Jun
16

Author:

Comment

Mashup de rimas y mesa

¿Sabes qué de pie? Fuera de mi refugio, tengo la sensación de que lo importante será de persiana o superando el modo ventana. Hago rimas muy malas, muy popcorn, pero me lo perdono, y todo en un somos sin fin. Que, esta semana, ya van tres conocidos que han pillado el covid aunque en la tele todo parezca ir mejor, todos menores de 45 años, uno con la cita acordada. En la mesa de Murphy. Así que nada de hada, que aún sin cita para vacunarme, pero con canas y mesa. La pared está bien. ¡Ya paro de hacer rimas malas! Es que tengo ganas de menos cursivas, y hasta de caer en picado o de darle cancha al futuro. Y, encima, empiezan con los malditos petardos de San Juan, con mi perro bajo la cama. Menos mal que luego, ahora mismo, llega este momento, este rato en el que ya he entregado lo dicho, y los pies se convierten en gel. ¿Sabes qué? ¡No diré Pernel! Que esta pandemia ha sido y es una mierda, es lo único que no rima. Ya paro. ^—*_¡A continuación la canción del post, con un Mashup de Pomplamoose!

Read More
Jun
14

Author:

Comment

7 ideas para trazar un plan

Desde luego, a 34º es difícil estar a favor de la integración voluntaria con el exterior inmediato. Me pregunto si esta va a ser mi mejor y menos original excusa para seguir recluyéndome en casa, a sabiendas de que no me hace bien. Así que, desde la ventana, me he dicho: ¡Marta, traza un plan, invéntate algo, pero no puedes seguir así el resto del verano! Hace años me encantaba escribir listas, casi a modo de pensamiento libre, así que he cogido la libreta y me he dado cancha con la banda sonora de ‘Beasts of the Southern Wild’ de fondo. En primer lugar, quiero recordarme que la vida es ancha, que no tengo porque ir hacia adelante si todavía no siento las fuerzas, que también puedo experimentar en plano. Dos, podría volver a apuntarme a clases de cocina presenciales, de las que justo me quedé a la mitad a causa de la pandemia. Tres, tengo que dejar de limpiar tanto cada día y darme cancha para cierto desorden y un poquito de caos. Cuatro, podría aventurarme a irme unos días a la casa familiar de Asturias, al pueblo de mis difuntos abuelos maternos, y disfrutar de mis raíces allí, también podría irme a Andalucía y seguir el rastro de mis abuelos paternos, como expedición no polar. Cinco, diseñar un calendario para 2022. Seis, querer y dejarme querer un poquito más. Y siete, ¿por qué no empezar a escribir más allá? ^—*_¡A continuación la canción del post, de la banda sonora que os cito en el post! *Grabado Original de Loro Coirón, artista francés afincado en Valparaíso, Chile.

Read More
Jun
13

Author:

Comment

La profanación de siempre

Hoy he desayunado pan trufado, ¡qué sabor tan a tierra profana! Su perfume es tan intenso que ni que te cepilles los dientes con plásticomenta dejas de bailar por dentro. Tartufo, lo llaman en la panadería. Luego, debo decidir entre ir a la parada de flores del mercado o hacer lo de cada domingo. ¿Os he dicho que adoro escuchar la sección de Juan José Millás en el programa de Javier del Pino? Cada domingo, como ritual consagrado. Ayer por la noche, al regar las plantas antes de acostarme y enviar un mensaje del que hoy me avergüenzo, entendí que tengo más plantas de las que carezco. Y me pongo a limpiar, como una cerdita en el universo encantado, como siempre. Jajaja, no sé si es muy poético compararme con una cerda, pero me ha parecido tierno, realista. Zafarrancho, así es como llamo a la acción de limpiarlo todo el domingo. Y, ahora, en nada de hada, iré a comer a casa de mi madre, que dice que ha cocinado ensaladilla rusa par cuidar nuestra dieta mientras le damos a la mayonesa. ¿Os he dicho que los domingos me parecen perfectos para que el KH7 haga su efecto en la vitro? ¡Yo qué sé, con lo de siempre hemos topado! ^—*_¡A continuación la canción de esta mañana, de The Magnetic Fields !

Read More
Jun
12

Author:

Comment

La Anticipación

Siento la certeza de que al anticiparnos nuestras vidas se desdoblan hasta un futuro distinto, como cuando bebemos de un vaso de agua y lo dejamos sobre mesa ajena. Tenía sed, me pidió un vaso de agua, bebió hasta la mitad, y lo dejó sobre la mesa antes de que todo ocurriese. Al día siguiente, me lo encontré sobre la mesa, y empecé a recordar. ¿Y, ahora qué? Podía beberla, aunque no encontraba la marca de sus labios en el vidrio ovalado, tirarla a una planta, o sentarme frente al vaso mientras desayunaba a solas. Después de todo, fue una noche fantástica, a sabiendas de que no se quedaría a dormir conmigo. Ok, le dije. Así que me la bebí, y esa fue mi anticipación. Porque, desde el momento exacto en el que dejó ese vaso para mirarme a los ojos, siento la certeza de que parpadeo distinto. Anticiparse tiene estas cosas, efectos muy leves en el sistema simpático, gestos que de repente aparecen, como mirar sus redes sociales con más asiduidad de la norma, o ampliar sus fotos de Instagram más allá de hace un año. Y, no puedo evitar preguntarme qué hubiese sucedido si hubiera usado el agua restante para rellenar el cuenco de mi perrito Bito. Así que, por favor, id con cuidado si alguien se deja un vaso de agua sobre vuestra mesa y queréis que todo siga como antes, porque el tiempo se desdobla y es imposible no parpadear. ^—*_¡A continuación la canción del post, de Nick Drake!

Read More

Fino y Personal

Closing Time

miércoles, diciembre 2, 2020

El otro día leí que alguien llamaba Fermín a Filmin y me hizo mucha gracia, en esas estamos. Tomine nos retrata en la portada de ‘The New Yorker’…

Read More

La nueva masculinidadá

miércoles, noviembre 4, 2020

¿Qué hombre tiene miedo a sangrar? Supongo que todas.La culpa, el temor, la diferencia de ser parecidos, de no ser ni eso. Hoy me lo preguntaba, viendo una…

Read More