Oct
18

Author:

Comment

Para cuidarnos

Estoy triste y me han salido dos granos púbers, uno en la barbilla y otro en la frente. Me gustaría no llevar sujetador nunca pero me cuesta mucho ser coherente con este tema y al final acabo llevándolo casi siempre. Y llueve y me siento como la primera Bridget Jones, con 35 años y chocolate negro, con una copa de vino blanco. Quiero ver ‘Mother’ de Darren Aronofsky y quiero ver ‘A Ghost Story’ de David Lowery, las dos tienen muy buena pinta, ¿no? De fondo, escucho esta Playlist de Spotify, y pienso en Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, creo que les enviaré dos postales muy especiales y bonitas al Centro Penitenciario Soto del Real, ay. Como decía Carles Capdevila, ‘diguem-nos (los) coses boniques… cuidem-los’. Estoy triste y me dejo estar triste este anochecer, hasta mañana. Hasta el sábado. Como cuando me pasé el Tetris de púber y un cohete volaba hacia el espacio exterior, para siempre. Y escribo una lista de 10 cosas pequeñas que hago para cuidarme, para cuidarlos. ^—*_¡A continuación del post! Read More

 

10 cosas pequeñas que hago para cuidarme:

 

1) No quedarme en las emociones secundarias y sentir también las primarias.
 
2) Colgar todos los dibujos que me regalan mis súper sobrinas al cuidarlas.
 
3) Coser sin prisas. Darme tiempo para elegir los hilos, apreciar la lana. El patrón fantasma.
 
4) Crear un altar dadá para el día de los muertecitos.
 
5) Probar la nueva colonia de Kenzo y sonreír por dentro.
 
6) Apuntarme a la nueva quedada de artesanas en Barcelona.
 
7) No llevar sujetador por casa ni calcetines antideslizantes, derrapar por el pasillo.
 
8) Sentirme menos sola con el hashtag #metoo
 
9) Cargar la cámara de fotos por si sigo estando triste y me apetece hacer una nueva serie.
 
10) Llevar un paraguas transparante.

 

 

Oct
16

Author:

7 Comments

Me Too

Un hashtag recorre la red, se trata de #metoo. Un grito de denuncia y solidaridad en las redes sociales para todas las mujeres que han sufrido algún tipo de abuso sexual o que han sido atacadas sexualmente, física y/o psicológicamente. Un movimiento espontáneo, propuesto por la actriz Alyssa Milano, a partir de un tweet en el que dice: “Si todas las mujeres que han sufrido acoso o han sido atacadas sexualmente escriben ‘Me too’ como estado, podríamos hacer que la gente se haga una idea de la magnitud del problema”. Y estoy de acuerdo con ella, claro que sí. Pues ya sea por miedo, presión social o vergüenza, ¿cuántas de nosotras nos hemos callado? ¡Y cuánta impunidad! Porque este es nuestro siglo, y ya no me callo, porque para afrontar de verdad un problema es conveniente conocer su calibre, darle voz, solidarizarnos. Y, sabéis, ME TOO, muchas veces ME TOO. Pues no sé si os llegáis a imaginar la de comentarios, emails y hasta persecuciones reales, que provocaron mis primeros autorretratos en la red, hasta el punto de terminar dos veces llorando en comisaría sin que ellos pudieran o quisieran hacer nada por protegerme. ‘Es que si no te amenaza directamente de muerte no podemos hacer nada…’, me dijo una vez un policía ante un hombre que se dedicaba a acosarme virtualmente día y noche, y luego también en persona, diciéndome todos los insultos habidos y por haber y amenázandome (no es broma, hay testigos, gracias a ellos que me protegieron)… ¡Hasta que me amenazó de muerte!. Hasta recibir mis fotos impresas manchadas de esperma por otro que tal. Y me callé, y me callé, y sigo teniendo los comentarios de este blog bloqueados por el miedo que pasé. Por no contaros A y B, C y D y hasta Z. ^—*_#Metoo Read More

 

5 tipos de acoso que he sufrido #METOO

 

1) Quedar con un grupo de gente y que un hombre te diga, porque te atreviste a hacerte los autorretratos que te dio la real gana, ‘se me hace raro verte con camiseta’. Y que la gente alrededor se ría del comentario. Es horrible.

