Oct
28

Author:

Comment

Cosas de un galgo catalán

No sé si la obsesión por el café es algo común en los galgos pero siempre que me dejo un poso de café Obi está al acecho, y con su morro fino, ya os digo que se iba a llamar Rufino, ha aprendido a beber de tazas y vasos con tal sofisticación que no puedo despistarme ni un momento. Pero estoy tan cansada emocionalmente después de esta semana política que hoy me he olvidado la taza sin terminar en la mesita del sofá, y claro… Se ha puesto tan contento que hasta parecía que lo de la DUI hubiese sido verdad y todos los países del mundo le reconociesen de golpe. Obi independiente, Obi republicano. Ay, le quiero mucho, mientras leo a Guillem Martínez. Así que lo he sacado un buen rato a la calle para que pudiese descafeinarse un poco, y hemos ido a la librería del barrio a pedir un libro que nos traerán la semana que viene, y hemos ido a por hilos, guata y tabaco. Lo guay de ir con él es que todo el mundo le habla y le dice cosas, esas cosas que hacemos los catalanes, y que me hacen sentir parte de una ciudad, Sabadell, repleta de soñadores y miradas cómplices. Aunque hoy el cansancio también se reflejaba en nuestras caritas humanas, que no somos de hierro, que yo soy de lana. ¿Os he contado que estoy preparando una sorpresa genial para esta próxima noche de muertecitos? Tengo muchas ganas de que llegue. Mientras veo la segunda temporada de Stranger Things y alucino mandiranas, mientras me da por sentir que salgo con Netflix. Aunque también he estado hablando con mi vecina sin bandera, vermuteando con mi amiga que ya no cree en los políticos y retocando una costura con mi madre, entre una cosa y la otra. Conclusión del día: Me voy a apuntar a cerámica. ^—*_¡Lista de 10 cosas que hacemos esta semana los catalanes cuando no somos políticos! Read More

 

10 cosas que hacemos esta semana los catalanes cuando no somos políticos:

 

1) Comprar paperinas de castañas a púbers que ‘fan ciutat’ y trocitos de pasteles caseros de sus madres. Pasteles de zanahoria o yogurt.

 
2) Probar los panallets que los niños y niñas hacen en el cole, aunque seguramente tengan babas, es costumbre.

 
3) Decir rodolins contemporáneos como: ‘A la tardor encara fa calor’.

 
4) Limpiarnos las orejas con palitos de algodón aunque sepamos que no es bueno.

 
5) Sonreír a los vecinos que ponen o no ponen banderas en el balcón.

 
6) Enviarnos memes y gags para ponerle un poco de humor al tema, hoy toca lo del cambio horario y los catalanes.

 
7) Hacer bodegones en la nevera al ver que llevamos una semana difícil.

 
8) Hablar de pijamas, como quién no quiere LA COSA.

 
9) Tirar esa taza que lleva mil años en el armario y que nunca te gustó. Sin café.

 
10) Jugar a buscar un ratón en Netflix, cuando ya no podemos más.

 

Ay, las cosas peligrosas y el Final Feliç…

 

 

Oct
23

Author:

1 Comment

Altar de muertos

 

Sandía. Esta tarde ha sido mágica, esta tarde y hasta el anochecer un hada méxicana nos ha enseñado, a una gran amiga y a mí, a crear un altar para el día de los muertecitos, y hasta nos ha traído maravillas de México para hacerlo realidad, como papeles picados de vivos colores y calaveritas y copal. Y he muerto de creatividad y emociones, y no quiero olvidarme de nada aunque sé que eso sería casi imposible, pero necesito escribirlo de tanto amor. Lo primero es decidir a quién o a qué le vas a dedicar el altar, debe ser alguien o algo que haya fallecido y que te importe muchísimo de corazón. Se pueden hacer altares múltiples. Una vez lo sabes está bien tener una foto o dibujo del elegido, y éste será el centro de nuestro altar. Suelen crearse por estas fechas, hasta la noche del día 1 de noviembre, en un lugar tranquilo y especial o hasta sobre cajas de cartón o mesas decoradas para la ocasión. Con velitas blancas. Durante su creación es hermoso escuchar la música que le gustaba al difunto, hablar sobre ella o él, contar o recordar anécdotas. Poner a su alrededor su comida favorita, pan de muerto (nosotras lo hemos dibujado y recortado), sal (también se vale sal rosa), elementos de sus mayores pasiones, vínculos que nos unen a su alma y una calaverita dulce con su nombre. Ya pueden ser merengues también, discos de música, topos, una taza de café azucarada, botones, hilos o caramelos de menta. Lo importante es que le encantaran y que fueran muy suyos desde nuestro recuerdo. Es emocionante y es hermoso. El hada trajo también cestitos minis y una vajilla en miniatura donde ir rellenando, con semillas de maíz, con agua o su bebida predilecta, con sus alimentos favoritos. Luego, al no tener Cempasúchil al alcance las hicimos en papel crepé, rollo origami, y creamos decenas de flores naranjas y amarillas que dipositamos alrededor de todo el altar. Encendiendo los cirios y las velas blancas al final, y hasta el día dos, abrazándonos las tres y con la muerte en nuestras vidas unidas. Durante la creación del altar ha habido también pintauñas, conversaciones muy íntimas, vídeos del Castellers y canciones de Juan Gabriel. Imaginándonos nuestra propia muerte y hasta bromeando sobre la misma, con los ojos humedecidos a veces, con muchísimo amor. ‘Los altares no se piden, te los hacen’, nos ha contado al final. ^—*_¡Ay, a continuación una lista de 10 cosas que he pensado durante la creación del altar! Read More

