Pongo de dónde me pongo

Ayer, mi madre, mientras hablábamos por el móvil, me dijo que me tenía que colgar porque no encontraba su teléfono móvil. ¡Qué os voy a contar tras casi un año de confinamiento! Así que me paso los findes viendo youtubes sobre decoración minimalista, limpieza, y autoestima estoica. ¿Dónde lo pongo? Ya no me queda ni uno por casa y, en el fondo, esto le quita el mojo. Mamá, pero si lo tienes en la mano, le digo mientras nos da un ataque de risa y luego se pone seria para preguntarme si también voy a descartar sus creaciones de barro. ¡Eso no son pongos mamá, eso es amor! Ahora mismo estoy derrotada, aunque siga sintiéndome afortunada y no me parezca horrible que mi casa empiece a parecer un hotel, joder qué no-absurdo todo. Mamá, te quiero mucho, le digo cada noche hasta que se olvida de que soy una voz. Llegados a este punto, me pregunto qué fue de esa ilusión por el absurdo aberrante, por el kitsch de Robert Venturi, y por la vida eterna. Como la trucha al trucho, te quiero mucho, le digo. ¿Y si yo también soy un pongo? Siempre metida en casa, con toque de queda, con miedo, creo que con un virus o troyano en el imac que no tengo pasta para sustituir, y con esas diminutas pero grandes ganas de ser feliz a pesar de qué mierda todo, pero no ahora. Recuerdo cuando empezó todo, con el robot del presi en la tele, pero a la vez empiezo a olvidar la inocencia del antes. Suspiro por el ante. Cultura es vivir, es amar, y también es darse cancha para seguir pensando que de algún modo esto también pasará, hasta nuestro teléfono móvil. ¿Sabéis que os tengo mucho cariño? Todo, absolutamente todo, rima. Cucurucho.^—*_¡A continuación la nueva canción de Maria Arnal i Marcel Bagés, Fiera de mí!

Maria Arnal i Marcel Bagés – FIERA DE MÍ ->

One Comment on “Pongo de dónde me pongo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *