Feb
7

Author:

1 Comment

Hacer es pensar

dadanoias-artesania

¿Os ha sucedido alguna vez que sois felices en clase? Estoy aprendiendo a bordar y está siendo una experiencia galáctica, con las manos. Aunque la clase se me pasa tan rápido como lenta me siento en mis primeros cameos. Hoy el helecho ha sido mi punto favorito. Y no puedo parar de imaginar todo lo que podré dibujar sobre el fieltro de lana cuando domine la técnica, si es que eso es posible del todo, tras galaxias de horas practicando. Además, la lectura del libro ‘El Artesano’, que me recomendó un gran profesor del que sigo aprendiendo aún y ya no ser su alumna a nivel formal, me anima a seguir, también me animan mucho vuestras primeras reseñas. A mirar mis manos como una herramienta con la que imaginar. Un don, la técnica con imaginación. Tocar, coser, recortar, para mí es ya tan bonito y fundamental como estar bien, como imaginar con el cuerpo. Supongo que algo así como lo que siente un músico con su instrumento. Crear con las manos es un acto que nos hace humanos, que nos devuelve al plano terrenal mirando hacia el cielo. Tal vez, de aquí la tremenda expresión: ‘HACER EL AMOR’. ^—^_¡A continuación algunos fragmentos de ‘El Artesano’ de Richard Sennett! Read More

 

Fragmentos de ‘El Artesano’ de Richard Sennett:

 

“La técnica tiene mala reputación; se le suele atribuir insensibilidad. Pero no es así como la ven las personas de manos muy bien adiestradas. Para ellas, la técnixa está íntimamente ligada a la expresión. […] Hace dos siglos, Immanuel Kant observó de paso: ‘La mano es la ventana de la mente’.” -Richard Sennett

 

“El taller es el hogar del artesano, expresión que debe entenderse históricamente en su sentido literal. […] Es fácil comprender el atractivo romántico que el taller-hogar ejercía sobre los socialistas que afrontaban por primera vez el paisaje industrial del siglo XIX. Karl Marx, Charles Fourier y Claude Saint-Simon veían en el taller un espacio de trabajo humano, donde también parecían encontrar un buen hogar, un lugar en el cual el trabajo y la vida se entremezclaban.” -Richard Sennett

 

“El maestro establece un patrón absoluto, cuya reproducción se demuestra a menudo imposible. Pero debería tomarse en serio el interrogante democrático que se acaba de formular. ¿Por qué tratar de recuperar la originalidad de otro? El lutier moderno quiere continuar con la empresa de fabricar violines; desea producir los mejores violines posibles de acuerdo con sus aptitudes, antes que quedarse inmovilizado, preso de la infructuosa imitación. Esta es la reafirmación de la práctica contra la perfección.” -Richard Sennett

 

“El saber artesanal se inspira en lo que aprenden los niños en el diálogo del juego con los materiales físicos, la disciplina para obedecer reglas y el progreso de la complejidad en el establecimiento de esas reglas. Sin embargo, pese a la universalidad del juego y a su riqueza de implicaciones para la vida adulta, el prejuicio moderno se aferra a la convicción de que sólo unas pocas personas tienen capacidad para realizar un trabajo verdaderamente bueno. […] Tal vez la manera de entender la habilidad sirva para clarificar ese prejuicio.” -Richard Sennett

 

 

Feb
6

Author:

1 Comment

Romper sin querer

tumblr_mwmsl0mbJ21rsyukao1_500

Las palmas, los ritmos, las teclas, y luego la melodía. Me encantan este tipo de canciones y las conversaciones en las que el lenguaje forma parte del juego. Los titubeos, los flashbacks que no vienen a cuento pero le dan sentido, o cuando pronuncias una palabra por otra. Mi camiseta favorita es una de David Delfín que consiste en una camiseta negra de tirantes cosida sobre una camiseta negra de manga corta cosida sobre una camiseta negra de manga larga, como un juego metalingüístico que llevas como básico, con acento dadá. Freud tenía una teoría propia entorno a todas esas palabras que decimos inconscientemente por otras, recuerdo que subrayé esa parte del libro y que me hizo feliz de jovencita. Desde entonces, cuando esto sucede siento un pellizco de alegría sincera, como cuando hablo con alguien que juega a crear mundos desde las propias palabras. Y echo de menos a Perdita en mi vida. A veces pienso que si estuviéramos en una serie los guionistas no permitirían tanto tiempo entre los sucesos importantes de nuestra vida, aunque es en los espacios dónde pasa lo que no se ve. ¿Os he dicho que cuando me enfado mi olfato se multiplica por mil? A veces hasta sé que me estoy enfadando por la nariz. Seguramente hasta podría enfadarme con el Universo si fuese astronauta. Lo malo es que, de tanto ponerme mi camiseta preferida, acabé rompiéndola. ^—*_¡A continuación, una lista de 10 cosas que he roto sin querer! Read More

Lista de 10 cosas que he roto sin querer:

 
1) Una relación. Sin querer.
 
2) El hielo con agujero en medio.
 
3) El espejo de Cenicienta.
 
4) Recuerdos que luego me han contado distintos.
 
5) Un papel firmado queriendo.
 
6) El aro de un sujetador que se clava.
 
7) El dedo de un calcetín.
 
8) El corazón. Tópico. Lo siento.
 
9) El mango del carro de la compra. Ahora carro con mango y celo.
 
10) El papel de regalo.

 

 

Canción del post:

 

 

Feb
6

Author:

2 Comments

Vivir el amor a lo Kaguya

kahlo-kaguya

¿Cuántos años, y digo años, hace que no he escrito un post impulsivo y de corazón que no haya borrado luego? Sí, seguramente este también lo borraré, ni yo lo sé. Empiezo hoy por el final: Estoy acostumbrada, demasiado, si eso es posible, a vivir sola. Ya son cuatro años, los suficientes para que mi piso parezca un jardín botánico, un mundo aparte. Y todo a principios de la treintena. Me lo he construido tierno. Un espacio en el que ya no es nada fácil entrar si no eres Obi o un libro o un cómic o una tela para bordar en la cama, sin un permiso que ya no sé. Siempre me ha incomodado que me toquen por sorpesa, que ocupen mi lado de la cama, que me marquen los tiempos en la ducha… Y, en las posibles relaciones que he vivido últimamente, también me ha llegado a molestar que me ocupen sin querer. A veces pienso que no soy normal, que veo a las parejas que viven juntas como algo que no anhelo. No sé, a mí me gusta el silencio extremo en casa, las películas que adoro cuando coso, las listas de música sin complejos, la nevera medio vacía. ¿Es posible que alguien, voluntariamente, quiera vivir y estar sola en su casa? Porque esto es lo que me sucede, yo ya no quiero vivir con nadie. Que ya me he acostumbrado y disfruto de cenar sola la mayor parte de noches de la semana, y que me encanta estar en mi mundo de fantasía sin que nadie lo rompa, ni yo. Ay, ya he dejado de buscar lo que no quiero encontrar. Y, en realidad, lo que me produce tristeza de todo esto es la paradoja. Esa de sentirse sola pero querer estar sola, a la vez. Pero es que adoro tanto ocupar toda la cama, aunque sea pequeña, ir por casa como si no hubiese tiempos, y despertarme de mal humor sin culparme por ello. Luego ya estoy bien. Y, no sé si es porque me he acostumbrado a mí, que ya no necesito que me acompañen físicamente, o que el mundo se ha girado. En broma, y no en broma, me veo soltera voluntaria, y hasta me hago bromas sobre ello cuando lo dudo, aunque en no broma hay noches que sueño al revés. Si de pequeña me llegan a decir que sería así a nivel sentimental me hubiese sorprendido mucho, aunque me hubiese puesto súper contenta de tener perro. Hoy, viendo la maravillosa película de ‘El Cuento de la Princesa Kaguya’ me he sentido mejor, más entendida, cómplice. Como la que mira a las ranas que son ranas, igual de maravillada pero ya está. Con amor. ^—*_¡Desde dónde se ve la Tierra! Read More

 

 

Canción Kaguya del post:

 

 

Feb
2

Author:

1 Comment

Las cosas del querer

banana-dadanoias

Hay palabras comestibles, algunas por su significado otras por su pronunciación. Banana lo es por las dos. Hoy me he dado el capricho de ‘Las Cosas del Querer’ de Flavita Banana, que adoro tanto como a la escritora Banana Yoshimoto. Y, no es broma, he comprado bananas al salir del gimnasio. Sí, que vuelvo a ir con mi vecina y amiga entusiasta, que a veces si no fuera por ella, ay. Coser tanto hay que combinarlo. Luego me he puesto la canción de ‘Las Cosas del Querer’, ¡qué buena la letra! Y, claro, mientras hacíamos elíptica, nivel 4, hablábamos de avanzar, de lo que aporta aprender mientras vives, pero de lo divertido e importante que es también aburrirse. Que ni tanto ni tan poco, y que mañana agujetas fijo. Que no hay abuelos en Instagram, y que sigue a una bloguer que conozco en persona y que es muy maja en sus dos versiones. Los años pasan, y las palabras cogen nuevos rumbos, distintos. Banana es una de ellas, entre los minions y Gumbail. La golosina que sabe a plástico amarillo con purpurina de azúcar. En realidad, este post es comestible en forma de brindis. La vida no tanto. ¿Mi palabra comestible favorita? Tal vez chicle, aunque también domingo. ^—*_¡A continuación del post 10 palabras comestibles que se me antojan ricas! Read More

 

10 palabras comestibles que se me antojan ricas:

 

1) MONO. Pronunciando la ‘m’ con ternura tiene gusto a cariño.

 

2) FRANCIA. Al principio es amarga pero es deliciosa.

 

3) GALA. Es corta pero llena.

 

4) HERVIR. Al pronunciarla te sientes mejor, más ardilla.

 

5) COSAS. Como rima tanto con todo es un gran condimento.

 

6) ASILA. Sabe a isla.

 

7) ALFOMBRA. Con sabor a edificio con magia.

 

8) ABRAZO. Es una palabra gimnástica, que tiene gusto a cuerpo.

 

9) NANA. ¿Notas el punto de sal?

 

10) SUAVE. Un gustazo, aunque al final raspa.

 

 

Erótico

Un post bello

Lunes, Mayo 19, 2014

Me gustaría escribir un post bello, tengo este propósito, como cuando te vas a beber una copa sola dentro de esta ilustración de Marta Altieri. Cuando aún hace…

Read More

Mi versión de TIERRA

Lunes, Mayo 12, 2014

Me apetece mucho escribir un post erótico con la lista SEXY for US de fondo. Por eso lo voy a hacer todo seguido. Voy a imaginar que te…

Read More