuerda a un cuerpo de recuerdos en posición vertical. Recuerdos que ya son ideas, como el número PIN y PUCK. La aplicación dice que mañana hará sol pero que lloverá todo el finde, pero como es primavera volveré a mirarlo mañana. Aunque, en realidad, me da igual. Dudar de la inteligencia artificial es humano, vivir a través de un cielo de píxels es cíborg. Primavera es la estación en la que más echo de menos que me toquen aunque no me guste que me toquen, es el tiempo de los amores aplicados, de los agujeros. Confieso que nunca he sabido usar un taladro así que, desde jovencita, tengo chinchetas de todos los tipos, también de colores transparentes. Si fuese programadora crearía una aplicación dadá en la que me inventaría el tiempo emocional que nos espera, sería tan absurda que rozaría lo tierno, y la iría cambiando según me pareciese: En plan, ‘mañana te sentirás alegre, pero durante el finde la melancolía y un amor súbito cubrirán el nórdico’. ^—*_¡A continuación 10 aplicaciones de móvil dadá que me descargaría en primavera! Read More

 

10 aplicaciones de móvil dadá que me descargaría en primavera:

 

1) Una aplicación que te notificara sobre todas las flores que nacen en el mundo por segundo. Especificando tipo, zona, y color. En plan chinchetas, claro.

 
2) Una aplicación para saber qué personas se han olvidado definitivamente de ti.

 
3) Una aplicación que te dejara pedir un deseo al día y por la noche te dijese cómo se ha cumplido.

 
4) Una aplicación que cuantificara todas la veces que comemos piña en almíbar a largo de nuestras vidas.

 
5) Una aplicación para dejar de pensar en alguien en quién no quieres pensar pero piensas. Cuantificando el grado de idealización adjunta.

 
6) Una aplicación que te ayudara a perder cosas que nunca volverás a encontrar.

 
7) Una aplicación con la que compartir, a nivel mundial, las veces que te rascas el cuerpo.

 
8) Una aplicación que, al activarla, te cubriera de la lluvia.

 
9) Una aplicación para ser transparentes en diferentes matices y tonos.

 
10) Una aplicación que recortara lo que no ves al mirar y te lo mostrara al final del día.

 

 

Geometría del Universo de Colleen:

 

 

Abr
25

Author:

1 Comment

Siri y la lavadora

Quiero conectar y desconectar pero se me ha roto la lavadora. Ya me entendéis, los cambios suceden, pocas veces se programan, que cuando el gato no está allí los ratones bailan. Y tengo muchas ganas de leer ‘Apegos feroces’ de Vivian Gornik y ‘Esa visible oscuridad. Memoria de la locura’ de William Styron antes del verano. Hace poco estuve repasando mis cuentas y, sorpresa, gasto más en libros que en ropa y comida. ¿Por qué escribo esto? ¡Ah, sí! La cuestión es que quiero un botón en el cuerpo, estaría bien en el ombligo o detrás de las rodillas, que pueda pulsar para apagame y despertar como lo hace Siri. También en el amor y en el curro. Supongo que la felicidad tiene que ver con esto, y con la capacidad de ser feliz al no poder cumplirlo. Así que me pido los libros, me maquillo con stickers, y doy gracias por todo lo demás. La vida cambia y eso estresa, pero si no fuese así, ¿qué sería el mañana?_^—^_¡A continuación una lista con 10 cosas absurdas que han cambiado en mi vida esta última semana! Read More

10 cosas absurdas que han cambiado en mi vida esta última semana:

 

1) Aceptar la idea de que el amor cambia más allá del legado.

 

2) Que las bragas se gastan y hay que saber despedirse de ellas, por mucho que hayamos pasado juntas. Hasta convertirse en bragas de regla y adiós.

 

3) Obi está en celo perpetuo y ya no sé qué hacer, pero no lo castro y vuelvo a cambiar de idea y así todos los días los dos.

 

4) Siri cada vez me entiende mejor y me da más miedo, hasta envidia.

 

5) Sueños que me hacen creer en las sinergias, más allá del sol y del rol.

 

6) Regar, podar y chispear las plantas, instinto primaveral.

 

7) Cerdos que no concibo sin sus minis.

 

8) Un fanzine que llevo dos meses editando.
9) Zapatos desordenados. Tengo la intención de cambiar su orden.
10) La idea de que los sentimientos son emociones, y no lo son.