 

10 cosas que he pensado durante la creación del altar:

 

1) Tener amigas así es de lo mejor de mi vida.

 
2) La ternura sobrevive con el paso del tiempo.

 
3) El miedo a que se queme el altar si olvidamos las velas encendidas y hablar de nuestra incineración, a la vez.

 
4) El kitsch com parte de nuestra vida y de nuestra muerte. Con cariño.

 
5) Los colores más vivos para las muertes más tristes de nuestra vida.

 
6) La suerte y la mala suerte de una vida.

 
7) Nuestro espíritu ‘llaminer’.

 
8) Los rituales pre-hispánicos y los post.

 
9) La armonía de los atenuantes y los posesivos eliminados en los cambios vitales.

 
10) Evitar los juicios de valor. Recordar, revivir con amor.

 

 

PS: Es curioso, justo hoy he vendido mi último Zorro Antonio en Etsy.

 

Oct
22

Author:

Comment

La palabra favorita de Ana María Matute

Este es el típico post que borraré pero que escribo igualmente. Hace seis años ya que vivo sola y me he acostumbrado a ello, no es una queja. Nadie, cuando es una cría nacida en los ochenta, dice que de mayor quiere vivir sola o estar sola, yo no lo decía. Aunque siempre fui muy solitaria, hasta en la guardería. De hecho, de niña, era de esas que no quería escribir su nombre en la pizarra aunque fuese un ritual de niños social, era de esas que decía que tener un hijo de jovencita me parecía lo mejor, lo más natural. Luego ya fueron pasando cosas, cosas peligrosas y cosas preciosas, y el concepto de ‘jovencita’ empezaba a ser un concepto semi-imaginario en el que el presente ya era futuro, y el pasado seguía siendo pasado, y no quiero eso. Tengo 35 años, en presente. Ay, la edad, los días, el cambio horario de la semana que viene. Ay. Hace unos meses me interesé por todo el mundo de los ‘eneagramas’ y por supuesto yo soy un 4 en un 94%. Mi hermana mayor sabe de esto y me dijo que mi herida es la envidia, a lo que yo le dije: ‘pero si envidia, lo que se dice envidia, sólo te tuve a ti’. Y ella me dijo que no era eso, que en este caso debía entender la envidia como algo más profundo, como un sentimiento de inferioridad e injusticia respecto a los demás y hasta al propio mundo. ‘Ah, eso’, le dije. Y lo reconozco, es cierto, que en cierto modo siempre he pensado que lo mío es peor, que siempre hay algo mejor, que lo intento pero nunca acabo de llegar. No a la perfección, que no, sino a mi idea artística de la perfección. En momentos de lucidez me doy cuenta de que no debería de pensar así, de que en realidad soy súper afortunada, pero esto es algo muy profundo en mí.

