Ago
31

Author:

1 Comment

Fragmentados

En Internet estamos fragmentados, no lo digo en plan mal. Es un tema relacional, con las redes sociales, con las aplicaciones del móvil, con nuestros espacios online, con nuestros clicks, comentarios, likes, corazones, privados y/o públicos. Estamos fragmentados y no siempre de un modo consciente, junto a nuestro propio anónimo. Como cuando surgieron las ciudades y a partir de ellas el ciudadano anónimo. Una fragmentación que pisa la barrera entre la ficción y la no ficción, desde lo personal, entre nuestros avatares y nuestros cuerpos reales. Porque cuando hablamos a través del teclado, o hasta a través de Skype, no dejamos de ser otra persona, otro animal. ¿Quién no se ha puesto guapo para hablar a través de Skype? ¿Quién no ha hablado vía Whatsapp con alguien mientras habla de otro modo con el que tiene al lado físicamente? Arreglarse, así decimos cuando nos acicalamos un poco para salir por los lares. Y así cambia el concepto de ‘salir’ desde que estamos conectados, desde la fotografía, y así escribimos ‘jajaja’ sin reír o riendo de otro modo muy distinto y desde el otro lado. Porque, aunque ya no seamos capaces de comprender nuestra propia visión del ‘yo’, me parece que, en realidad, es tal la confusión con nosotros mismos que la de los otros nos parece obvia, comprensible. Y hasta tranquilizadora en algunos momentos, muy angustiosa en otros tantos. ¿Será la desfragmentación una utopía de hoy? ^—*_¡Ay! Read More

Escena del día y del post:

Ago
30

Author:

Comment

Una ficción de amor

Entre que nunca he entrado en la Deep Web y que todavía no he ido a la expo de Giorgio de Chirico en Barcelona, escuchar la canción Ahwak me ha consolado el día. El título significa que te amo, pero no entiendo la letra aunque la recuerdo. Un día que esté triste la buscaré, pero no hoy. Porque no tengo fuerzas y no quiero ponerme pretérita, porque sólo quiero cerrar los ojos y escucharla sin entenderla. Escribir mientras suena en loop. Mirar alguna de las fotos que me enviaste por WhatsApp y sorber la espuma de la cerveza cuyo blanco no deja de parecerme práctico. Mañana. No debería llamarse mañana a la mañana, no tiene sentido si te vas a dormir tarde. Ya no tengo anemia y sigo leyendo libros que ya he leído pero no sé si leí. Las chinchetas se mueven milésimas en verano, o tal vez sea por el último viento de agosto o por la cerveza sin espuma. Ahwak, eso lo entiendo. ^—*_¡Ay, a continuación del post os transcribo un texto de Borges que he releído hoy y la canción! Read More

 

“Locke, en el siglo XVII, postuló (y reprobó) un idioma imposible en el que cada cosa individual, cada piedra, cada pájaro y cada rama tuviera un nombre propio; Funes proyectó alguna vez un idioma análogo, pero lo desechó por parecerle demasiado general, demasiado ambiguo. En efecto, Funes no sólo recordaba cada hoja de cada árbol, de cada monte, sino cada una de las veces que la había percibido o imaginado. Resolvió reducir cada una de sus jornadas pretéritas, a unos setenta mil recuerdos, que definiría luego por cifras. Lo disuadieron dos consideraciones: la conciencia de que la tarea era interminable, la conciencia de que era inútil. Pensó que en la hora de la muerte no habría acabado aún de clasificar todos los recuerdos de la niñez.”
 
*Fragmento de ‘Funes el memorioso’ de FICCIONES, Jorge Luis Borges.
 

 

Ago
29

Author:

1 Comment

Falso techo


Hace mucho que no escribo un post personal, así que hoy voy a escribir como si lo hiciese en mi diario íntimo, como si se acabase el verano. Aunque esto implique que tal vez este vaya a ser un texto efímero, me arriesgo. Porque un diario es íntimo como la intimidad es efímera al escribir sobre ella, al arrancar las páginas, al firmarlas. Este agosto me lo he pasado co-siendo. Ya casi estoy, para septiembre nuevos muñequines saltarán a Etsy, y me animo pensando que ya sólo queda hacerles las fotos y desearles una buena vida. Ya sabéis que mis posts más auténticos no tienen coherencia hasta el final de la lista, así que sigo. Hoy me he despertado mirando el techo y así me he pasado la mañana dándole vueltas al concepto de ‘falso techo’ mientras cosía mi última muñeca, una muy especial. Duermo boca abajo. ¿Sabéis? Siempre que entro en un suelo lo miro e intento imaginar si sus techos originales serán rectos o en forma de arco, vivos o tristes. Suelo hacer las pausas en el balcón, porque fumo. Y Obi, como buen perro-velcro, me acompaña. Me fascina el modo que tiene él de mirar hacia el cielo, y hacia Barcelona. Es un perro que no se reconoce en el espejo del ascensor y que, sin embargo, diferencia el techo, falso o verdadero, del cielo. Ay, este verano ha sido tranquilo, ha sido acorde con el otoño al que suspira. Contando elefantes, llamando bambie a un galgo. Es curioso, de jovenzuela pensaba que no tenía tiempo y ahora lo vivo como un regalo. Porque los techos nos cubren de la lluvia y del frío y del calor extremo, porque nos dan buena vida a pesar de tapar el cielo. Mirando por la ventana y en el balcón; por algo será que ahora llamemos ‘ventanas’ a las áreas visuales que abrimos en el ordenador para interactuar con su interfaz. Lo de Manuel Bartual fue el balcón. Y el techo, ay el falso techo. Las vacaciones. Será por eso que hoy escribo una de mis listas, esta vez dedicada a 11 ‘falsos techos’ que intuyo en la vida. ^—*_¡A continuación del post la lista y un abrazo grande! Read More

 

11 ‘Falsos Techos’ que intuyo en la vida:

 
1) Las fotos de las vacaciones, son un falso techo.
 
2) La crema hidratante más allá de su maravilloso perfume.
 
3) La cerveza sin alcohol.
 
4) Preguntar si el perro es macho o hembra mientras se huelen y ambos dueños no saben de qué hablar entre ellos.
 
3) Desactivar los retweets de todos a los que sigues.
 
4) Intentar dejar de fumar y fumar.
 
5) Recordar el hipocampo cuando recuerdas.
 
6) Pensar que eres único mientras escuchas música. Falso techo, Jerry Maguire.
 
7) Preferir la voz de un doblador a la del actor original.
 
8) Creer en la citronella.
 
9) Buscar respuestas en Google, sin clicar en las respuestas de Yahoo.
 
10) Las camisetas con mensaje, falso techo.
 
11) Formar parte de un grupo que desconoces.

 

Y ser del final de la Generación X:

 

 

Ago
19

Author:

1 Comment

Tres películas poderosas

Tres pelis que me dan fuerza. Estoy dedicando este agosto a coser muñequines nuevos y a ir al gimnasio para no morir de dolor de espalda y seguir con mi sueño artesano sin dejar a un lado el cuerpo. El cuerpo de los muñecos y el mío. Y, mientras coso elefantas, veo películas. Películas de súper mujeres que luego revivo mientras hago ejercicio y algunas de las cuales comparto hoy en este post. Porque, a veces, cuando no puedo más en la elíptica, pero quiero poder más, visualizo a Adèle, de LA VIDA DE ADÈLE, comiendo espaguetis y me da mucha fuerza para seguir. Lo sé, es una imagen muy rara pero me ayuda a seguir corriendo dentro de su boca entreabierta con espaguetis a la boloñesa. Y otra vez ella y los espaguetis y un baile. Mmm. Me encanta mucho. Como me flipa entrar en el BAR BAHAR, un film israelí sobre tres mujeres palestinas cuya potencia me lleva a seguir luchando más allá de la propia cultura en la que hemos nacido, a entenderlas mejor, a sentirme parte de su lucha. Hasta cenar en el balcón evocando a LA CHICA DESCONOCIDA, una película belga cuyo personaje femenino es tan pujante a nivel social e íntimo que no deja de parecerme la superheroína que de verdad existe hoy en día. Y sigo con el hilo. ^—*_¡A continuación del post sus tres tráilers! Read More

Traílers de tres pelis muy poderosas:

 

 

 


 

Erótico

Dime algo bonito

miércoles, septiembre 24, 2014

Cariño, ven. Siéntate delante de mí, en esta silla. ¿Para qué? Tú siéntate. Vale, ya está, pero estaba escribiendo. Calla. Durante un buen rato él se la queda…

Read More

Absurdos alrededor del Kiwi

miércoles, septiembre 10, 2014

Últimamente me río mucho a partir de noticias, posts, y estados de Twitter relacionados con modas absurdas alrededor de nuestro kiwi, sushi o ‘el chocho’, como lo llaman…

Read More