Redemption en el balcón

Desde que nos confinaron que empecé a pasar muchas horas en el balcón, estrecho pero suficiente para una mesita plegable con su silla trenzada. Y suspiro, y pongo una lavadora, y miro las nubes, y escucho la radio, y recuerdo un futuro distinto. Creo que lo hago porque, en estos meses de pandemia, estoy aprendiendo a esperar. A esperarte. Una de las cosas que tuve claras desde el principio, tal vez la única, es que durante el confinamiento será mejor no tomar decisiones vitales. Hoy, mirando las plantas, me he dado cuenta de que al esperar he encontrado un espacio para pensar, y también me he dado cuenta de que el ciclamen morirá cuando llegue la primavera si sigo regándolo tanto. Plantas de invierno, difíciles de entender, preciosas. Últimamente tengo insomnio matutino, y me levanto sin querer, y veo amanecer, y veo la chimenea donde vive mi padre, y me dan ganas de ir a abrazarlo pero está prohibido porque tengo miedo vital. Así que me hago un segundo café, miro el móvil, envío una foto con corazón, y espero. ¿Y si la vida fuese una espera? Yo qué sé, no me quiero poner bergmaniana. Desde el confinamiento, redemption en el balcón. ^—*_¡A continuación la canción del post, de Beyonce & Eddie Vedder!

Beyonce & Eddie Vedder – Redemption Song:

One Comment on “Redemption en el balcón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *