jun
4

Author:

4 Comments

Corre, Marta, corre

 

Se me ocurre una lista de frases tristes que le diría en la cama, desnudos, como en Lola Rennt, justo en ese momento en el que te das cuenta de que la relación no llegará a ninguna parte, aunque sin embargo no sabes cómo actuar o qué decir y empiezas a discutir. Más que nada porque estás en la cama con él o con ella, acabáis de hacerlo, y estás flipando de sentir que ya no te quiere o de que ya no le quieres. Justo cuando intuyes que algo va mal entre vosotros dos e intentas anticiparte a los catastróficos acontecimientos futuros con frases absurdas, pero encantadoras, para que no te duela, o os duela, tanto, si tu intuición no te falla. Que no suele fallar.  ¿Retrocedemos?

 

17 Frases tristes para decirle en la cama al notar que no te quiere:

1- Un día podríamos ir a Cádiz, ¿no?

2- No le gustas a mi familia, pero no importa. De verdad.

3- Ahora molaría escuchar De La Soul. ‘3’ is The Magic Number.

4- ¿Qué harás mañana? Yo no puedo, no puedo, jaja.

5- Las hormigas de tu cole eran familia mía.

6- ¿Vas a dormir? Lo digo por si vas a dormir.

7- ¿Por qué llamas zorras a todas tus ex? Me hace sentir mal.

8- Te quedaría muy bien un poco de rimel, la próxima vez.

9- Puedes irte, puedes irte si hablo en sueños y no es de ti.

10- La brisca, la butifarra, aquí hay juegos. Siempre gano al Scrabble. ¿Trivial?

11- Mejor ves un momento al baño, ¡mira eso!

12- Lo que me dijiste antes, sabes… No.

13- Mis peluches siempre han dormido conmigo, aquí. Aparta un poco, porfa.

14- ¿Alguna vez te has puesto un sticker en la piel?

15- Está bien, no me importa que duermas con el móvil en tu axila.

16- Podríamos hacer un pastel de zanahoria para la fiesta de despedida.

17- No me quieres, ¿pero te quedas a dormir? A mi me encantaría poder hacer lo mismo, pero no me apetece.

 

I Wish I was special.mp3

 

jun
4

Author:

21 Comments

Serie de Autorretratos, COMO

dadanoias0

dadanoias0

Después de tres años sin hacerme una serie con la Réflex Digital, hoy cuelgo mi nueva serie de autorretratos titulada COMO. Como porque no como y como, porque es la palabra que más utilizo en mis textos, porque todo es un poco ‘como’ y porque me siento muy como. Espero que os guste, aunque eso no es lo importante. Como veréis, sigo apostando por el autodisparador (por mi miedo a los demás), mi hogar (que es mi estudio) y, aunque ya tenga 31 años (nunca pensé que viviría tanto como para tocar el piano), por mi cuerpo como translación. Como un columpio de la consciencia hacia el inconsciente, y al revés. ^—^_¡Como COMO!

 

COMO:

dadanoias1

dadanoias00

dadanoias5

dadanoias3

dadanoias6

dadanoias7

 

the breeders  – do you love me now jr.?

 

jun
3

Author:

12 Comments

Un día Magnolia

aimede

Ha sido un día triste, hoy. Así que me lo voy a inventar, voy a hacer ver que ha sido de otra manera, como si al escribirlo pudiese ser doble y sonreír un poco por dentro. Como cuando vas a un entierro y te alegras de estar vivo, aunque eso sea muy contradictorio y hasta vergonzoso a nivel real. Voy a imaginarme un día genial, con vosotros en él. Dame la mano.

 

aimeee3

 

Lo primero que he hecho al levantarme ha sido coger el costurero del armario, y coserle una sonrisa enorme a los cojines del sofá. Una sonrisa a puntos, en su rostro cuadrado, para dar un toque de optimismo a mi nuevo comedor solitario. Mis nuevos amigos, y los cojines sonrientes. He vuelto a guardar el costurero y entonces, en el armario de los tesoros he encontrado unas tijeras, las he desinfectado y me he rajado la mejilla izquierda con ellas. Muy superficialmente, sólo para que el dolor que sentía por dentro se volviera en algo menos íntimo, más real.

 

Con el corte en la mejilla me he prohibido llorar, porque la sal de las lágrimas es demasiado dolorosa al rozar el corte recién marcado. Me he obligado a ser una superheroína, que acaba de luchar, que está en activo. No la he cubierto con una gasa ni nada, así que al salir a la calle cuando la gente me ha mirado yo ya sabía que era por la sangre demasiado reciente en mi cara, y no por mis ojitos hinchados. ¡Me he cortado afeitándome!, pensaba contenta aunque sea una chica. Me he cortado con la vida.

 

aimede

 

He pasado por Vinalium y he preguntado por las catas de vino que harán la semana que viene en mi barrio, el chico se acordaba de mí porque le di el e-mail la semana pasada. Le ha dado igual el corte, total… ¡En una tienda llena de vino tinto! Y me ha dicho ‘Hola dadanoias’, y me he apuntado al curso sin sacarme las gafas de sol. Es argentino, simpático y me cae bien, aunque creo que flipa conmigo cuando entro a saludarlo. Me pregunto si es tan ‘feliz’ e ‘infeliz’ como los raros. Como todos. Así que la semana que viene seré un poco más experta en algo y sociabilizaré a lo Aimee Mann. ‘Espero que catemos Malbecs’, le he dicho al irme.

 

El día está a punto de acabar, en realidad sólo son las 20:30, estoy en situación de riesgo. Si no como algo me voy a congelar, si llamo por teléfono me pongo a llorar. Así que sigo escribiendo, y leo el e-mail de un anónimo que dice seguirme desde hace tres años y que me pregunta (esto es cierto totalmente): ‘¿Qué estoy haciendo?’ Creo que estoy viviendo, estoy siendo yo de nuevo, estoy llorando, me lo estoy inventando, estoy clavando un bolígrafo rojo en mi herida azul. Estoy diciéndole adiós a un extraño. Sobreviviendo.

 

 

*texto escrito con la banda sonora de Magnolia de fondo.

 

aimee

may
31

Author:

5 Comments

30 Cosas que valen y no valen la pena

valelapena

valela

Ayer recibí un e-mail muy cariñoso, por parte de una de las lectoras de este blog (¡muchas gracias ^–^!), en el que me recomendaba la lectura de ‘El arte de no amargarse la vida de Rafael Santandreu. Normalmente no leo libros de autoayuda pero el tono del correo se me hacía tan amable y próximo que, esta tarde, antes de ponerme a ver un dramón de los buenos en filmin, he tenido el puntazo de bajar a la librería más próxima y comprármelo. ^–^_¡Seguro que muchos de vosotros ya lo habéis leído porque va por la 13ª Edición!

 

Por lo que, en cambio de ir a cortarme el pelo con miedo a ponerme a llorar en cualquier momento, me he pasado unas cuantas horas leyendo sus primeros capítulos en el sofá. ¡Hacía tiempo que no estaba tan tranquila allí solita! Subrayándolo y reflexionando sobre el contenido del mismo, con la sorpresa de sentir que tal vez sí me estaba ayudando. Aunque las terapias cognitivas siempre me han causado cierto rechazo, y no coincida con el tipo de terapia que estoy llevando a cabo actualmente con mi psicoterapeuta.

 

Todavía voy por el principio del libro, por lo que no es mucho lo que os voy a contar sobre el mismo, pero me apetece realizar un ejercicio que nos propone Rafael Santandreu en el Capítulo 3 y que cito textualmente: “Revisar nuestro sistema de valores, nuestras creencias más básicas acerca de lo que vale la pena o no, es un ejercicio muy sano porque es posible que nuestra filosofía nos esté haciendo la vida imposible’.

 

 

¿Qué os parece? A mí me encanta la propuesta y creo que es un ejercicio que ya hacía demasiado tiempo que no me planteaba, tal vez porque me había dejado un poco en este sentido o tal vez por falta de madurez. Por lo cual hoy he decidido analizar mi sistema de valores en forma de listas, para transmitiros no sólo cosas tristonas o raras si no también las ganas que tengo de vivir, aprender, superarme y crecer como persona individual y social. ^—*_¡Soy consciente de que mis listas aluden a valores muy universales y que seguramente compartimos, pero las he escrito de corazón y como seguramente tú y yo vivimos en un contexto parecido cualquier coincidencia sea bienvenida, o no!

