Jul
26

Author:

1 Comment

Ilusiones, pocas pero muchas

Creo que voy a volver a conducir, lo echo mucho de menos y echo de menos pasar por los Monegros de camino, o de ir a los volcanes de Olot para pensar. También he pensado que tengo ganas, pocas pero muchas, de seguir experimentando con nuevas técnicas de collage contemporáneo, tanto en vitrall como con piedras, pero como seguimos sumidos en esta pandemia mundial del apocalipsis, he decidido que lo haré de manera autodidacta y desde nuevas perspectivas materiales. Por otra parte, el miércoles voy a ir a buscar las ocho cajas de desechos que encontré en la orilla del mar y que no pude traer a tiempo, dado su peso y dimensiones. Tengo que ahorrar para un coche pequeñito, rollo hormiguita perdida, pero me hace ilusión volver a girar con el intermitente a tiempo. Y sigo cosiendo, hoy elefantitos para regalar. Además, ya estoy empezando a diseñar el nuevo calendario para 2021, esta vez a partir de un curso que he realizado en domestika con Pepe Gimeno. Justo esta noche, en Sabadell, tiran petardos porque no sé que se juega nuestro equipo de fútbol, odio los petardos, porque mi perro Obi se pone fatal, pero a la vez me alegra sentir que poco a poco hay ganas de seguir adelante. Será la canícula, que me afecta en las manos, será que tengo ganas de ese ‘más es más’ que Venturi proclamó de espaldas. Pocas pero muchas. Será que los galgos son de papel y burbujas. ^—*_¡A continuación la canción del día sobre ‘La libertad’, de Elenitakatá! Read More

Jul
25

Author:

1 Comment

As we know it

¿Y si en lugar de un virus biológico estuviéramos viviendo un virus digital a nivel pandémico? Un poco como en La Jungla de Cristal IV, pero sin Bruce Willis, o como en tantas otras pelis o series distópicas en las que el mundo colapsa a causa de una red hackeada, pero sin los filtros. Empiezo a pensar que el autoabastecimiento y la sabiduría artesanal es mucho más importante de lo que el sistema capitalista nos ha hecho creer. Fahrenheit 451. Claro, sí, es básico, pero tiene que venir el coronavirus para no dudarlo. ¡Pero si hace más de cuatro meses que no uso dinero en metálico! ¿Recordáis cuando en ‘El cuento de la criada’ la protagonista explica que la dictadura comenzó en el momento en el que digitalizaron todo el dinero? La idea de un gran hackeo ya no me parece tan loca, ni la de los aliens, ni la de un clima imposible de soportar. Y encima, me ha dado por leer a Ted Chiang, aunque también lo leo porque es amor. Podría suceder una nueva fuga nuclear, un descubrimiento que lo cambiase todo, un meteorito como el de los dinosaurios, o una guerra peor que todas las anteriores. Kaku dice que todo lo que un ser humano es capaz de imaginar, por el simple hecho de poder pensarlo, es físicamente posible. No lo pienso expresamente, y reconozco que duermo a pata tendida por las noches, inconsciente de mí, sólo que ahora lo veo todo más posible. Definitivamente, la distopía ha dejado de ser un género. ¿Y qué harías tú? Con el covid-19 nos hemos podido encerrar en casa, al menos los que hemos tenido esta suerte, pero… La semana pasada, viendo la serie ‘Colapso’ me dio por pensar: ¿qué haría yo si el mundo colapsara a lo bestia? Si ya no pudiéramos ponernos de acuerdo a nivel global o nacional, si nos faltase el agua y la comida, ¡la medicina! Y, lo primero que me viene a la cabeza es mi familia, amigas, y el barrio, saldría a la calle e intentaría formar un grupo para aprender a sobrevivir de nuevo. En la serie que os digo, las personas huyen, pero huyen de un modo que da muchísimo miedo, con violencia y desesperación. Y es que nuestra dependencia ante el Estado y las redes empieza a ser preocupante. Una cosa está clara, o empezamos a cuidar nuestras pequeñas comunidades y entornos, y a aprender a autogestionarnos  mejor, o lo llevamos muy mal como especie. Faltan médicos, payeses y carpinteros, faltan intelectuales, espíritu crítico (y autocrítico) y solidaridad de base. Ya paro. ^—*_¡A continuación la canción del fin del mundo que R.E.M. nos anticipó y que ahora tarareo en la ducha!
Read More

Jul
24

Author:

3 Comments

En un futuro Alighieri

‘Dejad, los que aquí entráis, toda esperanza’, esta es la inscripción que leemos en la puerta del Infiero de La Divina Comedia. Últimamente me viene mucho a la cabeza, ayer por la tarde sin ir más lejos, intentando comprender el motivo de su repetición en mi mente mientras juego con dos pies en las sombras del dormitorio. ¿Hacia dónde nos dirigimos al cruzarnos con nosotras mismas? Tal vez este sea el tránsito, ese camino en el que pasar de la alegría al miedo no sea más que un peldaño a la par, intentando no caer en el entretenimiento eterno. Leí esta obra magna durante mi adolescencia y recuerdo que clavé este lema en el corcho de mi juventud, siempre con recortes alrededor. Dante Alighieri: ‘A mitad del camino de la vida, en una selva oscura me encontraba porque mi ruta había extraviado’. Me da que estoy justo aquí, terminando de atravesar esa maldita puerta, empezando a desconfiar de Virgilio, con un gran amor por las otras. Para bien y para mal, con agradecimiento y dudas, sin olvidar que todo es posible y que otras cosas ya no lo son, y punto y seguido. Tal vez, quién sabe, es que haya llegado a ese momento vital en el que afrontar que ya estoy empezando a vivir mi futuro. El temor me recordó la inscripción, y con ella entiendo que debo seguir; y vivir en este futuro. Un ahora que nunca hubiese imaginado, ¿quién se imaginaba una pandemia mundial? De jovenzuela me imaginaba con pareja e hijos; y no. No ha sido así pero soy. Ay, como tú decías, es necesario despojarse de la cobardía para atravesar el umbral. ^—*_¡A continuación mi fragmento favorito de ‘La Divina Comedia’ y una canción hermosa! Read More

Jul
19

Author:

1 Comment

The Jail That Sets You Free

Me da que estamos entrando al nuevo-romanticismo, este movimiento artístico en el que los otros son más importantes que el yo. Ese otro que somos nosotras, y ellos y ellas, ese otra en el que dejas de ser una misma para comprender algo que va más allá. Porque, a ver si me explico, si todos los números pueden ser a la vez otro número, si esto se demuestra y vamos por el caminito estrecho de que sí, entonces el mundo no tiene sentido tal y como lo hemos concebido hasta ahora. Camino, desconecto un mes para pensarlo. La artesanía como método. Es el fin del romanticismo, y a la vez vamos a crear uno nuevo, tampoco digo que vaya a ser mejor, descubriendo el principio de un nuevo movimiento nacido de la muerte como individuo único, desde el absurdo y la ciencia. La tristeza es fuerte, me doy tiempo para sentirla, me niego a no tener miedo. Distancia. Ay, consuelo, hay con suelo. Si uno es igual a dos, entonces ese dos es igual al número que tú digas. Lo nuevo, por ley y sin ella, ya no será como antes, ¿y qué lo es? Ni Internet, ni la tele, ni la radio. Nada de hada, ni siquiera un recuerdo será ya como lo entedemos, ni siquiera tu primera ecuación de segundo grado aprobada en matemáticas será correcta. Mira, un azulejo. Por un caminito estrecho va caminando un bicho, ¿qué bicho es? Lo único que no ha cambiado durante esta ausencia, hoy vuelvo al reconfinamiento, ha sido la soledad. Recogiendo trocitos de casas que nos retrajo el Gloria, o tal vez la vida, baldosas que luego reencontraba en las fachadas del pueblo que ya no doy por tan firmes. Y si tres es también cuatro y diez es catorce, entonces yo tengo derecho a pensar que te quiero pero que tengo mucho miedo. Voy a echar de menos no querer volver. Pero, ay. He vuelto y, al volver, siento que nunca antes había sido como soy hoy, ¿cómo puede el aire estar tan limpio y que todo sea tan triste? Ni los recuerdos tienen esa respuesta que tanto buscamos al intentar ser felices. Porque un hola es un adiós en la ola, lo mismo que ese uno es un dos. ^—*_¡Es una vaca! *A continuación la canción que me ha acompañado en la orilla ‘The Jail That Sets You Free’ ;) Read More

Fino y Personal

The Jail That Sets You Free

domingo, julio 19, 2020

Me da que estamos entrando al nuevo-romanticismo, este movimiento artístico en el que los otros son más importantes que el yo. Ese otro que somos nosotras, y ellos…

Read More

Un día de punta fina

sábado, junio 20, 2020

¿Qué me pasa? Estoy rara. Si a los galgos os llaman ‘cabeza lápiz’ tú eres un punta fina. Tengo nuevos miedos y todavía no sé como afrontarlos, le…

Read More