 

 

Y esta canción preciosa:

Abr
24

Author:

Comment

En z minúscula


La ‘z’ es mi minúscula favorita. Su sonido es el de la dulzura y es el de la letra tristeza, el de las tazas y el de los abrazos rotos. Joder, la vida puede dar el cambiazo de un día para otro, ¿cómo he sido capaz de olvidarlo otra vez? Volver, y volver a empezar. Llego a casa y entro en la danza de Benjamin Clementine, al azar. Escucho el piano del comedor desde la habitación y, no os voy a mentir, me rompo a trozos. A la caza de una serenidad utópica. Lo único de lo que soy capaz ahora es de escribir palabras con ‘z’, con fuerza. Entre trazos de una vida fugaz. Y necesito un abrazo pero no quiero que me toquen, no tengo voz. Matizar el motivo sería azteca. Todo con ‘z’. Justo en la zona del desamor. Y pienso en los hechizos, que lo cambian todo, y me doy cuenta de que ese licor de cereza que tomé en Lisboa era la maldita poción. Pedazo de azote que me ha dado la vida hoy. Ahora entiendo por qué cosí a los seres calabazas. Alzada con azafrán. Al menos la muerte no lleva ‘z’, al menos aún existe el verbo acorazar. ^—*_¡Ay, me duele el corazón, a continuación la danza del día! Read More

 

Cornerstone de Benjamin Clementine:

 
‘Estoy solo en una caja de piedra,
cuando todo está dicho y hecho,
mientras el viento sopla hacia el Este desde el Oeste,
hasta esta cama.
Mis lágrimas tienen su descanso solemne.

Estoy solo, solo en una caja de piedra,
dicen que me aman, pero todos mienten.
He estado solo, solo en una caja de mi propiedad,
y este es el lugar al que ahora pertenezco.

Es mi hogar, hogar, hogar, hogar,
hogar, hogar, hogar, hogar.
Es mi hogar, hogar, hogar, hogar,
hogar, hogar, hogar, hogar.

No fue fácil acostumbrarse a esto,
solía gritar que no es cierto
que solo cuando una puerta está cerrada con llave
nadie entra,
porque la mía ha estado abierta hasta tu propia muerte,
pero nadie ha venido
Bueno, ¿quién soy yo?
¿Qué he hecho, qué he hecho?

He estado solo, solo en una caja de mi propiedad.
Afirman que están cerca de mí,
pero todos están mintiendo, no es cierto.
He estado solo, solo en una caja de mi propiedad.
y este es el lugar al que ahora pertenezco.

Es mi hogar, hogar, hogar, hogar,
hogar, hogar, hogar, hogar.
Es mi hogar, hogar, hogar, hogar,
hogar, hogar, hogar, hogar.

He conocido amigos,
amantes con los que me he acostado y he llorado,
promesas de quedarse que nunca se han mantenido.
Esta verdad desnuda que muchos no compartirán,
espero que tú la compartas.

Porque he estado solo, solo en una caja de mi propiedad.
afirmaban que me amaban,
y que estaban cerca de mí, pero están todos mintiendo.
He estado solo, solo en una caja de piedra,,
y este es el lugar al que ahora pertenezco.

Es mi hogar, hogar, hogar, hogar,
hogar, hogar, hogar, hogar.
Es mi hogar, hogar, hogar, hogar,
hogar, hogar, hogar, hogar’.

 

Abr
23

Author:

1 Comment

Lisboa sin nosotros


Lisboa es de los colores que no recuerdo de ti, es volver a ese lugar en el que nunca estuvimos aquí. Un espacio en el que subir y bajar se convierte en la explanada de un brindis de cerezas que va más allá de un futuro que ya pasó. Entre edificios vacíos y llenos de ti, ventanas abiertas o rotas, abrazadas por baldosas que lloran el tiempo. Cruzándome con su gallo en el jardín botánico de Belén, ¿serías tú? Horas en un laberinto de hamacas. Lisboa es de un azul que se impregna en su metro, de un amarillo-salmón que te hace sonreír por dentro. Llorando por el puente de San Francisco, a través de un acueducto que cubre la autopista de un vida que pudo ser en taxi de muñequines. Sé que eras tú porque los aviones vuelan muy bajo, como en la playa del Prat. Magnolios, gatos dormidos y amor, eché de menos pasear a Obi mientras andaba sin pies. Ahora ya sé que existe el no olvido. Ojalá Lisboa sin nosotros, ¡qué bien Lisboa! ^—^_¡Ay, he sido feliz a lo Amarguiña, gracias Portugal, gracias galaxias! *A continuación algunas fotos del viaje y una sorpresa en vídeo. Read More

 

Lisboa desde dadanoias:

 

¡Qué bien Lisboa!:

 

 

Erótico

¿Quién eres tú?

lunes, diciembre 15, 2014

¿Os imagináis que a Maxine le hubiesen dado la oportunidad de trabajar en la tienda erótica que visita en Ghost World junto a Seymour? Pues justo así es…

Read More

¿Cuándo fue el último?

lunes, septiembre 29, 2014

Dicen que el juego erótico comienza justo después del último orgasmo. ¿Cuándo fue el último? Cuando era ya de noche, ese día que comimos bocadillitos del Mauri, ese…

Read More