jun
3

Author:

3 Comments

Nada de hada

nadadehada0

nadadehada

 

Llevo unas semanas con la piel de gallina, así es difícil hacer nada de hada. Como un Spaghetti Western a lo chick-lit, con nuevos personajes, viajes hacia mares azucarados, pero tristes y humanos. Hipersensible, estoy hipertodo. Mientras me pregunto: ¿Qué haría hoy si fuese el último día de mi vida? Escribirlo y vivirlo, imaginarlo y hacerlo realidad. La sensibilidad como inflamación, así la siento últimamente. Tengo que decidir qué haré hoy, antes del apocalipsis. El último día de mi vida, antes de que termine el día. Va en serio, no puedo más con tantos sentimientos en estado humano, estoy llena. Tengo mucho frío en Junio.

 

El coche en el garaje, esta sería una opción. Cogerlo e irme a la aventura, sin día de vuelta, sin mirar atrás, menudo tópico bonito. De veras, con Jon Brion o Bon Iver. Cerrar los ojos y convertirme en dibujo animado, en honor a cualquier fantasía hentai. Llorar, estoy harta de llorar cada día, volver a la cama y seguir leyendo. Ordenar el ordenador, borrarlo todo, no contestar nunca más un e-mail. Ponerme las gafas de sol al anochecer, antes de que se acabe el último día de mi vida. Contar a partir de ahora, hasta el final. Hasta decir ‘al fin’.

 

Estoy temblando por dentro, y al final es doloroso sentirse así. Con la piel del revés. He pensado en ser un mapache, en maquillarme la espalda como pueda, con mis propios brazos torcidos, con un eyeliner y rímel. Cubrir el techo de mi estudio de gomets azules. Dejarlo todo y arruinarme, caer mal. Es el último lunes de mi existencia, eso está claro. Estoy congelada, en un iglú. Eso, o hago la serie de fotos, o pongo la alarma, o intento poner la voz más grave antes de que me digan que sería una gran actriz de cine mudo. El truco de los gomets, la maldita manía de sentir. No puedo tragar. Punch.

 

 

*Sillón de Roni Horn y foto de aquí.

may
31

Author:

5 Comments

30 Cosas que valen y no valen la pena

valelapena

valela

Ayer recibí un e-mail muy cariñoso, por parte de una de las lectoras de este blog (¡muchas gracias ^–^!), en el que me recomendaba la lectura de ‘El arte de no amargarse la vida de Rafael Santandreu. Normalmente no leo libros de autoayuda pero el tono del correo se me hacía tan amable y próximo que, esta tarde, antes de ponerme a ver un dramón de los buenos en filmin, he tenido el puntazo de bajar a la librería más próxima y comprármelo. ^–^_¡Seguro que muchos de vosotros ya lo habéis leído porque va por la 13ª Edición!

 

Por lo que, en cambio de ir a cortarme el pelo con miedo a ponerme a llorar en cualquier momento, me he pasado unas cuantas horas leyendo sus primeros capítulos en el sofá. ¡Hacía tiempo que no estaba tan tranquila allí solita! Subrayándolo y reflexionando sobre el contenido del mismo, con la sorpresa de sentir que tal vez sí me estaba ayudando. Aunque las terapias cognitivas siempre me han causado cierto rechazo, y no coincida con el tipo de terapia que estoy llevando a cabo actualmente con mi psicoterapeuta.

 

Todavía voy por el principio del libro, por lo que no es mucho lo que os voy a contar sobre el mismo, pero me apetece realizar un ejercicio que nos propone Rafael Santandreu en el Capítulo 3 y que cito textualmente: “Revisar nuestro sistema de valores, nuestras creencias más básicas acerca de lo que vale la pena o no, es un ejercicio muy sano porque es posible que nuestra filosofía nos esté haciendo la vida imposible’.

 

 

¿Qué os parece? A mí me encanta la propuesta y creo que es un ejercicio que ya hacía demasiado tiempo que no me planteaba, tal vez porque me había dejado un poco en este sentido o tal vez por falta de madurez. Por lo cual hoy he decidido analizar mi sistema de valores en forma de listas, para transmitiros no sólo cosas tristonas o raras si no también las ganas que tengo de vivir, aprender, superarme y crecer como persona individual y social. ^—*_¡Soy consciente de que mis listas aluden a valores muy universales y que seguramente compartimos, pero las he escrito de corazón y como seguramente tú y yo vivimos en un contexto parecido cualquier coincidencia sea bienvenida, o no!

