Mi madre y la rellamada

«Te tengo que colgar porque ya no sé que más decirte», como si me fuera a dejar, mi madre tiene frases lapidantes cuando se despide por el móvil, cual Goethe antes de darte un zasca. Y colgamos, y nos reímos por dentro, a sabiendas de que volverá a llamar. Mi madre, cuando le cuentas cosas peligrosas, como que el local de abajo sigue en alquiler o que no he sido capaz de quedar con mi amiga porque estoy menstrual total, suspira con tanto ahínco que el fin del mundo ha llegado para quedarse. Ay, guarda para cuando no hay, que le decía mi abuela. Y me río, y me contagia el suspiro, y nos damos ánimos con un humor que roza lo lírico. También se lleva plantas de mi piso cuando considera que tengo demasiadas o que se me desmadran. ¡Pero, ah, cuidado, la rellamada! Porque mi madre, a la media hora de haber colgado de golpe, siempre me vuelve a llamar. La rellamada consiste en una segunda llamada rápida, vinculada a la anterior, en la que concreta una idea o pensamiento que es valioso y que olvidó decirte al respecto. Tal vez sea la moraleja, no lo sé, pero me hace volver a reír. Es importante, escucha bien lo que te digo, por eso te he vuelto a llamar, dice, y cuelga de modo muy rápido otra vez. Ella es de piel muy blanca y ojos verdes, es muy celta, bonita, con su pelo nube y un respeto por la vida que admiro con colchoneta. La quiero tanto que si no me hace la rellamada hasta me preocupa un poco, aunque entonces sé que estuvo con sus cosas y que recibiré un ‘bona nit con emoji corazón’ por whatsapp. A mi madre le encanta que el corazón rojo tenga latido en el chat, dice que es muy bonito y le encantó descubrir que si lo envías a solas pues late. La verdad, y esto es lo que quería escribir, es que la quiero mucho, como la trucha al trucho, cucurucho. Porque ella, y su rellamadadá, cuando ya no tiene nada que decir cuelga, es amor. La vida es ancha, me dice antes de volver a colgar. ^—*_¡A continuación una canción para ella, espero que te guste mamá, de Coque Malla, con todo mi cariño por su padre!

ES

Coque Malla – No puedo vivir sin ti:

2 Comments on “Mi madre y la rellamada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *