Abr
1

Author:

Comment

Ilusión y miedo, by this river

Me he pasado la tarde escuchando conferencias de Amelia Valcárcel y ya sólo quiero todos sus libros, cuando termine los de Roberto Arlt, aparte de esto he estado editando las fotos de los nuevos ratonzuelos que he cosido y algunos de los posts borrados que he seleccionado para mi fanzine. Me doy mucho trabajo y lo vivo como un sueño que estoy haciendo realidad, aunque sea dadá. A veces pienso que más me valdría no ser tan cursi y no sé cómo, a altas de la madrugada, acabo viendo un vídeo de Bjork explicando lo qué es una tele y me animo. No puedo explicar lo que pasó ayer de lo íntimo que es pero fue catártico, un eco de ‘Blue Jay’. Ay, todo está tan ligado que asusta. Me asusta el perdón y la creatividad como profesión, me asusta un circo de pulgas al anochecer. Saber que tardo tanto en desenamorarme y que quizás no lo logre jamás es algo que empiezo a aceptar ahora, a los 36 años recién cumplidos. ¿Cómo puede ser que esté tan ilusionada y tan triste a la vez? Siempre en las nubes que rozan este suelo, by this river. ^—*_¡A continuación una lista de 10 cosas que me hacen ilusión y me dan miedo a la vez, más una canción preciosa! Read More

5 cosas que me hacen ilusión y me dan miedo a la vez:

 

  1. 1) Desenamorarme, me hace ilusión y lo temo.
  2. 2) Dejar de fumar, eso sería fantástico pero siempre lo echaré de menos.
  3. 3) Recordar un olor que ya no volveré a oler en la cama.
  4. 4) Usar las zapatillas deportivas para ir al gimnasio y no sólo para pasear a Obichuelo.
  5. 5) Ser tan obsesiva cuando tengo una idea creativa, es genial pero aumenta la burbuja, como en ‘Aniquilación’.

 

 

Mar
29

Author:

3 Comments

Blue Jay, una peli de ex


Vale, antes de irme a la cama quería hablaros de una peli que vi ayer en Netflix. Es cortita, en blanco y negro, algo hipster, pero preciosa. Como mujer soltera y repleta de amor acabé llorando al verla, ¿cómo no? Aunque la protagonista es rubia y está casada, pero tiene un ex novio tremendo, y eso es lo que nos une hasta el infinito y más allá. Se trata de ‘Blue Jay’ y, sin haceros spoilers, os cuento que trata sobre dos ex que se reencuentran por un día. No os digo más. Lo que pasa es que tienen nuestra edad, que por las estadísticas del blog sé que aquí somos treinta y cuarentañeros por mayoría, y te toca al corazón. Además, salen galgos a nivel conceptual y allí fue donde empecé a llorar. ¿Te imaginas poder volver al pasado y ser mejor? No sé, a mí me pasa, me pasa que me veo cenando con mi ex y cosas como las que pasan en la peli. Porque desenamorarse es un camino largo, mucho más fatigoso que el del enamoramiento, y todos tenemos esa espinita que nos hace bailar de dolor. Además, la canción es perfecta. Así que os la recomiendo de corazón para estas vacaciones de Semana ¿Santa? Ay. ^—^_¡Ya me diréis, mola verla a solas, os chivo un gif! Read More

El gif perfecto de la peli ‘Blue Jay’:

 

 

Mar
29

Author:

4 Comments

Una idea de fanzine dadá

Se me ha ocurrido que podría hacer realidad mi primer fanzine, es que hoy mientras cosía he tenido una idea. Os cuento, a ver qué os parece. La idea sería elegir los 20 o 30 posts que he borrado de mi blog, los que más vergüenza me ha dado publicar, escribir y borrar, durante los más de diez años de historia de este blog, transcribirlos a mano y con ellos hacer un fanzine casero, con collages y las imágenes censuradas en el pasado. Sería muy íntimo y de poca tirada, hecho desde casa y con mucho amor, baratín y de dos grapas, con valentía. Hasta he pensado que mi sello editorial podría ser ‘Ponte colonia’. Hacerlo realidad, si sigo con la idea y la llevo a cabo, sería algo así como un ritual psicomágico, como un gracias enorme a los que me seguís desde hace tantos años y me habéis perdonado tantas veces que borrara los mejores posts, por empatía y con un amor que siempre me ha llenado de esperanza para seguir escribiendo. Por supuesto, moriría de vergüenza al enviároslo pero a la vez sería súper divertido y mágico. ¿Qué os parece la idea? Ay, qué nervios. ^—*_¡A continuación el cuento ‘Caperucita’ versionado por Roald Dahl, espero con ilusión vuestros comentarios! Read More

 

‘Caperucita’ según Roald Dahl:

 

 

Mar
28

Author:

1 Comment

Con papel de regalo


Cuando un gato deja un ratón muerto en tu puerta, ¿es un regalo? Hoy me preguntaba si los seres humanos somos los únicos animales que nos regalamos cosas físicas, y mi única conclusión certera es que hoy en día somos los únicos que los envolvemos con papel especial y hasta les ponemos un lazo. A mi sobrina de tres años le entusiasman tanto, aunque no sean para ella, que se pone a dar saltitos a su alrededor casi a modo de danza trival. Hace unos años, hasta conocí a una mujer que hacía colección de papeles de regalo, algo fascinante y que me ayudó a entenderla mejor, a verla desde su niñez latente, con una ternura que me unió a ella en el recuerdo. Los regalos, tal y como los conocemos desde la perspectiva occidental contemporánea, siempre me han parecido un juego de infinitas connotaciones, ni buenas ni malas, sorprendentes. Dice Jodorowsky que ‘el nombre es el primer «regalo» otorgado al recién nacido, individualizándolo en el seno de la familia’. Mi abuela Anita, por ejemplo, nunca abría un regalo delante de la persona que se lo ofrecía sino que lo dejaba a un lado, daba las gracias, y esperaba a estar sola para romper el papel. Por otro lado, conozco a personas que se sienten molestas al recibirlos, que te dicen que no hacía falta, que ya te vale… Pero, ¿qué regalo envuelto es necesario de veras? Si fuese artista conceptual mi obra sería un regalo envuelto y se titularía ‘el regalo’, sería tan pop que me daría vergüenza. Mi madre siempre está haciendo regalos, a todo el mundo, es muy regalona. Y mi hermana adora los regalos de dimensiones pequeñas. ¿Sabéis? Echo de menos los regalos de mi otra abuela, las mejores bragas del mundo. Bragas grandes y de algodón. Mi ex novio una vez me envió un regalo enorme por mensajero, al que le dije que se equivocaba de persona, cuando él me contestó ‘No, no, es de parte de su marido’. Por supuesto, no estábamos casados pero lo acepté. Como decía, los regalos siempre tienen una doble lectura, y hasta me atrevería a decir que un juego intrínseco entre los implicados. Y, lo mejor de todo, es que no existe el regalo perfecto pero siempre lo son. ^—*_¡A continuación una lista de 10 regalos con papel de regalo que recuerdo con cariño! Read More

 

10 regalos con papel de regalo que recuerdo con cariño:

 

1) Mi primer walkman, recuerdo cuando mi padre nos llamó a mi hermana y a mí a la cocina de la casa donde vivíamos, por el tono me pareció que estaba enfadado y de repente nos regaló un walkman a cada una, con casquitos de esponja naranja. Fue incréible, a partir de ese día pude escuchar la radio por las noches, y aún hoy no puedo dormir sin escuchar podcasts de fondo.

 
2) Una cajita de maquillaje, con sombras de ojos y labiales, en un recipiente con forma de oso. Me lo regaló mi tía por Navidad, en mi primera adolescencia, y así empecé a jugar a ser mayor por casa, a regañadientes de mis padres. No olvidaré nunca ese osito, fue muy raro y genial.

 
3) Una flauta de madera. Sonará extraño pero me parecía tan bella y olía tan bien que aún la guardo entre mis recuerdos de infancia aunque casi no la toqué pero mirarla me transportaba, aún hoy.

 
4) Una pluma estilográfica. En mi época de instituto y de universidad no existían las plumas de usar y tirar, pero yo adoraba y adoro escribir con pluma desde ese regalo. Aún recuerdo esa pluma negra y dorada con la que escribir era volar.

 
5) Los patines de cuatro ruedas. Me los regalaron cuando era pequeña y me pasaba horas dando vueltas y vueltas con ellos en el garaje de casa, hasta que me creció el pié. Lloré mucho cuando los donaron sin decirme nada.

 
6) Una muñeca que se encendía y se apagaba con el sonido de un golpe brusco. Era rubia de pelo corto y llevaba un vestido amarillo, la llamé Marilyn Monroe. Me acuerdo mucho de ella cuando tengo miedo.

 
7) Mis primeras botas Dr. Martens, cuando prefería a Blur que a Oasis.

 
8) Un caballete para pintar que usé para mis primeros collages y luego para colocar calendarios en la habitación, me hacía feliz igual.

 
9) Un proyector de estrellas. Lo chungo fue cuando descubrí que al ser miope no podía verlas bien sin gafas y, claro, ¿quién se duerme con las gafas puestas?

 
10) Una bandeja antideslizante. Al principio no le di importancia pero ha sido el regalo que más he usado estos últimos cinco años al vivir y cenar sola cada noche, en el sofá.

 

 

Erótico

20 cosas que sí, ahora

miércoles, marzo 30, 2016

Hoy, como si tuviera 16 años o así, aunque perdí la virginidad a los 18, he buscado en Google posts sobre el placer masculino extremo. Eran posts tan…

Read More

Autorretratos de plomo

jueves, febrero 11, 2016

Lo que más me fascina del cuento del ‘Soldadito de Plomo’, desde pequeña, es la crueldad con la que se define el amor romántico por excelencia. Ese amor…

Read More