 

 

COSAS QUE VALEN LA PENA

1- Amar, en el sentido más amplio del concepto, y dejarse amar.

2- Disfrutar de las pequeñas delicias de la vida pero sobre todo de tener cubiertas nuestras necesidades básicas, no olvidar esto.

3- Trabajar de lo que te gusta, en la medida de lo posible. En mi caso de escribir, y colaborar con medios y proyectos.

4- Ser creativo, hacer realidad nuestras ideas, darles forma. El ARTE.

5- Ser cuidadoso y respetuoso con uno mismo, con los demás y con el entorno. Incluyendo el Universo y el lenguaje.

6- Adquirir conocimientos y compartirlos. Estar abierto al mundo desde la particularidad.

7- Viajar, descubrir el mundo con curiosidad. Tanto el exterior como el interior. Dejarnos llevar y luego estar aquí.

8- Perdonar y olvidar ciertas experiencias traumáticas lo máximo que sea posible.

9- Ser coherente entre lo que pienso y lo que hago. Intentar explicarme mejor.

10- La fidelidad. La fidelidad. La fidelidad. Leer.

11- El sentido del humor, encontrar la parte positiva y divertida de las cosas. Ser agradecida.

12- Ser sincero y paciente, aún y cuando cueste mucho o de miedo.

13- Aprender a estar sola y a aceptarse. El silencio y la música, un buen vino y makis.

14- El cariño, las caricias, las palabras constructivas y las demostraciones de amor y de vida.

15- Estar viva, y no dramatizar sobre esto aunque sea muy raro y no lo entienda por mucho que lo intente.

 

 

COSAS QUE NO VALEN LA PENA

1- Engañar, mentir, esconder cosas muy importantes a los que te quieren, al mundo.

2- Huir en situaciones difíciles, cortar proyectos sin antes pensar soluciones alternativas para su desarrollo.

3- Ser cínico con los demás, con uno mismo, o con el mundo. Odiar.

4- Castigarse a uno mismo por defectos físicos o mentales que en realidad no son tan graves. Como tener la voz finita, en mi caso, y tantas cosas más que me acomplejan.

5- Darle demasiadas vueltas a cosas que ya has aceptado y que no podrás cambiar por mucho que lo intentes.

6- No escuchar, ser demasiado narcisista. Olvidarte del contexto y del corazón.

7- Dar rienda suelta a la ingenuidad, puede ser muy peligroso en ciertos momentos. Duele.

8- Intentar demostrar algo en lo que no crees realmente.

9- Dedicar tu tiempo a cosas, programas de tele, situaciones o loops mentales que no te hacen bien, o que no te aportan nada.

10- Dramatizar demasiado cuando puedes bajar un poco el tono para vivir con más equilibrio.

11- Intentar estar siempre bien, es imposible.

12- Burlarte, envidiar o tratar mal a alguien, animal, objeto, diseño, situación…

13- Desvincularte de la realidad y quedarte en la fantasía pura, no vale la pena y es enfermizo.

14- Tener muchas prisas por acabar, antes de ir por la mitad. Tener mucha prisa no vale la pena.

15- El miedo al ridículo cuando eres tú mismo, y te haces mayor.

 

*Ilustraciones de minourakentaro.

valevale

 

Mp3 del día:

the smiths – there is a light that never goes out.mp3

 

*Podríamos hacer una cadena :)

 

may
31

Author:

2 Comments

Las Dinos de Moltex

moltex

Esta tarde tengo cita con Emmanuelle, y para hablar por teléfono con una amiga, pero tengo mucho frío. Así que no sé si seré capaz de hacer realidad ninguna de las dos cosas, espero que me entiendan. Estoy asustada y el teléfono es raro, estoy en mi casa y estoy escribiendo, haciendo cosas. Odio los viernes, más que los propios lunes. Más que antes. Me siento como un sticker de la pantalla, flotando y contando los días que pasarán por mi ropa interior.

 

martona11

 

Tampoco sé para qué quiero estar guapa. Ni qué decirle a Emmanuelle esta tarde, cuando sigamos con nuestro peinado en forma de bonsái, cada dos meses, dejando crecer el flequillo pero con un corte muy francés por detrás. Me asusta la idea de pedirle que me lo corte igual que Audrey Tautou en este último Festival de Cannes, es que sería capaz de hacerlo. Igual que de contarle a mi amiga que el nuevo Gel Higiénico con Alcohol de Moltex lleva bolitas de colores en su interior. ¿Lo veis?