 

 

COSAS QUE VALEN LA PENA

1- Amar, en el sentido más amplio del concepto, y dejarse amar.

2- Disfrutar de las pequeñas delicias de la vida pero sobre todo de tener cubiertas nuestras necesidades básicas, no olvidar esto.

3- Trabajar de lo que te gusta, en la medida de lo posible. En mi caso de escribir, y colaborar con medios y proyectos.

4- Ser creativo, hacer realidad nuestras ideas, darles forma. El ARTE.

5- Ser cuidadoso y respetuoso con uno mismo, con los demás y con el entorno. Incluyendo el Universo y el lenguaje.

6- Adquirir conocimientos y compartirlos. Estar abierto al mundo desde la particularidad.

7- Viajar, descubrir el mundo con curiosidad. Tanto el exterior como el interior. Dejarnos llevar y luego estar aquí.

8- Perdonar y olvidar ciertas experiencias traumáticas lo máximo que sea posible.

9- Ser coherente entre lo que pienso y lo que hago. Intentar explicarme mejor.

10- La fidelidad. La fidelidad. La fidelidad. Leer.

11- El sentido del humor, encontrar la parte positiva y divertida de las cosas. Ser agradecida.

12- Ser sincero y paciente, aún y cuando cueste mucho o de miedo.

13- Aprender a estar sola y a aceptarse. El silencio y la música, un buen vino y makis.

14- El cariño, las caricias, las palabras constructivas y las demostraciones de amor y de vida.

15- Estar viva, y no dramatizar sobre esto aunque sea muy raro y no lo entienda por mucho que lo intente.

 

 

COSAS QUE NO VALEN LA PENA

1- Engañar, mentir, esconder cosas muy importantes a los que te quieren, al mundo.

2- Huir en situaciones difíciles, cortar proyectos sin antes pensar soluciones alternativas para su desarrollo.

3- Ser cínico con los demás, con uno mismo, o con el mundo. Odiar.

4- Castigarse a uno mismo por defectos físicos o mentales que en realidad no son tan graves. Como tener la voz finita, en mi caso, y tantas cosas más que me acomplejan.

5- Darle demasiadas vueltas a cosas que ya has aceptado y que no podrás cambiar por mucho que lo intentes.

6- No escuchar, ser demasiado narcisista. Olvidarte del contexto y del corazón.

7- Dar rienda suelta a la ingenuidad, puede ser muy peligroso en ciertos momentos. Duele.

8- Intentar demostrar algo en lo que no crees realmente.

9- Dedicar tu tiempo a cosas, programas de tele, situaciones o loops mentales que no te hacen bien, o que no te aportan nada.

10- Dramatizar demasiado cuando puedes bajar un poco el tono para vivir con más equilibrio.

11- Intentar estar siempre bien, es imposible.

12- Burlarte, envidiar o tratar mal a alguien, animal, objeto, diseño, situación…

13- Desvincularte de la realidad y quedarte en la fantasía pura, no vale la pena y es enfermizo.

14- Tener muchas prisas por acabar, antes de ir por la mitad. Tener mucha prisa no vale la pena.

15- El miedo al ridículo cuando eres tú mismo, y te haces mayor.

 

*Ilustraciones de minourakentaro.

valevale

 

Mp3 del día:

the smiths – there is a light that never goes out.mp3

 

*Podríamos hacer una cadena :)

 

Erótico

lun1

L’un des Nombreux

Lunes, enero 3, 2011

L’un des Nombreux usa un objetivo de 50 mm, se retrata con las modelos, no usa el photoshop y no tiene ninguna intención de hacerlo. Le encanta la…

Read More

portuu

I like you so much better when you are naked

Lunes, enero 3, 2011

Las fotografías del portugués Adriano Batista son muy sexuales, algo kitsch, y tan espontáneas que por eso mismo dejan de serlo. Aquí su statement: I believe I can…

Read More