Visita Perdita

Ayer tuve mi primera visita, que rima con Perdita, y me hizo una trenza y me regaló un mono de algodón que quita el hipo de bonito. Vimos una peli, miramos por la gran ventana, y decidimos que en cuánto pueda andar iremos a la exposición de Fina Miralles a Barcelona y de David Bestué en Lleida. Así no me apretará la entrepierna al andar, le digo sobre el mono, es comonodísimo y súper cuqui. ¡Claro, yo me he comprado el mismo de otro color!, responde. Jo, ¿cuántos años hace que somos amigas? Más de veinte. Toma, un elefante rosa para tu sobrinita. La ventana es grande y empiezo a andar y tengo ganas de dar, aunque suspiro con tristeza al explicarle cosas de mi ruptura amorosa. El pasillo es un rally y el baño se ha convertido en el mismísimo plantenarium, porque cada vez que hago pis veo las estrellas y tengo que lavarme en la ducha y secarme con el secador, hasta que se hace la noche, pero cada día a mejor. Y vuelvo a la soltería, y me emociono máximo cada vez que recibo un feedback de los últimos muñecos que vendí al cerrar la tienda, y no tengo ni idea de que voy a hacer dentro de dos meses, pero que importante la espera, mientras aceptamos la vidadá. Al acostarme, dishice la trenza en la almohada, de hada. ^—*_¡A continuación la canción del día, dedicada a Perdita!

You’ve Got a Friend in Me – Randy Newman ->

One Comment on “Visita Perdita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *