Abr
17

Author:

1 Comment

Quinn

e46586d2c35b9876303ad0d01a0eea47

Nuevo documento en blanco, voltereta y vuelvo. La sensación de vivir a trompicones me invade a partir de abril y hasta pasado mañana. Hoy ha sido un día de vuelta, uno de esos días que vives al revés mientras el mundo se pone derecho. En el coche, esperando bajarte en casa a modo de espía, en la caravana. Que no voy a entrar en política, aunque este fin de semana en los telediarios todo haya sido tan Homeland y todo haya sido tan igual. Joder. Que si Trump, que si el norcoreano, y que si está Carrie ante la no-ficción, ante mi realidad. Y luego está el ciclo, el cielo, la regla, la menstruación, otra guerra que vivir en paz. De lo mega-grande al cuerpo minúsculo, de la imágenes cinematográficas a las series, de la realidad contada al planeta Tierra. ¿Cómo hacéis vosotros para no mezclarlo? A veces, cocino tanto que paso hambre por sola, que ya ni sé qué es real cuando me lo trago. Suerte del amor, ay. Adoro a Carrie. ^—*_¡A continuación del post, 7 cosas que me bajan a lo real! Read More

 

7 cosas que me bajan a lo real:

 

1) Cocinar para comer, raviolis con tomate de bote y pimienta.
 
2) Amar y leer a Rubén Lardín, de un modo parecido al comer.
 
3) Sentir que tu carcasa se ensancha.
 
4) Soñar expresamente, sin levantarte, despierta y haciendo que duermes. El faro.
 
5) Bailar como un prendedor de pelo. Vivir con el pelo largo emprendado.
 
6) Apretar un corazón para relajarte, por norma. No es un corazón si es un símbolo en forma de corazón. Apretarlo a nivel sexual.
 
7) Pedirme clemencia aunque sea hormonal.

 

 
*Adoro a Carrie, quiero muchísimo a Quinn.
 

Abr
12

Author:

3 Comments

Las plantas de vacaciones

53d52913af13b9c10f1aebb9a3d11057

‘¿Cómo estarán las plantas?’, se preguntaba mi madre con voz lo suficiente alta para dos niñas pequeñas, durante las primeras vacaciones del año. Hoy tengo su misma edad y, aunque sin hijas, me he visto reflejada en ella regando y abonándolas con el mismo cariño que se me hacía extraño al crecer, el día antes de subirnos al coche. Todo eran prisas, mochilas y nervios, menos cuando se abstraía ante ellas y parecía hasta triste. No la entendía, ¡cómo podía ponerse así si nos íbamos de Semana Santa! Ahora, entiendo que sería porque cuando nos vamos, aunque sea unos días, algo muy vivo se queda en casa. Y no sólo las preocupaciones o las plantas. Me refiero a algo todavía más íntimo, escondido en el pasillo, en las luces que encendemos en casa para ver la tele sin que se reflejen en ella. He descubierto que el abono de Guano es estupendo. Y, aunque siempre intentábamos llevarlo bien, cuando me daba por comer fatal, fuera de casa, ella ponía esa misma voz del principio y decía: ‘¡Cuándo tengas hijos me entenderás!’. ¿Cómo íbamos a saber que no los tendría? ^–*_¡Ay! Read More

 

De niña era muy llorona:

 

 

“Las tiendas de flores no tienen nunca cierres metálicos. A nadie se le ocurre robar flores”. -Boris Vian en ‘La Espuma De Los Días’.

 

Abr
9

Author:

Comment

Una ficción real

pavvla-dadanoias
¿Qué es real cuando no intervenimos? Dicen que el tiempo pasa más rápido cuando el exterior deja de sorprendernos, tanto como cuando éramos niños. De allí que a partir de los treinta el tiempo empiece a volar, ese futuro en el que sin darnos cuenta dejamos de prestar atención a lo alucinante, y vivimos, y revivimos intentando asegurar los momentos a modo de galgo. Por eso, salir, romper, nos da tiempo para seguir. Este mediodía al volver del concierto de Jo Jet y María Ribot, de Pavvla, me he caído en medio de la Rambla de cercanías, por no mirar el suelo y pisar un cartel con el que he volado hasta las rodillas. En el suelo, dolor, y arriba. Como cuando aprendes a caminar de chiquitina y caerse no es más que una voltereta con abrazo final. Un salto alucinante con costra. Al llegar a casa me he curado la rodilla, una intervención real. He tarareado una nueva canción mientras cortaba esparadrabo con los dientes, a lo pit-roig, y me he preguntado si me estaba atreviendo de veras, a vivir, cuando he entendido que, como dice Sophie Calle: ‘Mi arte es una ficción real, no es mi vida pero tampoco es mentira’. ^—*_¡A continuación del post, dos canciones que me han encantado hoy en el vermut del Festival Independiente Embassa’t! Read More

 

2 canciones que me han encantado hoy en el vermut de l’Embassa’t:

 

 

 

Abr
5

Author:

Comment

Big Little Lies

kidnintchdbpict000310185492

¿Habéis visto Big Little Lies? No voy a haceros spoilers, no los soporto, pero sí voy a escribir un post sobre esta nueva serie de HBO, de tan sólo 7 capítulos, para animaros a darle una oportunidad que vale galaxias. A ver, los dos primeros capítulos no son lo mejor, aunque necesarios. Y, en serio, a partir del tercero se enfila hasta un último capítulo que bien podría pertenecer al mejor de los Lynch, a nuestra entrepierna famélica. A un ‘Twin Peaks’ contemporáneo, en el que desde el primer capítulo sabes que hay un/a fallecido/a y lo aceptas. Con una Nicole Kidman que yo elevaría al cielo, y cinco actrices más con las que soñar más allá del bien y del mal, más allá de lo que me voy a permitir admitir a nivel sexual. Y niños, muchos niños, imaginarios y no, que parecen reales y nunca sabremos si lo son. ¿De qué va? Pues así, en plan amiguil, os diré que va de tópicos llevados al extremo conceptual. Cuchillante, ácida, y tan tierna en su estructura de luces azules que pasa del frío a las mariposas de un vestido rosa. Ya lo entenderéis, no es importante. Quiero decir, que si os sentís voyeur e intentaís luchar contra ello, es perfecta para vosotros. Lo máximo de la sociedad llevado al extremo de la ternura triste. Violencia en estado puro y pueril. Con roles masculinos cuyo Elvis no deja de estar en cada uno de nuestros corazones románticos. ^–*_¿La veréis por mí, conmigo? Read More

 

10 cosas que sentí viendo ‘Big Little Lies’:

 

1) La idealización de mujer como mujer, es brutal. De brujas contemporáneas.
 
2) El hombre como víctima que un día se da la vuelta.
 
3) El maquillaje y el coche, a la vez.
 
4) Nuestro niño interior como reflejo de la realidad.
 
5) Los rituales como comodines.
 
6) La ducha como debilidad.
 
7) La belleza como lucha, como arma de destrucción.
 
8) Los complejos convertidos en comunidad.
 
9) El orgasmo vinculado al bar en el que te sientes protegida.
 

10) La dulzura femenina transformada en rabia, necesaria.

 

 

Erótico

Un orgasmo quita el hipo

Miércoles, Mayo 13, 2015

Es algo paradójico, tras días escribiendo sobre el hecho de que un orgasmo quita el hipo ahora soy yo la que no me lo quito. Sé que últimamente…

Read More

Mi Jennifer Coonelly en hombre

Domingo, Abril 26, 2015

‘¿Qué piensas?’, me preguntas acurrucados después de hacer el amor. Aunque no sea en voz alta, aunque no sea ayer, aunque tal vez ya lo sepas y la…

Read More