¿A vosotras os pasa que os sentís en deuda con vuestra niña o niño interior? A mí constantemente. Es como si la definición de paz desde mi interior tuviese mucho que ver con la infancia, con la injusticia, con la historia y sus consecuencias. Adoro a Ana María Matute por esto. Y los cuatro somos profundos, melancólicos, y es un pedazo de rollo. Aunque todo el mundo piensa que su eneagrama es el peor. Y en el amor soy tan idealista y realista que me duele la incoherencia. Será por eso que lloré viendo ‘Stranger Things’, será por eso que lloré tanto viendo la película de ‘Maudie’ ayer noche. Y la banda sonora de ‘A Ghost Story’ en Spotify, que me mata. Será por eso que coso tantos muñecos y que hago realidad los seres que sentía de niña, tan animales, tan salvajes. Es duro sentir la infancia con deuda, será por esas cosas peligrosas y preciosas. Vivir sola es un tesoro pero no era lo previsto. Supongo que darse sorpresas a una misma da susto. De allí las listas, de allí la vida difícil de entender. Con o sin eneagramas. Y si no lo borro es que soy una valiente pero me perdono por no serlo, o por si no lo soy tanto como me debo, aún. ^—*_¡Lista de 10 cosas que borraría de mí y la palabra favorita de Ana María Matute! Read More

10 cosas que borraría de mí:

 

1) Ya no me imagino viviendo todos los días con otra persona, aunque esté enamorada o aunque no lo esté.

 
2) Me cuesta agradecer las críticas, buenas o malas.

 
3) Siempre estoy pensando en que canción pondría en mi funeral, y cada semana cambio de tema.

 
4) Sé que soy impulsiva, me doy un baño largo, duermo. Soy impulsiva y lo borraría.

 
5) Entender todos los cables, y sus entradas, me hace sentir antigua.

 
6) No sé viajar sin llorar durante el viaje.

 
7) Me gustaría escribir poesía y me quedo en las listas.

 
8) He perdido el pasaporte y me angustia. 155.

 
9) Me apunto a cursos online que me cuesta no criticar mucho por dentro y terminar.

 
10) Lo mejor de los patrones es romperlos, variarlos, también al coser.

 

La palabra favorita de Ana María Matute:


 

Oct
22

Author:

Comment

Me siento una calabaza en el ascensor

¿Sabéis? Estoy pasando por una etapa de desamor y será por eso o porque se acerca Halloween que las calabazas me hacen sentir en sintonía total. Porque coso y soy la mujer calabaza. Y quiero que mis nuevos muñecos amen y sean amados, aunque estén solos, para colgar en la pared, para querernos también cuando nos dan o damos calabazas. Recuerdos esta escena final de la película ‘Two Days in Paris’ y me da por llorar y por sonreír a la vez. Porque sentirse rechazado o rechazar sentimentalmente provoca tantas emociones a la vez, no todas negativas, que me da por pensar que Halloween es un luto de caramelos. La fiesta de los muertecitos, la del terror con golosinas. Con castanyas en Catalunya y altares en México. Cuando termine de coserlos los subiré a Etsy, estoy vistiéndolos. En realidad coser tiene algo de psicomágico, es como escribir con la aguja. O como ir en ascensor y no saber lo que va a pasar luego, ya sea en casa o en la calle. Me hace mucha gracia que a mi perro Obi tanto le ilusione salir como entrar, de un ascensor con dos puertas, a derecha e izquierda. Enamorarte y desenamorarte, coser y descoser, salir y entrar, madurar y seguir siendo naïve. ^—*_¡A continuación una lista con 10 cosas que pienso cosiendo a la pareja Calabaza! Read More

 

10 cosas que siento cosiendo a la pareja Calabaza:

 

1) Harapos, ¡qué palabra tan hermosa y tristona!
 
2) La nueva serie de Netflix, The Mindhunter, me está encantando.
 
3) Humanizar a los animales para expresar emociones a través de nuestras ficciones.
 
4) La idea de una cucharita dorada manchada de café.
 
5) El ascensor como cápsula del espacio entre la artesanía y la acera antinaturalista.
 
6) Colgar, de colgar o de colgar.
 
7) Asimilarse al tiempo emocionalmente.
 
8) Disfrutar del sonido que produce la lana al ser cosida.
 
9) Mirar directamente a los ojos a un ser inanimado y animarlo.
 
10) Y ya no nos pasa pero nos pasa.

 

La escena que os comento en el post:

 

 

Erótico

10 Apreciaciones eróticas del sistema muscular

lunes, diciembre 7, 2015

¿Por qué tienes todas estas fichas sobre el cuerpo humano en la mesita de noche? ¡Ah, eso! Estoy intentando aprendérmelo mejor para una escena erótica que estoy escribiendo….

Read More

El erotismo de esperar

miércoles, septiembre 30, 2015

El erotismo de esperar se me antoja elegante. Las pulsaciones de una niña, de una espía omnipresente cuyos informes gráficos ha enviado hoy por e-mail, directos a un…

Read More