 
2) Recibir emails insultantes, en los que se me hace sentir inferior y con derecho a menospreciarme sexualmente.

 
3) En el instituto, con dieciséis años, que un profesor te haga comentarios obscenos.Tener que cruzarme, aún a día de hoy, con él. Sigue dando clases en un instituto.

 
4) Parejas sentimentales que menosprecian tu trabajo aunque te ‘quieren mucho’. Muchísimo me quería.

 
5) Proposiciones de curro en los que, por el simple hecho de haber escrito sobre erotismo o hacerme autorretratos, dan por hecho que quieres trabajar con ellos gratis y hasta siendo retratada por otros a nivel erótico. WTF? (y no son empresas cualquiera, ya os digo).

 
*Y no os cuento todos mis #metoo más importantes porque aún no estoy preparada.

 

 

Oct
15

Author:

2 Comments

Lonely Hearts Club

Volar es una sensación que siento cuando estoy muy bien. Suele ser breve y luego estoy muy cansada. ¿Dónde están los blogs que leía hace diez años? ¿Quince años? Este fin de semana me apetece escribir una de mis listas pero… Arde Galicia y en Somalia han vivido un atentado terrible. Además, no llueve, hace un calor que me parece amenazante y estoy muy cansada. ¿No estaría mejor la patrulla Piolín ayudando en Galicia que en el Puerto de Barcelona? Estoy harta de un país en el que la política parece inexistente, en el que si no fuese por las personas de a pié todo se quemaría. Y, además, en Austria la ultraderecha toma un poder que me parece horrible. Es cansado, muy cansado. Por contra, he bañado a Obi en la bañera e intentado tratarme bien al comer. Ofelia, han llamado a nuestro huracán, como a mi tía abuela, como al personaje enamorado de ‘Hamlet’. Courtney Love ya nos lo advirtió en 2005, todo mal. Recuerdo que en los noventa llevaba una cazadora de Nirvana en sexto de EGB. ¡Ahhh! Voy a escribir la lista, aunque luego me quede tristona, y la titularé así: ‘Lonely Hearts Club’, como el jersey de HM que no he podido evitar pillarme. Intentamos estar bien pero es difícil, así. ^—*_¡Seguir leyendo la lista! Read More

 

10 cosas muy ‘Lonely Hearts Club’:

 

1) Pospongo mi momento para dejar de fumar siempre, porque siempre tengo un mal motivo.

 

2) Estoy cansada de estar muy cansada. Volveré al gimnasio.

 

3) He cosido una muñeca melancólica. Sólo una. Coseré tres.

 

4) Cuando viví en un pueblo profundo de Austria cogía cada día el bus, nunca nadie se sentaba a mi lado. Al anochecer iba a la sauna. Hoy gana la derecha en sus lares, se veía venir.

 

5) Tengo familia en Galicia y me duele el corazón. Me arde también. No puede ser que estemos tan solos ante la ayuda gubernamental. Todo o noso amor contigo.

 

6) En Somalia necesitan más voz, ayuda, como la que podría proporcionar Europa. Una Europa en la que cada vez creo menos y menos y menos.

 

7) Ayer, viendo el debate de La Sexta, un economista dijo literalmente que ‘hay que asustar más a Catalunya’. ¿Más? Apagué la tele y su canal para siempre.

 

8) ¿Qué sería del mundo si no nos quisiéramos entre nosotras y entre nosotros? Siento un poco de miedo. Vértigo.

 

9) Bjork hoy ha dicho que Lars Von Trier no la trató bien en la película que hicieron juntos, y la creo. Es preocupante, es muy triste. Nadie es superior a nadie, aunque se esté creando ficción. Duele el corazón.

