Nov
10

Author:

1 Comment

I Follow

Lo perros tienen pecas mientras bostezan. Hoy, me ha pasado una cosa de mierda pero como estaba de buen humor se ha neutralizado, aunque quería desaparecer por un rato y volver, como en un bostezo galguiano, que no puedo hablar al llorar, hasta la solución. Calma, no es grave, y qué bien en horizontal. Voy al baño sin móvil, me miro las piernas un rato, y toco los lunares como si fueran nuevo normales. ¿Todas tenemos lunares en las piernas, verdad? A lo click, a lo link corporal, a lo story sin wifi. Pereza de crisis, hagamos el amor hasta todos los días. La vida señalada, y de lado. Escribo este post comiendo palitos de pan con semillas de chia y trocitos de fuet, soy lo peor, hoy no tengo fuerzas de más pero será un buen día de antes. He perdido una oportunidad pero colmillos y lengua. En el estanco, por no hablar, se han acabado los cupones del once del once para ser rica mañana, vaya. ¿Qué significa estar viva? Como cada noche, escribiendo, escuchando música, diseñando y eso. Abrazo con bases, un contexto, el erotismo vital. Ay, probaré boca abajo. ^—*_¡A continuación la canción del día, ‘I Follow Rivers’ versionada por Dionysos!

Read More

Dionysos – «I Follow Rivers»

Nov
8

Author:

1 Comment

Va de varita

He cosido varitas mágicas porque las vamos a necesitar, porque llevo toda la tarde escuchando el último tema del madrileño en bucle y quiero que pare. ¿A vosotras os pasa que cuando os vais a dormir siempre pensáis en la muerte? Suspiro profundo y Dormidina Power. Adoro a William Morris. La cuestión es que, con el dedo amputado por la mandolina me cuesta mucho coser. No veo nada con ropa, y no logro dejar el Nobel, y me flipa regar, y renegar. Paro. Hoy he empezado a ver un vídeo sobre autoestima y lo he cambiado por otro sobre la velocidad cósmica. Una nace, cose, y muere, ¿no? La cuestión no es esta, lo que me intriga es el tiempo en el que paseamos sobre la acera, paseando al perro, duchándonos. Es imposible dominar, y la noción del tiempo restante, a menos que usemos la magia, a menos que la descataloguemos, no sirve. Ni idea de porqué me abrocho al abrigo al salir, venga ese email, si no hace frío, y los pantalones me caben grandes. Me levanto, te quiero, anoto unas frases, un vaso de agua en el balcón, las zapatillas son cómodas, y vuelvo a la cama. Soy un pollo al ast en la cama, boca abajo. Lo que daría por no dormir sola a veces, planchada. Los pensamientos son edificios, monumentos ocupados y altos, largos, vistos desde abajo, en traje. Moneo, me meo. El miedo a dejar de ser la que fui, joder, es que no soy la que fui y me pregunto si lo seré mañana y sé que no. Sooooy, me duermo, soy un bucle flaquita, bachata, tontaina. Me insulto y café, ni tanto ni tan poco. Las varitas mágicas son distópicas pero como símbolo son cariñosas. Y adoro el cariño, el algodón, la madera, y la risa. Aguante Power. Y nos imagino a todas y a todos nosotros, al acostarnos, mirando el techo, intentando ser lo que somos. SOMOS, palíndromo y caos. La magia no existe pero nos la inventamos. ^—-*_¡A continuación la canción del post, que ya es suficiente pero no!

Read More

Ya no quiero escucharla más, pero en bucle:

Nov
4

Author:

1 Comment

La nueva masculinidadá

¿Qué hombre tiene miedo a sangrar? Supongo que todas.La culpa, el temor, la diferencia de ser parecidos, de no ser ni eso. Hoy me lo preguntaba, viendo una charla sobre la nueva masculinidad por streaming, vía el CCCB. Como mujer también me siento masculina, tengo dudas, y blabliblú. Pero, así como quien escribe un diario, siempre he sido muy Cronenberg. Nueva carne, tripas, y diseño gráfico. Por cierto, la semana que viene os presentaré el nuevo calendario que he creado para 2021, del cual ya os digo, sin síntoma de la impostora, que mola lo suyo. Recuerdo, cuando hice el taller con las ‘Girls who like porno’, o cuando publiqué ese libro con Norma Cómics, siempre en plan espía de las teorías de género en movimiento. Somos de carne y hueso, que no se nos olvide, aunque estemos o no en el sistema. Al escucharlos charlar sobre la nueva masculinidad, al intentar entrar en sus frases, he sentido que la teoría se comía lo real, que lo queer ya no estaba en ellos, que las citas ya no eran suyas. La nueva masculinidad es roja o no es. ¿Hasta qué punto el concepto de ‘culpa’ nos impide avanzar hasta lo más natural? Es difícil conectar cuando le falta acción a lo dicho, cuando una quiere gritar, cuando un plástico cubre el cielo. La nueva masculinidad, tiene gracia. Y, al terminar el streaming, escribo en mi libreta de ideas: LA ANTIGUA MASCULINIDAD ES LA NUEVA MASCULINIDAD. ¿Se referirían a eso? Masculinidad suena a músculo, y a mí me gusta apretarlos, hasta el no va más. Pero, ya os digo, ha sido una anotación a lo Marto. ^—*_¡A continuación la canción del post, enter de game!

Read More

Marion Cotillard – Enter The Game:

Nov
3

Author:

1 Comment

Apocalipsis Cobi

Esdevenir immortal i després morir’, hoy he ido al Raval por primera vez desde el Apocalipsis Cobi y he terminado el día volviendo. Joder, se acabaron los sueños de madrugada naval, las piernas de juventud, los pintalabios de kleenex, el mundo inmortal. ¿Te acuerdas de las noches que pasamos en el Kentuky?, le pregunto a Perdita. Un gato atravesaba su barra, de cuando Godard no era machista, de cuando aún no sabíamos de la extinción humana, de cuando el Cobi no era el Covid. Sí, me acuerdo de cuando había guiris, de esos croissants de madrugada, de estudiar diseño, del tren al amanecer. Hemos ido en coche, con gel, mascarilla y respeto. Señoras, a partir de ahora lo intentaremos. Ya en la exposición, comisariada por Caterina Almirall, gracias. A sabiendas de que nos volverán a encarcelar, sin tocar, sin respirar, os juro que no hemos respirado ni un momento, joder. Y hemos sido felices juntas, solas, para pensar. Miedo a ser muy feliz ante el arte contemporáneo for real. Antes de entrar, una bolsa de basura meada en la puerta, también meados en la puerta del párking, todo lo demás cerrado, códigos, nuevas leyes. Ladrillos de Petra. Hay huellas, hay tótems, hay papel apretado, vidrio, y un índex. Quiero gritar y no lo hago y siento un nudo en los pies, a lo google maps, y quiero que todo no sea tan triste y escribo, y ya no sé nada, y quiero no tener el miedo que tengo, y pisar la acera sin pesar, y quiero decirte, y quiero decir, que me doy vergüenza por no estar mejor. Soy el Cobi, lista para dormir sin despertar a media noche aunque me depierte siempre, para bailar en el hada, lo pasamos bien en el Kentuky. La dormidina como amuleto, la especie humana como decepción fantástica, nuestra amistad artística. La cultura es segura, pues sí, pero qué tristeza más grande, el miedo espectral, la decadencia de la distancia impuesta, la belleza sin nadie. ¿Barcelona se convertirá en la nueva Lisboa? En la exposición he sido feliz, un adiós preciado, hasta la comunión de vuelta. Fuimos, hemos sido, somos, seremos, amigas. Gracias por exisitir, el arte en fin. ^–*_¡A continuación la canción del post, de Astrud, para Perdita!

Read More

Astrud: El miedo que tengo

Fino y Personal

El dedo anular

jueves, octubre 29, 2020

Hoy me pregunto si nuestras vidas han cambiado para siempre con esto del covid, me lo pregunto también a nivel amoroso. Me quedo en silencio, ¿todos hemos sentido…

Read More

La vida es ancha a las ocho y media

sábado, septiembre 19, 2020

Me siento sola pero hoy, al llegar a casa, me he encontrado tres huevos y casi lloro. Una amiga me los ha dejado en la puerta, son huevos…

Read More