Palomitas blandas

Nos pasa que estamos blanditas, que algo profundo nos pasa, que nos toque de queda mal. Ayer comí palomitas en la cama mientras veía la segunda temporada de la serie ‘After Life’, antes de dar por finiquitada mi suscripción a Netflix y tomar cualquier decisión más allá. Y lloré, lloré a lágrima viva, junto a Ricky Gervais. Luego, sin querer, a las cinco de la mañana, con la mano derecha dentro de la bolsa de papel de mircroondas y una incomprensión difícil de explicar por la vida, desperté de nuevo. Hola Bill Murray, ¿todavía es tu Navidad? Tiene gracias, lo del día de la Marmota, digo. Al redespertar he cosido sin parar, y menos mal que me encanta. ¿Qué narices nos pasa? Definitivamente, creo que esta pandemia nos está afectando más de lo que somos conscientes, que ya es mucho de por sí; me estoy alejando de todo, hasta de mis mejores amigas, mientras intento estar bien sin estar con nadie. Culpable de no poder más y seguir, por estar en modo ‘batería baja’, sin la esperanza de que todo volverá a ser igual. Yo qué sé, esto no es fácil para nadie y, sin embargo, soy muy consciente de la suerte que tenemos muchas y muchos, por poder estar aquí, en modo calefacción, y ya está. Respiro, miro la lavadora un rato, llamo a mi madre. Mi abuela no tenía amigas de infancia, más que nada porque pasó una post-guerra y tuvo que sobrevivir, no creo que una pandemia pueda equipararse a una guerra pero sí a un gran cambio vital. Y es difícil, cuando te das cuenta de que tal vez, antes y casi antes, no todo fuese tal y como lo vivieses súper antes del coronavirus, que estás cambiando, que la salud es lo primero, mental y psicológicamente hablando. Que ya no tengo ganas de videollamadas, mensajes ni emails. Nos pasa que estamos tristes, y que a la vez nos tenemos que cuidar mucho, de un modo inédito a nuestro pasado inmediato, de un modo extraño y agónico. Y, nos pasa porque esto empieza a ser terrorífico. Joder, es raro despertar rodeada de palomitas blandas, intentar sacarle el lado cómico, prepararte y tomar un café, y seguir durmiendo hasta que sigues despierta. ^—*_¡A continuación la canción del día, de La Vie d’Adèle!

I Follow Rivers – La Vie d’Adèle:

2 Comments on “Palomitas blandas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *