Abr
4

Author:

1 Comment

¿Qué es la vida sin erotismo?

¿Quién me acompaña si mis ojos que ven no pueden verte? -se pregunta el poeta chileno Miguel Arteche. Es la pregunta que está implícita en el mediometraje «Un Chant d’Amour» de Jean Genet. Escribo esto motivada, en parte, por esta otra pregunta: ¿Qué es la vida sin erotismo? Te parecerá familiar. Es que me hizo sentido -a partir de esta pregunta- volver a «Un Chant d’Amour». Entonces, qué delito han cometido, pues cada uno de los personajes esta en una celda. Una especie de cuarentena obligada por transgredir la ley de lo físico. Muy pronto, uno de ellos lanza el humo de su cigarrillo hacia la otra celda para combatir el olvido. Los muros son penetrables. Luego, se abre un río de onanismo en el que cada personaje aporta lo suyo. Los vigila un guardia y cada planeta tiene su guerra -pienso. El siglo de la carne se hace baile. Genet congela el gesto de la lengua sobre el labio, los besos, sobre los músculos del joven presidiario. Hay alguien que sopla y pasan los días perdiéndose como el humo. Luego de que algunas ensoñaciones invadan al guardia se instala un paréntesis en la imagen, llegando sólo a mostrar a un guardia a punta de pistola y cinturón, hasta perderse en el bosque los reclusos. En una palabra, allí ocurre lo que Jacques Lacan llamó forclusión. Ambos personajes -internados en el bosque- parecieran decir «ya no hay regreso». Sin desnudos si no los suficientes para enmarcar algunas escenas en la ‘L’autophotographie érotique’. No obstante, ese mismo guardia se pregunta si detrás de la puerta hay amor. Hacia el final, entonces, se responde: ¿Qué es la vida sin erotismo? La ayuda de Jean aquí es crucial, pues se aleja el guardia y uno de los hombres alcanza el ramo de flores. «Es asxifiante, es aterrador» -estamos en ese estadio- “pero nos arreglamos un poco”. ^—*_¡A continuación una escena preciosa de ‘Un Chant d’Amour’ de Jean Genet!
Read More

Abr
3

Author:

1 Comment

Lost In

Pues mira, como durante la cuarentena no voy a tomar decisiones importantes he decidido intentar soportarlo. No pongo la tele, ni la radio, aunque miro el móvil. Hago gimnasia fácil y me siento ridícula, pero sudo y me ducho, el resto del día no es fácil para nadie. Por lo menos estoy con Bill Murray, esta noche hemos quedado aunque no parece que le haga ilusión, es un cojín. ¿De qué sirve luchar cuando lo mejor es no salir de casa? Hoy mi gran amiga Sara cumple años, la idea de volver a vernos es maravillosa. Joder, no quiero caer en un estado de apatía, así que nos inventamos cosas para sobrevivir, un corazón de espadas. Sigo cosiendo mascarillas para mis allegados, pero ya no me queda goma elástica. El amor en tiempos de cuarentena, la idea de no lo sé. Una no puede decir que sí o que no cuando lo más importante es no contagiar. Hoy, por ejemplo, he ido a un cumpleaños virtual,  al suyo, y en la fiesta hemos compartido sueños eróticos con Picasso, ha sido de virus. ¿Qué es la vida sin erotismo? Yo no quiero acabar con la boca amordazada pero ya estamos en ese estadio. Es asxifiante, es aterrador, y nos arreglamos un poco.  ^—-*_¡Ay, a continuación la canción del post, en ‘Lost in Translation’! Read More

Abr
1

Author:

1 Comment

Walk on the home side

Sequedad de ojos. Un nuevo día con Bill Murray. Hago caldo con hueso de jamón. La mascarilla me hace sentir claustrofobia. No llevo paraguas. El piso se desordena solo mientras practico Parkour. Escribo un email, lo envío. Toco los azulejos azules del baño, miro Twitter. Parece enero en agosto. Coso con conferencias de fondo, Javier Gomà pasa de ‘ser libres’ al ‘ser libres juntos’. Disfruto con las video-llamadas caseras junto a Perdita. No miro las noticias. Abril, abriluco, el mes del cuco. Mi madre me llama por teléfono para preguntarme qué es esto del ‘zoom’. Me preocupa que se agote el café o el abono para plantas. Obi tiene las patas de pato, con membranas entre sus dedos. El lirio no deja de crecer y lo riego un poquito más. No voy a ir a la farmacia sólo por lo de los ojos, no me parece motivo suficiente. Estoy cambiando y sigo siendo la misma. Hola Bill Murray, mañana haré trinxat. Coso murciélagos de unicornio y estrellas. Me imagino en la orilla, un día hará sol en el balcón. De nuevo, ‘ser libres juntos’. ^—-^_¡A continuación una escena maravillosa del film ‘Tan lejos, tan cerca’ de Wim Wenders y una canción preciosa! Read More

Mar
31

Author:

2 Comments

Día 18 de confinamiento

Esta tarde, después de ducharme para entrar en calor, ¿me visto? Son las seis y media de la tarde, día 18 de confinamiento. Estirada en la cama en una toalla. Recibo ese mensaje que anima, elijo un pantalón negro que todavía me vale, una camiseta negra, y una chaqueta roja. ¿Me seco la melena? ¡Más me vale! Y aquí estoy, dos horas después, arreglada para cenar, 18 días a solas. No tengo hambre, no soy capaz de ver el telediario de esta noche, enciendo el imac. Lo de hacer gimnasia en el comedor es algo deprimente y me enredo. Intento coser, todavía no soy capaz de leer ficción. La tercera temporada de Ozark me ha parecido excelente, pienso en sus guionistas, en cómo estarán, y termino de coserle las orejas a un murciélago. ¿Cómo estamos en todo el mundo? No bien. El gobierno no tiene vergüenza, los políticos están demostrando una ineptitud que enciende mi rabia, llega el cobro de autónomos sin escrúpulos. Lo qué daría por un abrazo. Me siento en el balcón, intento respirar, aplaudo a las ocho, y siento el frío de este bicho, de esta primavera invernal. A día de hoy, soy la prima pelos, el Cousin It de la Familia Addams. Pienso en todas las personas que están hoy en el hospital, en la UCI, y aunque sea atea le doy las gracias a todas las personas que se juegan su salud por seguir aquí y envío todo mi amor a las y los afectados. No soy capaz de más, ahora mismo me doy permiso para estar muy triste, nos lo damos, y nos damos las manos desde cada casa, cenando en no-pijama y pijama formal. La distopía es verdad. Joder, mucho amor. ^—*_¡A continuación la escena del día 18 de confinamiento! Read More

Fino y Personal

Fase 0, fase dadá

sábado, mayo 9, 2020

¿Qué hacemos? No sé si os lo he contado pero tengo una colección de 7 braguitas con el nombre del día escrito en su frontal. Todo me parece…

Read More

Troncos en los pies

miércoles, mayo 6, 2020

El pasado no volverá a ser como antes. A veces, logro abstraerme y entrar en el mundo de los animales cosidos, otras me siento en el balcón de…

Read More