Un otro maravilloso

Hoy he descubierto que Dios, en la Capilla Sixtina, está dibujado dentro de un cerebro. Me encanta tocar con un dedo, otro dedo. Tal vez, estoy segura de ello, me corté un trozo del dedo anular con la mandolina para no abandonar la carne, o por intentar avanzar, y porque sí. Hoy he visto ‘Apples’ de Christos Niko y me he emocionado al coser. Convertirme en una mujer adulta está siendo una experiencia paradójica, identitaria, con grandes sorpresas y rituales, a nivel social, familiar, amoroso. ¿Sabéis ese chiste en el que una persona le dice a otra que no piense tanto en el pasado y esta le contesta que es profesor de historia? Pues creo que este es el chiste de mi vida, que es justo como me he sentido al ver a Dios intentando salir de un cerebro humano, aunque en mi caso Dios sería mujer, con su abrazo alargado, tocándose en el placer. La felicidad reptiliana, la lectura en voz alta. No creo que exista un instrumento más emocional y próximo a la alma humana que el violín y la viola, que la poesía sonora, pienso al escribir con el spotify de fondo y el perro a medio dormir. Todas las mañanas del mundo de Jordi Savall, un principio de amor, un siempre dentro, cautivos por nuestros sueños reales . Recuerdos, pensamientos. Quiero vivir y me siento culpable, será esa mi reminiscencia cristiana. Según Enrique Lynch, descanse en paz, la memoria son pensamientos, y el tiempo es una extensión, nuestra argumentación. Suspiro, busco artículos suyos, me ducho y me curo el dedo, vida y muerte en un sí. Descubrir algo excepcional, a un otro maravilloso, es en realidad una ‘petite mort’, un querer seguir, y así hasta que cierro la puerta, en este invento con llave abierta. Toque de queda. Ayer por la noche, al sacar al perro, me dejé las llaves dentro y me sentí perdida. El cine griego contemporáneo, la comida india, las piernas fuertes. Hoy he descubierto que la estructura no es temporal. El llavero, ay.^—*_¡A continuación la canción del post, Capriccio for 2 Violins Op. 8, No. 14!

Capriccio for 2 Violins Op. 8 No. 14, «Per sonare il violino con tre corde a modo di lira»

3 Comments on “Un otro maravilloso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *