Sep
19

Author:

1 Comment

La vida es ancha a las ocho y media

Me siento sola pero hoy, al llegar a casa, me he encontrado tres huevos y casi lloro. Una amiga me los ha dejado en la puerta, son huevos de gallinas de granja, de esas que viven a sus anchas, de esas que tienen nombre y mote cariñoso, a lo cabeza de mochuelo. La vida es ancha, he pensado. Mientras tanto, he seguido cosiendo varitas y coleteros de peluche con existencialistas pelis acorde, enviando un breve email, y con pausas en el balcón. Ayer, por primera vez desde el estado de alarma, fui a una pequeña exposición de arte contemporáneo. Últimamente, cuando logro enfrentarme al miedo, con mascarilla y distancia, siento una alegría alineada al agradecimiento. Pero sí, es verdad, me siento sola aunque no lo esté en otros ámbitos. La vida es ancha cuando movemos las manos, cuando aceptamos las propias. Pero a veces, algunas muchas y pocas veces, daría lo que fuese por tener una pareja a la que abrazar en las escenas más duras de la película, una a la que preguntarle si le apetece frito o a la francesa. Solo es que a las ocho y media me da por quejarme un poquito, idealizar, ya sabéis. Y suspirar, suspirar a mis anchas; junto a Obichuelo. Tres huevos de distintos colores, uno para cada osito del cuento, he pensado aunque sea morena, el regalo perfecto para Dadalí, le he dicho a mi amiga al sonréir. ¿Hay alguien que no se sienta sola justo a las ocho y media de la tarde? Los coleteros de peluche van genial porque en lugar de atar el pelo lo acarician sin arrancarlo, a ver si los tengo listos para Navidad. Espero que estéis bien, que estés bien aunque estemos aisladas. Decidido, haré tortilla de patatas. ^—*_¡A continuación la canción del día!

Read More

Orquesta 24 cuadros – Hasta el Sol – (con dibujos de Alejandra Alarcón ->

Sep
16

Author:

1 Comment

Contractura 45

Contractura, 45 minutos en el fisioterapeuta. Muero de placer y de dolor. Mientras me intentaba arreglar el omoplato derecho he pensado que los galgos tienen las segundas rodillas del revés, he recordado una escena muy divertida de ‘Happy Go Lucky’ y no se lo he dicho. Cada vez hablo menos, no sé si será por la edad o por la mascarilla. Quedan justo 100 día para que sea Navidadá, tampoco se lo he dicho. Pero es que hoy me he despertado gritando y casi no podía girar el brazo, estoy segura de que es porque termina el verano. Obi es Perro Único, me ha dicho mi cuñado. ¿Sabíais que lo que han encontrado en el cielo de Venus también existe en el estómago de los pingüinos? Tal vez, hablo menos porque el silencio cada vez me parece un tesoro, un regalo de la complicidad pairal. Quedan 100 días para no celebrar el fallecimiento de Tristan Tzara, quedan 100 días para que no sepamos nada de hada. Y me pongo gel hidroalcohólico al salir, y me acuerdo de que ya casi logro saludar con el brazo. Al salir de su consulta, me he sentido afortunada a pesar de sentirme sola. No, ya sé que no estoy sola pero los sentimientos son así de caprichosos, a lo toalla. Tal vez, debería quejarme menos, pero entonces no hubiese ido al fisio. Y, al despedirme, si hubiese hablado le habría dicho que los pingüinos son aves que no vuelan, y que muchas gracias. Soy la mujer hombro. ^—*_¡A continuación el tráiler de ‘Happy, Go Lucky’ de Mike Leigh, una de las pelis que más me ha marcado en la última década o décadas!

Read More

Esta peli es amor:

Sep
10

Author:

1 Comment

Nuestro primer futuro

Detectar lo gracioso de lo serio, hoy mi sobrina de ocho años me explicaba una situación social complicada cuando de repente se ha entretenido, con mucho más ahínco, en un fragmento humorístico de la misma. No era nada serio, cosas vinculadas con la mascarilla y el cansancio, pero me ha dado una buena lección. Su bondad humorística es contagiosa, su curiosidad por el mundo, por redescubrirlo todo aunque lleve medio año confinada. Ojalá todo fuese más sencillo, he pensado, ¡pero cuánto conocimiento nos aporta lo complicado! Mi interacción con las niñas y los niños, al no ser madre ni tener una profesión vinculada a los peques, es poquita, por lo que mis sobrinas son un regalo de la vida del que siempre me sentiré afortunada como Tieta Marta, así me llaman mientras vuelo. Encontrar el humor en situaciones de estrés no es fácil para los adultos, pero es muy útil y divertido, así como no explicar las cosas por consuelo sino por realidadá, y por seguir avanzando juntas. Es curioso, hoy, escuchándola mientras jugábamos a crear la primera peluquería antivirus del mundo mundial, he entendido que no somos niñas por casualidad, que la infancia es nuestro diccionario vital, nuestra vida hasta el siempre jamás del que tanto escribió Michael Ende. Con lo mágico de lo serio, como cuando amas mucho a alguien que en ese momento está angustiado, le miras a los ojos, y te da por darle un beso en la nariz. No sé si todo irá bien pero sí sé que las niñas y los niños son nuestro primer futuro.. ^—*_¡A continuación la canción del día, de Bomba Estéreo, para ellas!

Read More

Bomba Estéreo – Soy Yo:

Sep
8

Author:

1 Comment

Ay, cariño

Dicen que la angustia se diferencia del miedo porque no tiene objeto, así que he decidido regalarle un jarrón. ‘Toma, angustia, un jarrón’, le he dicho. Me gusta fregar el suelo del balcón justo antes de que se ponga a llover, a veces pienso que los actos absurdos me tranquilizan de un modo íntimo. Flores en la pared. El colirio alivia mis ojos y mañana voy al dentista con mascarilla quirúrgica y seguro que tengo dos caries y tengo que trasplantar una planta. ¿Sabes? Hoy he sido feliz antes de comer y después de comer, en tu jarrón de vidrio, aunque mi profesor de vitrall ya no vaya a dar más clases y te haya sentido en él. ‘Angustia sin cobre’, le digo. Sigo cosiendo para una campaña de Navidad ficticia, objetos con lazos y piedras. Flores de William Morris. Y coso con el cine de fondo, y no paro de pensar en la suerte que tienen las actrices de poder abrazar y pienso en la niña viral que agradece no estar muerta por llevar mascarilla y apago el móvil. A veces sonrío y otras no y muchas veces ni lo sé. Poner la lavadora antes de merendar también me tranquiliza de un modo absurdo. Y contesto un mensaje y escucho la radio cinco minutos y me estiro en la cama y miro las líneas del tiempo que crea la persiana entre el techo y el armario. Tengo que ducharme pero levanto los pies hasta el césped. ‘¿Nos abrazamos hasta que te vuelvan a llenar de agua?’, le pregunto. Me gusta llorar en la ducha mientras no sé si estoy llorando. ‘Ay, cariño’, le he dicho. Un jarrón tiene su funcionalidad, aunque a veces no contenga flores. ^—*_¡A continuación la canción del día, en honor a William Morris!

Read More

Tom Rosenthal – It’s OK

Fino y Personal

A Ghost

martes, agosto 4, 2020

Pues en mi ciudad dormitorio, ya sabéis, el virus repunta. Así que he hecho una lista de cosas no peligrosas para hacer realidad desde casa, junto a Córcholis,…

Read More

Imbécil pero desnuda

lunes, agosto 3, 2020

Abro la puerta y no hay nadie. Hola. Llego con las maletas llenas de piedras, baldosas, y bambú valenciano. Mira. Hola, vuelvo sin perro. Quiero gritar, hasta el…

Read More