 

moltex

 

Todas somos chicas bonitas, pienso. Pero nadie se fija en nuestras asilas, ni en la parte interior de nuestros brazos, detrás de los codos. Donde guardamos nuestros secretos. ¿Qué hago? Podría ir y mirar al infinito, intentar disfrutar de mis temblores y dejarme cortar, aunque no sea mucho. Sigo pensando en mi nueva serie, cargando la batería, vaciando tarjetas. Si pudiera, ahora mismo, me mordería la rodilla para obligarme a correr. Como los dinosaurios antes de irse al cuarto, latiendo muy fuerte. Todas juntas, como ‘las Dinos de Moltex’, las que nos queríamos. No sé si iré, ni si todavía estoy viva.

 

 

 

may
30

Author:

3 Comments

La ropa de mi entierro

theend

theend

 

Niños que se ahogan un poquito en la piscina, actos sin importancia. Un recuerdo que te persigue para el resto de tu vida, cuando un señor que podría ser Dios te decía ‘tramposa’ y todavía no sabías que eso era más importante de lo que él mismo creía. Estoy triste, igual que ese niño cuando sale de la piscina y ya no quiere volver a entrar, ni jugar con los otros niños de la piscina. Un susto para toda la vida, justo cuando nos salen los dientes que usaremos para el resto de nuestras vidas. La segunda generación de dientes, aunque una amiga mía dice que si viviéramos 200 años gozaríamos de una tercera generación de dientes. El primer sujetador, la primera vez que fue la primera vez, y así hasta la última vez que te mueres.

 

-¡Vendré en un coche amarillo fosforito! –dijo Dios.

– Te esperaré en el teatro. –dijo ella.

 

Que Dios y ella no fueron nunca pareja, ni se enrollaron siquiera. Aunque había una solicitud de amistad confirmada entre ellos, y eso lo cambiaba todo. Todo menos los recuerdos de infancia, que cambian igualmente, cuando los verbalizas. Como en la canción dedicada a Yoko Ono del grupo  Manel. Cuánto entiendo su letra: “Y es que es tan fuerte lo que decían de ti, entre tu voz tan fina y tu tambor, entre tu rostro extraño, como de aparición. Hasta los sombreros tan arriesgados y Def Con Dos.”

 

 

Cuando has querido a alguien entiendes cosas muy extrañas, que hasta te dan un poco de corte reconocer. Yo hoy estoy triste y estoy contenta, mejor cuando lo escribo. Así que escribo. Porque lo entiendo, aunque ‘es espantoso cuando la gente habla’. Que ya me muero, que esa parte de mí está desapareciendo en parte, dentro del túrmix de Alejandra Alarcón y el humor de Carlota Juncosa. Con Bruce y con Tronco, el gato de Susisú y mi querido perro. Aunque haya cosas que no pueda cambiar, como el número de los días, y el de este año.

 

Hoy en TV1, en la sección meteorológica matinal,  se han atrevido a ilustrar un mapa en el que preveían que este próximo Verano 2013 (entero) será ‘Normal’. En serio, ponía ‘Normal’, con nuestras tierras debajo, como muy meteo y muy lógico todo, muy tonto y todo al revés. Tanto que me he puesto a reír, sin querer. Como Yoko hace poco, Agatha Christie con su niñera o Miranda July en el baño, como mi madre y quien fuese ‘ella’. ¿Cómo te mueres cuando haces ver que te mueres escribiendo? ¡Vale, con esta camiseta y estas juju para que me entierren bien guapa!

 

Amanda Palmer – Everybody Hurts.mp3

 

Erótico

jourdan1

Las Historias de Simone Jourdan

Domingo, enero 9, 2011

Las historias de Simone Jouran son francesas, de mujeres con pecho y gato. Con luz de ventana, de ciudad, de baño y habitación. Mp3 del post; Cocoon –…

Read More

lun1

L’un des Nombreux

Lunes, enero 3, 2011

L’un des Nombreux usa un objetivo de 50 mm, se retrata con las modelos, no usa el photoshop y no tiene ninguna intención de hacerlo. Le encanta la…

Read More