 

10) El jueves unos púbers empezaron a reírse de lo raro y ‘feo’ que es Obi, pues es muy delgado y no tiene cabello. Les miré, no tuve fuerza para contestarles. Me acordé entonces de las ganas que tenía a su edad de hacerme mayor para no convivir más con ellos, y me dio pena. Y hoy siento miedo del miedo que da.

 

 

Oct
2

Author:

10 Comments

2 d’Octubre de 2017

Para ponernos en situación, y ya que este va a ser un texto muy personal sobre lo que ha sucedido estos últimos días y está sucediendo en Catalunya desde mi propia experiencia, te hago un pequeño anticipo de lo que aquí quiero contar. Para que así puedas decidir si seguir leyendo o no, pues entiendo que no es sencillo ponerse en la piel del otro y que podría incomodarte no compartir mi punto de vista. Aunque, prometo intentar ser muy respetuosa con todo el mundo, tal y como lo somos en Catalunya entre los que no pensamos, vivimos, o sentimos igual. Amigos, familiares y vecinos y queridos desconocidos que también sois amigos, familiares y vecinos. Y es que, aunque este no sea un blog político, siento la necesidad de contaros cómo viví el Referéndum Catalán desde mi barrio, desde Sabadell y desde Catalunya. Con el corazón en la mano y con todo mi afecto a los heridos de ayer. Read More

 
Ay, supongo que lo primero es presentarme. Pues, a veces, para entender las experiencias políticas de una persona está bien ponerla en contexto social. Soy Marta, nací en Sabadell en 1982, hija de madre asturiana y padre de origen andaluz. Ambos de origen humilde, muy trabajadores y siempre agradecidos a la tierra catalana por la oportunidad de desarrollar sus estudios y profesiones con libertad, estudios públicos, e ilusión. Una libertad por la que también lucharon activamente en contra de la represión franquista y anticatalanista, una lucha durante la cual se enamoraron hasta tenernos a mí y a mi hermana. A mi madre los grises hasta la encarcelaron una vez por intentar vender libros prohibidos en la Rambla de Barcelona. Convirtiéndonos en una de las miles de familias de ‘hijos de emigrantes’ que hoy en día formamos parte de Catalunya, y del llamado Cinturón Rojo de Barcelona.
 
Tuve una educación primaria bonita, en un colegio público donde aprendí catalán y castellano por igual, donde niños y padres practicábamos y me consta que siguen practicando el bilingüismo con total naturalidad. Para mis padres era precioso que a pesar de no practicar el catalán en casa lo estuviéramos aprendiendo y hablando con tanta facilidad. Era enriquecedor para todos, nos hacía ilusión. Hasta mi madre estudió catalán para poder practicarlo mejor como enfermera. Aunque yo siempre me he sentido más a gusto escribiendo en castellano. Nos sentimos acogidos, queridos, y catalanes. De hecho, nunca nos sentimos distintos por ser xarnegos, porque a nuestro alrededor todos los somos, es lo normal aquí.
 
Y fui creciendo, y estudiando y todo normal, bastante bien aunque a nivel político nos asustábamos un poco cuando el primer PP de Aznar, hijos de Alizanza Popular, decían alguna burrada sobre los catalanes que nos provocaba bastante malestar. Pero bueno, íbamos aguantándolo, porque hay política más allá del Estado Español y eran tantas las burradas que decían, como con lo de la Guerra de Irak, manifestación a la que fui ante la gran mentira que intentaron colarnos con lo de las armas nucleares. Y, ay. Hasta que, hace unos siete años o así, el gobierno del PP empezó a machacar un Estatut de Autonomía para Catalunya que los catalanes habíamos propuesto y que nos parecía de lo más lógico, que lo es, y que el estado aprovechó para humillar a los catalanes y hacernos sentir cada vez más impotentes. Por no nombrar las firmas de Rajoy contra los catalanes o la estimada ‘españolización’ de Wert, y lo mal que se está portando el gobierno ante los refugiados de Siria y de Afganistán, un gobierno con tal vinculación a los bancos que estafaron a miles de familias con las ‘primes’. Y suma, y 15M, y sigue… ¡Hasta este 1 de octubre de 2017!
 
Hoy tengo 35 años. Tras vivir años en Barcelona volví a Sabadell. Aquí me siento en casa, y aunque no sea la ciudad más bonita del mundo sí me siento muy parte de ella, los que me conocéis ya lo sabéis. Se respira ‘germanó’ (hermandad). Las movilizaciones a las que empecé a asistir por estar en desacuerdo con el Estado Español fueron sobre todo las que defendían nuestro ‘Estatut de Autonomía’. Ir a la Diada de Catalunya, cada 11 de Septiembre, empezó a ser un acto reivindicativo, ¿cómo no? Cada vez más personas, más vecinos con los que ir juntos, y aún y así parecía que nuestra ilusión era motivo de mofa para el gobierno español. El sentimiento de impotencia que comparto con los demás catalanes ha ido in crescendo. Hasta que, hace cinco años, empecé a involucrarme de verdad con el movimiento independentista, porque realmente es el que más se ajusta a mis sentimientos, ilusiones de país, y destino, a lo que quiero vivir. Empecé a investigar sobre todo lo que proponían, a leer sus propuestas, y me convencen. Por ejemplo, la CUP apuesta por las bases, por nuestros barrios, por las asambleas y por un autogobierno con el que de verdad me siento identificada. Como mujer, como sabadellense y como catalana. Más allá de España y de la dudosa Unión Europea.
 
Y ayer, ¡ay, ayer! No soy tan naïve como para decir que ayer no fui insurrecta, claro que practiqué la insurrección, claro que ante los ojos de quién no vive aquí ayer lo que celebramos no fue un Referéndum con todas las garantías legales. Más que nada porque no nos lo permitieron. Pero ayer lo conseguimos, ayer votamos en hermandad. Porque entre todos los vecinos, alcaldes, gremios y voluntarios, ¡votamos! Como Astérix y Obélix, ya lo sé, pero entre todos y con una valentía que nunca olvidaré. Protegiendo las urnas, con los brazos en alto, cantando todo el día, con el amor que nos unía a todos y a la tierra que amamos, a favor o en contra de la independencia, yo a favor. Votamos de verdad. Votamos más de dos millones de personas, y creo que negar esto sería como creer en los Reyes Magos. ¿Será que Rajoy y Soraya creen en el modelo dictatorial de los Reyes? No entiendo sino su reacción.
 
Por eso, hoy, 2 de octubre de 2017 me siento tan orgullosa del Referéndum Catalán y le doy toda mi legitimidad, no es que no me entere de lo que está pasando (como me dicen desde fuera) o que esté a favor de un golpe de estado (como se atreven a decir algunos), es que esto va más allá de cualquier ley. Va de libertad, de esta libertad por la que lucharon mis abuelos y mis padres, esa libertad por la que hoy también estoy dispuesta a ponerme frente a un Guardia Civil con las manos en alto. Como hicimos ayer en Sabadell. Por el derecho a decidir, por el derecho que hemos ejercido desde el corazón. Con todo el agradecimiento que recibimos desde el resto del mundo, gracias Madrid, gracias Sevilla, gracias Londres, gracias Canarias, gracias Edimburgo, y gracias y gracias y gracias. ‘Pell de gallina’ por todas las movilizaciones que ayer surgieron espontáneamente en el mundo apoyándonos. Gracias, gracias de corazón.

¡Hem votat!

 
Marta
 
Esto es lo que sucedió ayer:

 

Erótico

Talleres Eróticos & Vermut

jueves, marzo 12, 2015

  ¿Quedamos este sábado en Madrid? ¡Sí, decir que sí, di que sí! Que tengo un montón de ganas de desvirtualizaros, de compartir con vosotros la ilusión y…

Read More

Sorteo – 50 Sombras de Grey

martes, febrero 10, 2015

¡Lo reconozco, me da morbo ir a ver Cincuenta Sombras de Grey este próximo 13 de febrero! Ya me perdonaréis, pero a mí es que todo lo que…

Read More