jun
29

Author:

7 Comments

Un verano a solas

dadanoias-sola

Este verano no quedo con nadie, no salgo con amigos, no voy a eventos, no contesto, estoy sola expresamente. Estoy dándome un tiempo a mí misma, acostumbrándome a pensar desde el silencio, a fijarme en lo que me rodea, aprendiendo sobre todo lo que me ha sucedido estos últimos años, intentando perdonarme por tantas cosas que no salieron como se suponía. Los anocheceres suelen ser el momento más duro del día, por eso intento cansarme un poco y llenar mis días solares de alguna actividad que me imponga, ya sea artística, absurda u ortopédica. ¿Cuántos veranos hacía que no estaba tan sola? Ya ni me acuerdo. El año pasado, por esta época, era incapaz de probar bocado, no podía comer de lo triste que estaba, he tardado mucho en volver a tener algo de apetito, volver a sentirme serena. Ahora como, poco pero como más, y siento que ya puedo empezar a pensar, a fluir sin depender de nadie, es nuevo y extraño. Doy largos paseos con mi perro Obi, leo novelas, escucho audiolibros cada noche, veo una película al día, me preocupo por Perdita, me alegro por Sandra, anoto pensamientos, pero no estoy con nadie. Porque aún no estoy lista para compartir mi ser físicamente con nadie. Le di demasiada importancia al amor de pareja y ahora busco mi paz, aunque sólo sea un trocito muy grande. Estoy viajando por dentro, redescubriendo mi barrio, cambiando hábitos, aprendiendo a respirar. ^–*_¡Tenía que parar!

Read More

dadanoias sola1 Un verano a solas

 

¿Cuánto tiempo se tarda en perdonarse a uno mismo cuando miras al pasado y ves cosas que cambiarías? Cuando se rompe tu corazón y te quedas hecha trizas es difícil. Yo al final he tenido que parar el tiempo o tal vez haya sido el tiempo el que se haya parado en mi vida, no estoy segura. Lo único que sé es que ‘parar’ ha sido una buena decisión, la única, aunque ésta me haga sentir muy extraña porque en realidad al parar estoy tomando consciencia del tiempo y de mi propio ser. Es como aprender a respirar. Entonces, miro hacia el pasado y recuerdo tantas cosas, cambio cosas, lloro, coso, escribo, me miro las manos, siento mi cuerpo, escucho los ruidos del exterior. Siento, me siento. No podré seguir hasta que me guste estar sola, hasta que me perdone, hasta que me deje ir del todo. De momento, me gusta observar a Obi cuando se queda mirando por la ventana e intento hacer como él. Como la Señorita P.L.Travers o Banana Yoshimoto en sus maravillosas novelas cortas.

 

Al no tener mucho contacto humano con el exterior hablo muy poco en voz alta, eso también es nuevo y extraño en mi vida. Tal vez por esto mi relación con el vecino del primero se ha convertido en toda una aventura, él está enfermo y va en silla de ruedas, Obi le adora, y cuando coincidimos ahora hablamos de cosas tan banales como el tiempo, la fruta o su hermana (que también tiene perro), cosas a las que antes no les hubiese dado más importancia pero que ahora me apetece comentar de verdad, por como se expresa y su dulzura al hablar y acariciar la cabecita de Obi. Él es mi persona favorita del edificio, con la que más veces coincido y el que más ilusión me hace sentir al compartir un rato, a veces el único rato que hablo con alguien en todo el día. Últimamente nos imagino a los dos, cada uno en su piso, mirando una película o mirando el paisaje que se ve desde nuestro bloque, y me imagino que los dos estamos bien solos en ese momento, que la vida tiene momentos hermosos. También me imagino que los dos, a pesar de nuestras limitaciones, tenemos sandía en la nevera para cenar. Cosas así, muy simples. Hasta sonrío a veces. Y al sonreír entiendo que puedo hacerlo, que puedo estar sola sin sentirme mal por ello, que puedo sentir belleza en lo que antes no me fijaba. También tengo pequeños soplos de felicidad cada vez que me doy cuenta de que he estado un momento absorta en algo ajeno, algo ajeno a mí y que sin embargo he sentido tan próximo que por unos instantes me ha hecho feliz, como ese trozo de sandía, una sandalia mordida por Obi, una idea de Perdita, el desorden del cajón de las braguitas, el personaje de un libro. Y en eso estoy.

