Feb
6

Author:

2 Comments

Vivir el amor a lo Kaguya

kahlo-kaguya

¿Cuántos años, y digo años, hace que no he escrito un post impulsivo y de corazón que no haya borrado luego? Sí, seguramente este también lo borraré, ni yo lo sé. Empiezo hoy por el final: Estoy acostumbrada, demasiado, si eso es posible, a vivir sola. Ya son cuatro años, los suficientes para que mi piso parezca un jardín botánico, un mundo aparte. Y todo a principios de la treintena. Me lo he construido tierno. Un espacio en el que ya no es nada fácil entrar si no eres Obi o un libro o un cómic o una tela para bordar en la cama, sin un permiso que ya no sé. Siempre me ha incomodado que me toquen por sorpesa, que ocupen mi lado de la cama, que me marquen los tiempos en la ducha… Y, en las posibles relaciones que he vivido últimamente, también me ha llegado a molestar que me ocupen sin querer. A veces pienso que no soy normal, que veo a las parejas que viven juntas como algo que no anhelo. No sé, a mí me gusta el silencio extremo en casa, las películas que adoro cuando coso, las listas de música sin complejos, la nevera medio vacía. ¿Es posible que alguien, voluntariamente, quiera vivir y estar sola en su casa? Porque esto es lo que me sucede, yo ya no quiero vivir con nadie. Que ya me he acostumbrado y disfruto de cenar sola la mayor parte de noches de la semana, y que me encanta estar en mi mundo de fantasía sin que nadie lo rompa, ni yo. Ay, ya he dejado de buscar lo que no quiero encontrar. Y, en realidad, lo que me produce tristeza de todo esto es la paradoja. Esa de sentirse sola pero querer estar sola, a la vez. Pero es que adoro tanto ocupar toda la cama, aunque sea pequeña, ir por casa como si no hubiese tiempos, y despertarme de mal humor sin culparme por ello. Luego ya estoy bien. Y, no sé si es porque me he acostumbrado a mí, que ya no necesito que me acompañen físicamente, o que el mundo se ha girado. En broma, y no en broma, me veo soltera voluntaria, y hasta me hago bromas sobre ello cuando lo dudo, aunque en no broma hay noches que sueño al revés. Si de pequeña me llegan a decir que sería así a nivel sentimental me hubiese sorprendido mucho, aunque me hubiese puesto súper contenta de tener perro. Hoy, viendo la maravillosa película de ‘El Cuento de la Princesa Kaguya’ me he sentido mejor, más entendida, cómplice. Como la que mira a las ranas que son ranas, igual de maravillada pero ya está. Con amor. ^—*_¡Desde dónde se ve la Tierra! Read More

 

 

Canción Kaguya del post:

 

 

Feb
2

Author:

1 Comment

Las cosas del querer

banana-dadanoias

Hay palabras comestibles, algunas por su significado otras por su pronunciación. Banana lo es por las dos. Hoy me he dado el capricho de ‘Las Cosas del Querer’ de Flavita Banana, que adoro tanto como a la escritora Banana Yoshimoto. Y, no es broma, he comprado bananas al salir del gimnasio. Sí, que vuelvo a ir con mi vecina y amiga entusiasta, que a veces si no fuera por ella, ay. Coser tanto hay que combinarlo. Luego me he puesto la canción de ‘Las Cosas del Querer’, ¡qué buena la letra! Y, claro, mientras hacíamos elíptica, nivel 4, hablábamos de avanzar, de lo que aporta aprender mientras vives, pero de lo divertido e importante que es también aburrirse. Que ni tanto ni tan poco, y que mañana agujetas fijo. Que no hay abuelos en Instagram, y que sigue a una bloguer que conozco en persona y que es muy maja en sus dos versiones. Los años pasan, y las palabras cogen nuevos rumbos, distintos. Banana es una de ellas, entre los minions y Gumbail. La golosina que sabe a plástico amarillo con purpurina de azúcar. En realidad, este post es comestible en forma de brindis. La vida no tanto. ¿Mi palabra comestible favorita? Tal vez chicle, aunque también domingo. ^—*_¡A continuación del post 10 palabras comestibles que se me antojan ricas! Read More

 

10 palabras comestibles que se me antojan ricas:

 

1) MONO. Pronunciando la ‘m’ con ternura tiene gusto a cariño.

 

2) FRANCIA. Al principio es amarga pero es deliciosa.

 

3) GALA. Es corta pero llena.

 

4) HERVIR. Al pronunciarla te sientes mejor, más ardilla.

 

5) COSAS. Como rima tanto con todo es un gran condimento.

 

6) ASILA. Sabe a isla.

 

7) ALFOMBRA. Con sabor a edificio con magia.

 

8) ABRAZO. Es una palabra gimnástica, que tiene gusto a cuerpo.

 

9) NANA. ¿Notas el punto de sal?

 

10) SUAVE. Un gustazo, aunque al final raspa.

