jul
1

Author:

1 Comment

Voy por el ‘reza’

tt tumblr abouttime 01 2013 Voy por el reza

Me acabo de acordar de una película reciente que me pareció maravillosa y en la que me gustaría mucho entrar, se trata de ‘Una cuestión de tiempo’ de Richarde Curtis. En la peli, no es ningún spoiler, sus protagonistas pueden viajar al pasado y cambiar lo sucedido metiéndose en un armario y apretando fuerte los puños para volver al pasado y corregir lo que deseen. ¿Os imagináis como serían nuestras vidas si pudiésemos hacer esto? Es un sueño muy infantil pero hoy lo he deseado con tantas fuerzas que… aunque supiese que era físicamente imposible, casi me lo creo. En realidad, no pido mucho, unos meses atrás. Aunque tal vez entonces, como nos cuenta Julia Roberts en Come Reza Ama, no existirían las ruinas y sin ellas no podríamos transformarnos y evolucionar y nuestras vidas serían demasiado perfectas, demasiado múltiples, sin la experiencia que nos otorgan nuestros errores y el paso del tiempo de una sola vida. Si lo piensas es una paradoja, pues las dos películas citadas se contradicen en sus principios pero las dos son mágicas. Me quedo con la de Julia Roberts._¡Ay!
Read More




 

El tema es que quiero cambiar algo del pasado y no puedo viajar al pasado y sólo me queda intentar solucionarlo desde el presente, y desde el presente, teniendo en cuenta que ya no existen los radiocasetes de ‘Alta Fidelidad’, lo veo complicado porque nada depende sólo de uno mismo, pues es todo un conjunto. Bueno, supongo que esta es la conclusión real. Así que tendré que quedarme con el presente tal y como es, y tendré que intentar mejorar como persona y conocerme mejor para controlar con mayor exactitud lo poquito que podemos controlar de nuestras vidas, pues no siempre hay esa posibilidad, ni tampoco digo que siempre sea necesaria. En realidad creo que nunca había tenido tan claro algo que no es posible. Ay, es que últimamente hay tantas cosas que veo y que no había visto, tantas cosas que no puedo parar de pensar y a las que le doy vueltas y vueltas, es como si por fin me escuchara pero no en el momento justo, a todo volúmen eso sí, aunque a veces no escuche lo que me gustaría y otras sí pero al otro no. Aunque, por eso mismo, haya decidido darme una pausa para asumir lo que siento, pero hasta ‘esta pausa’ es complicada, complicadísima en realidad. Porque empezar a estar mejor no significa que las cosas  vayan a ir mejor al mismo tiempo, y eso es duro.

 

 

Cat Power – The Greatest.mp3

 

 

jul
1

Author:

1 Comment

Ya conocerán

dadanoias-mexico

Este atardecer me he puesto a escuchar ‘Otra Cosa’ de Julieta Venegas y he terminado el libro que me tenía absorbida esta semana, debajo de mi lengua. Mientras Obi dormía entre mis piernas, abrazado al final. Se trata del libro ‘Ciudades Desiertas’ de José Agustín, me encantó su protagonista femenina, tan genuina e imperfecta, tan divertida y talentosa, tan feminista en sus gestos. Luego me he dado cuenta de que tanto Susana, la protagonista, como Julieta Venegas comparten sus raíces mexicanas y su intensa visión del amor y de la vida. Y es entonces cuando hice como Obi, cerré los ojos, y me acordé del viaje a México, hace tan solo unos meses. Reproduciendo algunos pasajes, palabras, fotos carné, discusiones, vida, las últimas páginas de este libro, paseando por los rincones de cada recuerdo como si fuese un cuerpo, cuando me he puesto a llorar como una tonta. Ojalá algunas otras cosas fuesen para siempre, he pensado como una tonta. ^—*_¡Ya Conocerán!

Read More

 

Lista de ‘otras 15 cosas’:

1- Dos faldas exactamente iguales en el armario.

2- Un comentario inocente en Facebook.

3- Una cerilla escondida dentro del mechero.

4- Un paraguas con solo su parte del bastón.

5- La tinta del dinero para impresoras caseras.

6- Ese sobre sellado con un lametón de Obi.

7- Las piernas en los brazos, las rodillas en los codos.

8- Un nombre para cada parpadeo que hacemos.

9- Un charquito de Fanta de limón sobre el que saltar.

10- Esa poesía que no existe.

11- El miedo que da lo mejor.

12- Una pulsera que se duerme al citarla.

13- Treinta y dos caminos en treinta.

14- El ‘Au’ de qué bien.

15- Una sábana en la sartén.

 

 

 

jun
29

Author:

7 Comments

Un verano a solas

dadanoias-sola

Este verano no quedo con nadie, no salgo con amigos, no voy a eventos, no contesto, estoy sola expresamente. Estoy dándome un tiempo a mí misma, acostumbrándome a pensar desde el silencio, a fijarme en lo que me rodea, aprendiendo sobre todo lo que me ha sucedido estos últimos años, intentando perdonarme por tantas cosas que no salieron como se suponía. Los anocheceres suelen ser el momento más duro del día, por eso intento cansarme un poco y llenar mis días solares de alguna actividad que me imponga, ya sea artística, absurda u ortopédica. ¿Cuántos veranos hacía que no estaba tan sola? Ya ni me acuerdo. El año pasado, por esta época, era incapaz de probar bocado, no podía comer de lo triste que estaba, he tardado mucho en volver a tener algo de apetito, volver a sentirme serena. Ahora como, poco pero como más, y siento que ya puedo empezar a pensar, a fluir sin depender de nadie, es nuevo y extraño. Doy largos paseos con mi perro Obi, leo novelas, escucho audiolibros cada noche, veo una película al día, me preocupo por Perdita, me alegro por Sandra, anoto pensamientos, pero no estoy con nadie. Porque aún no estoy lista para compartir mi ser físicamente con nadie. Le di demasiada importancia al amor de pareja y ahora busco mi paz, aunque sólo sea un trocito muy grande. Estoy viajando por dentro, redescubriendo mi barrio, cambiando hábitos, aprendiendo a respirar. ^–*_¡Tenía que parar!