 

julia stone – what’s wrong with me.mp3

 

jun
26

Author:

8 Comments

I Miss Future

dadanoias-miss

Echo de menos el futuro, esta es una de las sensaciones que últimamente, y a lo largo de mi vida, ha predominado en mi interior al intentar llegar a la raíz de mi profunda tristeza. Aunque ahora todo el mundo diga que tenemos que vivir el presente, aunque sea un poco ortopédico, de algún modo tengo que entenderlo mejor. Ese futuro, esos futuros, que imaginaba de pequeña coloreando con ceras, clavando bien fuerte ‘el punxó’, siempre desde mi habitación o desde la imaginación. Cuando me imaginaba en mil situaciones, de mayor. Pero ya soy mayor, y todos esos futuros siguen, la mayoría un rumbo ajeno al previsto. No os negaré que estoy pasando una etapa extraña, que echo de menos a alguien, que me siento como agujereada, como si el tiempo en realidad no fuese real del todo por el simple hecho de que cada día le dedico un rato al revés. Al futuro que añoro. ^—*_¡Serie de autorretratos ‘I Miss Future’!

Read More

I Miss Future:

imiss dadanoias I Miss Future

imiss dadanoias2 I Miss Future

dadanoias miss2 I Miss Future

imissdadanoias3 I Miss Future

dadanoias imiss5 I Miss Future

 

David Byrne – In the future.mp3

 

jun
25

Author:

2 Comments

Hasta siempre jamás

ana-maria-matute11

Hoy, como en los mejores cuentos, alguien ha picado de palmas demasiado fuerte y con su estruendo ruido ha matado a un hada. Hoy se ha muerto Ana María Matute. Ay, Ana María Matute. Sin ella muchas de nosotras no seríamos las mismas al leer, al pensar, al mirar hacia el pasado mágico de nuestro presente literario, tan cruel a veces, tan mágico. Nuestra K., nuestra hada de pelo blanco, tan adorable y bella, tan escritora y amante.  Y así hasta siempre. Aunque ahora nos queden sus cuentos, sus novelas, su amor por las letras, su literatura, la muerte siempre es dolorosa.  Recordando Primera Memoria como uno de los primeros libros con lo que amé las letras de veras, desde lo más profundo de su historia, hasta el maravilloso Paraíso inhabitado con el que se despidió y también acabé llorando. Siempre la recordaré junto a su Olvidado Rey Gudú. Y así hasta siempre jamás. _¡Ay!

Read More

jun
18

Author:

4 Comments

20 cosas que veo desde debajo del agua

sophia

Si dibujo la tristeza esta sería como una tortilla francesa en forma de toalla de playa. Una llanura de arena muy fina en la que estoy tendida ahora mismo, con un vestidito de verano. Haciendo castillos de cáscara de huevo, cuya arena voy creando al apretar fuerte los puños. Hasta desaparecer un poco, viendo pelis, pensando cosas secretas y normales, acordándome de nosotros. Así me siento últimamente, más tranquila, más triste, menos fucsia, tendida entre los juncos salvajes de una duna gigante de huevo, sin todas las respuestas, estirada. No se puede saber todo, no se puede entender casi nada. ¿Después del amor viene esto? ^—*_¡20 cosas que veo desde debajo del agua!

Read More

 

20 cosas que veo desde debajo del agua:

sophia 20 cosas que veo desde debajo del agua

1- Una tortilla francesa como toalla de playa.

2- Todos mis recuerdos en un manguito inflable para el brazo.

3- Una canción de Eels entre mis orejas y el cuello.

4- El mango de una varita mágica en el reflejo de unas gafas de sol.

5- Los ojitos de Obi al morder ese mango de la varita mágica.

6- Siete tonalidades de blancos dentro del color azul.

7- El láser de un ratón con el mar como alfombrilla.

8- Un señor muy educado dentro del ángulo de su axila.

9- Tu mejor amigo comiendo naranjas bajo una sombrilla alegre.

10- La graduación de unos ojos como síntoma post-acuático.

11- Mr. Hipo corriendo por el borde de la llanura.

12- Tu cuerpo delgadito saltando en un mejillón.

13- El sonido de una reconciliación graficonómica.

14- Unos dientes grandes como la A.

15- La rotura de dos mundos en dos.

16- Muchos muchos muchos muchos y unos pocos de nadas.

17- Esa lámina rasgada de emails cortos y divertidos.

18- La constelación de un pensamiento salino.

19- Un sticker en forma de pez diagonal.

20- Mi amor travieso en una pata de Obi nadando.

 

Patrick Watson – Sit Down Beside Me.mp3

 

 

Erótico

melena-dadanoias

Autorretratos sordos

Lunes, abril 28, 2014

¿Cómo es melena en francés? En realidad una peluca es tan real como lo sería un jersey para la cabeza. Una melena propia y universal, con la que…

Read More

dadanoias-dorado1

El dorado. Autorretratos

Lunes, abril 14, 2014

Hoy he dedicado todo la mañana del día para conseguir los patrones de una camisa, hasta enfadarme con el mundo entero porque las camisas de hombre son más…

Read More