ago
6

Author:

3 Comments

In the mood of

03df21fc9bb7ba6cebcffae55476c038
Hace unas semanas reapareció un antiguo amor y fue muy extraño. Hacía más de siete años que no nos veíamos. Durante este tiempo él ha tenido una hija y vivió muchas aventuras que me estuvo contando con la energía de un mamut. Viajes increíbles, algunas cosas no tan geniales. Al final, contenta de saber que sigue bien, tan vivaz, le pregunté por qué quería verme y me dijo que se acordaba mucho de mí aunque no hubiésemos hablado en todo este tiempo. Acaba de separarse de su último amor y lo veía como con ganas de volver a empezar, de cambiar cosas del pasado tal vez. Me dijo cosas bonitas y entendí que, en realidad, no me estaba hablando directamente a mí sino a quién él fue, a quiénes fuimos, a su pasado. Hace más de siete años, pensé de nuevo. Recordamos algún anécdota cuyos detalles eran distintos para ambos y brindamos por ello. Al despedirnos me propuso quedar de nuevo, me quedé en blanco. Sería tan sencillo, pensé. Pero decliné esa opción. ¿Por qué?, me pregunto estos días mientras coso. Supongo que porque ya tengo mi vida, porque no me sentí identificada con la chica a la que parecía hablarle con tanta ilusión, porque aunque sí creo que la vida es en forma de espiral nosotros no brillamos lo suficiente, o al menos yo no lo recuerdo así. Y porque ahora estoy bien, más tranquila, y no quiero que esto se rompa aunque sé que se romperá igualmente, porque ninguna etapa es eterna. Y porque, pase lo que pase, prefiero el presente… Aunque me siga sintiendo sola, aunque en el amor nunca me haya ido de cuento. Prefiero no volver al pasado, aunque el Mamut sea ahora un gran hombre. ^–*_No se lo conté a nadie hasta ahora.
Read More

 

Banda sonora del día:

 

 

ago
2

Author:

1 Comment

A Handy Tip for the Easily Distracted


¿Os podéis creer que ayer, después del post que publiqué, me dio como una sensación de que agosto iba a ser demasiado corto? ¡Y eso que tiene 31 días, y eso que me quedo sola en la ciudad! Pero, fue el pasado mes de marzo cuando me di de tiempo hasta septiembre y he acabado disfrutando tanto de vivir en el bosque encantado que ahora vuelvo como a la realidad. Porque me propuse compartirlo a finales de verano, principios de otoño, y ya queda tan poco que he sentido nostalgia. Esta es mi última semana determinando patrones, cosiendo, acariciando modelos, ‘las crialturas’ que me gusta decir hacia mis adentros. Y ahora es como… 2 de agosto y aunque queden más de 30 días es como que todo lo que he creado, todo lo que he aprendido, va a volar, va a tomar nuevos significados. Miedo no es la sensación, es más bien misterio, intriga, y… melancolía. Supongo que mis creaciones tienen algunos de estos factores también. Bueno, melancólica siempre he sido. Hoy, empezando a analizar tipografías para rediseñar el logo me he dado cuenta de ello de manera redundante, hasta en el tracking. Lo más difícil, por contradictorio que suene, creo que va a ser en esta etapa marcarme mejor las pausas. Sí, esto me recuerda que ya que tengo este objetivo, aunque sea muy deseado, como es tan grande para mí debo respetarlo mucho y con pausas . Por ejemplo, ahora llevo como media hora intentando hacer una pausa y me cuesta mogollón relajarme. Es que estoy tan ilusionada que me duele el cuerpo de la tensión, una tensión justificada, y es que estoy tomando mogollón de decisiones creativas sola y me cuesta parar y validarlas sin volver a darle vueltas y otra vez decir que sí o que no. Pero tengo que validarlas, cuidarlas, tirar, darme la oportunidad de mejorarlas en el futuro si me equivoco en algunas cosas, y es como… ¡Ay, necesito desconectar un momento para seguir! ^—^_Por eso, me he decidido a escribir esta lista entorno a las pausas menos bucólicas pero que sean reales Read More

 

8 Pausas que sí podría vivir aunque sean muy normales…

1) Una pausa hámster -> Salir, da igual como esté, y dar tres, cuatro, vueltas a la manzana. Aunque no me apetezca. Salir con mi perro imaginario, que Obi está más de vacaciones ahora que nadie.
 
2) Una pausa amiguil -> Quedar con una amiga, ya sólo me quedan dos este agosto en la ciudad (y una se marcha el día 9), y hablar de todo menos del bosque encantado.
 
3) Pausa de sabor -> Una pausa en la que aproveche para tomar algo que agudice el sentido del gusto. Con caramelos de menta, polos hiper-congelados, cacahuetes con miel y azúcar. Algo que me devuelva el gusto desde otra perspectiva.
 
4) Pausa en Twitter -> Entrar, leer los últimos 20 tweets, pensar en cuál me ha sorprendido más, intentar pensar un poco en ello, aunque sea tonti, y hasta interactuar.
 
5) Pausa jardinil -> (esta me encanta) Dedicar un tiempo a las plantas, mirarlas, acercarme a ellas, tocar su tierra, vaporizar las que lo adoren, quitar alguna hoja seca propia del verano.
 
6) Pausa familiar -> Toda mi familia está fuera este agosto pero puedo comunicarme con ellos vía móvil, llamar a alguien de la familia para ver qué tal está, charlar un rato. Suele ser agradable.
 
7) Pausa de ducha -> Agosto es perfecto si te quieres duchar más de una o dos veces y suele ser relajante. En la ducha intentar sentir el agua, aunque sea jugando con su temperatura.

 

(que conste que intento no poner pausas creativas (de cine, música, series, docus, podcasts) porque no me ayudan a desconectar a nivel de relajación ya que lo que hago supone ya de creatividad y además ya forman parte del propio proceso cuando curro)

 

8) Pausa ‘dolce far niente’ -> Estirarme un rato en el sofá e intentar focalizar mi atención en el cuerpo y en lo blandito que se está o si no funciona pues mirar hacia la ventana. Si eso… Ya me pongo una alarma para no preocuparme por el tiempo, media hora o así. O sentarme en el balcón y contemplar el cielo o le que haya o lo que sienta o lo que aparezca aunque no aparezca nada en especial pero sea especial.

 

*Lo sé, debería ir al gimnasio y disfrutar de cocinar pero no me sale todavía.

 

Pink Floyd – Brain Damage.mp3

 

ago
1

Author:

1 Comment

Nebulosa en California

bucklow2

Cuando algo se me va un poco de las manos escribo para volver a agarrarlo, y escribo también por aquí. Hoy el día ha terminado entre amigos, se acaban de ir, pero ha empezado y ha sido un día bastante introspectivo hasta encontrarnos en la frutería del barrio, por destino o por casualidad. ¿Sabéis esa sensación de ‘ya’? ¿Conocéis la teoría del 80%? Pues en eso estoy, porque… Ay, soy tan perfeccionista, tan ‘más y más’ que hay momentos en los que debo aceptar mucho menos para dar espacio a ese más, aunque sea el dorado. Así que he redecorado el estudio para despejarme, he escirto un email, he compartido impresiones al anochecer, he intentado ser cuidadosa con el mundo y conmigo y con mi contexto y con las creaciones en sí. A mi perro Obi ya le han sacado los hierros de la tibia rota y está bien, se lo he dejado unos días a mis padres, porque donde están ellos estará mejor que aquí, ahora, en verano. Necesito estar sola para el final del principio. Porque me queda un mes y medio para el lanzamiento de mi nueva firma y estoy demasiado dentro de otro planeta nuevo, entrando en él. A veces, lo más difícil es entender que menos es más, y más siendo fan de Robert Venturi. Supongo que la creación tiene mucho que ver con la destrucción propia de su explosión, con la muerte de algo que da vida a otros mundos. Y, justo ahora, una supernova está sucediendo por estos lares para reconvertirse, como cuando redecoras o estás en el último estadio del proceso creativo. ¿Qué haré con el blog? ¿Cómo haré el cambio? ¿Qué pasará luego? ¿Será tan hermoso como imagino? Cuando una galaxia se forma  de nuevo todo es antes una gran nebulosa, y me agarro a eso, me agarro con las uñas pintadas. Empezando así unas vacaciones de curro auto-querido, las de este 2016. Vacaciones al fin y al cabo. ^___^_ Foto del post de Christopher Bucklow. Read More

 

Estas vacaciones me quedo en California:

 

 

 

jul
4

Author:

6 Comments

7 veces cansada

dadanoias-mirando

Recuerdo que en una entrevista no muy lejana Amélie Nothomb afirmaba que el acto de sentir hambre iba intrínsecamente ligado a las ganas de vivir, a lo que hoy tengo la osadía de añadir que sentirse cansada también va ligado a esas ganas de vivir aunque de otro modo, de otras ganas. Sí, hoy estoy cansada pero… Es hasta bueno, como si todavía pudiese más, un cansancio final. He llegado a casa, fuera zapatos, fuera sujetador, suspiro en el pasillo, Obi y yo solos en el estudio. Luego, me he sentado aquí a mirar el foro del curso que estoy haciendo sobre Business Craft y me he animado a pesar de todo. De hecho, no tengo hambre de lo cansada que estoy pero no quiero acostarme aún, quiero ese poquito más. En el sentido de haber jugado, andado, ido en tren, un tren congelado de aire, escrito, imaginado, no paro de darle vueltas a un nuevo animal. Porque ya empieza a ser demasiado tarde, por eso también estoy así de cansada y se nota, que ya basta por hoy. Ay, sí. Por eso, lo que menos me gusta de este post es que en realidad desearía tener hambre, pero siempre he sido demasiado melancólica para cenar. Vivir sola no ayuda. Ya no me imagino de otro modo, quiero decir que así estoy bastante bien, que ya lo intenté pero que, bueno, que adoro coser… Jo, es que no hay como estar cansada para apreciar la soledad de la mañana siguiente, ¿no? ^—*_¡Ay, qué tendrá que ver el amor de pareja con esto!

Read More

 

Cuando estoy cansada suelo tener 7 vidas…

 
1) No mirarme al espejo, paso de mis ojeras cuando estoy tan cansada, ji.

 
2) No llevar sujetador.
 

3) Poner bandas sonoras de las últimas pelis que he visto, en este caso la de ‘Youth’.

 
4) Entrar en el foro de mis colegas artesanas o de lebreles italianos y leer/mirar lo que me he perdido.

 
5) Escribirme algún whatsapp con Perdita.

 
6) Girar la cabeza hacia atrás, hacia el calendario de Fotogramas.

 
7) Pensar en quedarme un rato más.

 

 

Erótico

Foto del día 3-12-15 a las 21.17 #4

10 Apreciaciones eróticas del sistema muscular

Lunes, diciembre 7, 2015

¿Por qué tienes todas estas fichas sobre el cuerpo humano en la mesita de noche? ¡Ah, eso! Estoy intentando aprendérmelo mejor para una escena erótica que estoy escribiendo….

Read More

marta-castro-suarez

El erotismo de esperar

Miércoles, septiembre 30, 2015

El erotismo de esperar se me antoja elegante. Las pulsaciones de una niña, de una espía omnipresente cuyos informes gráficos ha enviado hoy por e-mail, directos a un…

Read More