 

 

Feb
1

Author:

3 Comments

Las 10 teorías de mi madre

teorias-de-madre

Ay, mi madre baraja ciertas teorías que aunque absurdas en su primera lectura se cumplen en la segunda. Tan absurdas como ese nudo que sólo ellas saben hacer al coser sin saber cómo, al final del hilo, con un simple baile de dedos, pero un nudo tan fuerte y consistente como el más meditado y lento de los finales, para empezar a coser de nuevo. Una sabiduría, ese nudo, que sólo se puede aprender si crees en ella de veras. La primera teoría es que todas las personas más jóvenes que ella, que pasa de los 64, son por derecho propio jóvenes. Sí, tal cuál, jóvenes por ser más jóvenes que ella. Por eso, hoy ha llamado ‘chica’ a una mujer de 54 años, y no le busques el revés. Es ley, sin discusión. La segunda, y no menos tierna, es que si caminas por lugares que no has andado antes, o no conoces, es mucho más fácil que luego tengas agujetas o estés cansada. También se cumple. ‘Nada que ver con caminar por tu barrio’, cito al intentar profundizar. Y tiene más, más teorías preciosas, que hoy recopilo en esta lista del post para celebrar que empieza a notarse, que los días empiezan a ser más jóvenes. Que en el barrio todo es un poquito más alegre para una. ^–*_¡10 teorías de mi madre madrina! Read More

 

10 teorías de mi madre:

 

1) Las personas más jóvenes que tú, tengas la edad que tú tengas, son jóvenes.

 

2) Andar por lugares que desconocías da más agujetas que por el barrio.

 

3) Los mejillones no engordan, son el bacalao de nuestro tiempo.

 

4) Cocinar no tiene medida, los libros de cocina mienten al ponerlas.

 

5) No hay que regatear con artesanos cuando viajas.

 

6) Decir que no llegas no es decir que no puedas llegar.

 

7) El diseño es costural. No lo dice así pero eso quiere decir.

 

8) ‘Ay, guarda para cuando no hay’, dice cuando suspiro. Y es verdad, con suspiro incluído.

 

9) A las plantas hay que dejarles su espacio, sin olvidarlas, disfrutándolo. No es muy distinto que el espacio existente entre los amigos de verdad.

 

10) Si alguien te cae mal da por hecho que es mutuo, no te ofendas. Al revés es igual.

 

(*Continuará)

 

Canción para ella:


 

Ene
27

Author:

1 Comment

Domestica, doméstica

El-Principito-06

Hay vecinos nuevos en el edificio, justo encima de mi piso. Sé que parece una tontería pero yo los noto mucho porque hacen ruidos inesperados y alegres. Escucho booms y juegos gravitatorios que antes no existían y, al contrario de lo que podría parecer, me hacen una compañía amable. Justo ayer vi la nueva peli de ‘El Principito’, mientras cosía un mono al que quiero vestir con mono, y escuchaba alguno de sus nuevos ruidos, inconfundiblemente infantiles, mientras llorando al final del film me imaginé a los nuevos vecinos haciéndose con el espacio espacial, contentos. A lo largo de mi vida me he trasladado unas siete veces de casa, cada cambio con su olor y recuerdos y películas. Ahora me gusta donde estoy, aunque nunca antes imaginé que vivir sola me iba a acabar gustando tanto, ya llevo cuatro años aquí. Una vez casi me voy a vivir a París. Bueno, hoy con vecinos, con Obi, con un montón de muñecos y en este jardín botánico. Las plantas no paran de crecer desde que llegué, es lo bueno de poder poner tantas especies como quiera y cuidarlas de noche. ¿Qué pretendo escribir en este post? Pues tal vez sobre lo bonito que es vivir más allá de una misma a pesar de estar sola. Vivir en las afueras tiene sus ventajas, el barrio, el ruido, la calefacción de los vecinos, las sonrisas en la frutería, explicar que Obi es un perro friolero, aunque también tiemble en verano. Y que me he apuntado a clases de bordado los martes y que, aunque siga siendo una mujer demasiado soñadora, la vida tiene ruidos que me hacen seguir en ella. Despierta, Marta. ^—*_10 Ruidos que me afectan en casa, a continuación del post.
Read More

10 Ruidos que me afectan en casa:

El-Principito-08

 

1) El ruido de la impresora cuando un nuevo patrón empieza a hacerse realidad.

 

2) El ruido del camión de la basura cuando sé que luego me quedaré dormida.

 

3) El ruido de un mensaje que no recibo y está bien también.

 

4) El ruido de ‘Preparation’ de Richard Harvey.

 

5) El ruido de la botella de vino que dura una semana en la nevera.

 

6) El ruido del neceser de maquillaje al buscar el antiojeras.

 

7) El ruido de la lavadora cuando pide ayuda. Tan, tiquitín-tán.

 

8) El ruido de una amiga que te anima, que te domestica, para salir un rato por el ‘treinta  y tantos’.

 

9) El ruido de los cascabeles al enviar los muñecos Me encanta poner sorpresinas en cada pedido, es mágico.

 

10) El ruido del ascensor al sentir que en el edificio vive un dragón que está aprendiendo a volar.

 

Erótico

20 fetichismos eróticos raros

jueves, junio 6, 2013

  ¿A quién no se le ocurren un montón de cosas raras que le excitan? Yo últimamente no puedo parar, así que he escrito una lista sobre 20…

Read More

Serie de Autorretratos, COMO

martes, junio 4, 2013

Después de tres años sin hacerme una serie con la Réflex Digital, hoy cuelgo mi nueva serie de autorretratos titulada COMO. Como porque no como y como, porque…

Read More