Read More

dadanoias sola1 Un verano a solas

 

¿Cuánto tiempo se tarda en perdonarse a uno mismo cuando miras al pasado y ves cosas que cambiarías? Cuando se rompe tu corazón y te quedas hecha trizas es difícil. Yo al final he tenido que parar el tiempo o tal vez haya sido el tiempo el que se haya parado en mi vida, no estoy segura. Lo único que sé es que ‘parar’ ha sido una buena decisión, la única, aunque ésta me haga sentir muy extraña porque en realidad al parar estoy tomando consciencia del tiempo y de mi propio ser. Es como aprender a respirar. Entonces, miro hacia el pasado y recuerdo tantas cosas, cambio cosas, lloro, coso, escribo, me miro las manos, siento mi cuerpo, escucho los ruidos del exterior. Siento, me siento. No podré seguir hasta que me guste estar sola, hasta que me perdone, hasta que me deje ir del todo. De momento, me gusta observar a Obi cuando se queda mirando por la ventana e intento hacer como él. Como la Señorita P.L.Travers o Banana Yoshimoto en sus maravillosas novelas cortas.

 

Al no tener mucho contacto humano con el exterior hablo muy poco en voz alta, eso también es nuevo y extraño en mi vida. Tal vez por esto mi relación con el vecino del primero se ha convertido en toda una aventura, él está enfermo y va en silla de ruedas, Obi le adora, y cuando coincidimos ahora hablamos de cosas tan banales como el tiempo, la fruta o su hermana (que también tiene perro), cosas a las que antes no les hubiese dado más importancia pero que ahora me apetece comentar de verdad, por como se expresa y su dulzura al hablar y acariciar la cabecita de Obi. Él es mi persona favorita del edificio, con la que más veces coincido y el que más ilusión me hace sentir al compartir un rato, a veces el único rato que hablo con alguien en todo el día. Últimamente nos imagino a los dos, cada uno en su piso, mirando una película o mirando el paisaje que se ve desde nuestro bloque, y me imagino que los dos estamos bien solos en ese momento, que la vida tiene momentos hermosos. También me imagino que los dos, a pesar de nuestras limitaciones, tenemos sandía en la nevera para cenar. Cosas así, muy simples. Hasta sonrío a veces. Y al sonreír entiendo que puedo hacerlo, que puedo estar sola sin sentirme mal por ello, que puedo sentir belleza en lo que antes no me fijaba. También tengo pequeños soplos de felicidad cada vez que me doy cuenta de que he estado un momento absorta en algo ajeno, algo ajeno a mí y que sin embargo he sentido tan próximo que por unos instantes me ha hecho feliz, como ese trozo de sandía, una sandalia mordida por Obi, una idea de Perdita, el desorden del cajón de las braguitas, el personaje de un libro. Y en eso estoy.

 

julia stone – what’s wrong with me.mp3

 

jun
26

Author:

8 Comments

I Miss Future

dadanoias-miss

Echo de menos el futuro, esta es una de las sensaciones que últimamente, y a lo largo de mi vida, ha predominado en mi interior al intentar llegar a la raíz de mi profunda tristeza. Aunque ahora todo el mundo diga que tenemos que vivir el presente, aunque sea un poco ortopédico, de algún modo tengo que entenderlo mejor. Ese futuro, esos futuros, que imaginaba de pequeña coloreando con ceras, clavando bien fuerte ‘el punxó’, siempre desde mi habitación o desde la imaginación. Cuando me imaginaba en mil situaciones, de mayor. Pero ya soy mayor, y todos esos futuros siguen, la mayoría un rumbo ajeno al previsto. No os negaré que estoy pasando una etapa extraña, que echo de menos a alguien, que me siento como agujereada, como si el tiempo en realidad no fuese real del todo por el simple hecho de que cada día le dedico un rato al revés. Al futuro que añoro. ^—*_¡Serie de autorretratos ‘I Miss Future’!

Read More

I Miss Future:

imiss dadanoias I Miss Future

imiss dadanoias2 I Miss Future

dadanoias miss2 I Miss Future

imissdadanoias3 I Miss Future

dadanoias imiss5 I Miss Future

 

David Byrne – In the future.mp3

 

Erótico

melena-dadanoias

Autorretratos sordos

Lunes, abril 28, 2014

¿Cómo es melena en francés? En realidad una peluca es tan real como lo sería un jersey para la cabeza. Una melena propia y universal, con la que…

Read More

dadanoias-dorado1

El dorado. Autorretratos

Lunes, abril 14, 2014

Hoy he dedicado todo la mañana del día para conseguir los patrones de una camisa, hasta enfadarme con el mundo entero porque las camisas de hombre son más…

Read More