Apocalipsis Cobi

Esdevenir immortal i després morir’, hoy he ido al Raval por primera vez desde el Apocalipsis Cobi y he terminado el día volviendo. Joder, se acabaron los sueños de madrugada naval, las piernas de juventud, los pintalabios de kleenex, el mundo inmortal. ¿Te acuerdas de las noches que pasamos en el Kentuky?, le pregunto a Perdita. Un gato atravesaba su barra, de cuando Godard no era machista, de cuando aún no sabíamos de la extinción humana, de cuando el Cobi no era el Covid. Sí, me acuerdo de cuando había guiris, de esos croissants de madrugada, de estudiar diseño, del tren al amanecer. Hemos ido en coche, con gel, mascarilla y respeto. Señoras, a partir de ahora lo intentaremos. Ya en la exposición, comisariada por Caterina Almirall, gracias. A sabiendas de que nos volverán a encarcelar, sin tocar, sin respirar, os juro que no hemos respirado ni un momento, joder. Y hemos sido felices juntas, solas, para pensar. Miedo a ser muy feliz ante el arte contemporáneo for real. Antes de entrar, una bolsa de basura meada en la puerta, también meados en la puerta del párking, todo lo demás cerrado, códigos, nuevas leyes. Ladrillos de Petra. Hay huellas, hay tótems, hay papel apretado, vidrio, y un índex. Quiero gritar y no lo hago y siento un nudo en los pies, a lo google maps, y quiero que todo no sea tan triste y escribo, y ya no sé nada, y quiero no tener el miedo que tengo, y pisar la acera sin pesar, y quiero decirte, y quiero decir, que me doy vergüenza por no estar mejor. Soy el Cobi, lista para dormir sin despertar a media noche aunque me depierte siempre, para bailar en el hada, lo pasamos bien en el Kentuky. La dormidina como amuleto, la especie humana como decepción fantástica, nuestra amistad artística. La cultura es segura, pues sí, pero qué tristeza más grande, el miedo espectral, la decadencia de la distancia impuesta, la belleza sin nadie. ¿Barcelona se convertirá en la nueva Lisboa? En la exposición he sido feliz, un adiós preciado, hasta la comunión de vuelta. Fuimos, hemos sido, somos, seremos, amigas. Gracias por exisitir, el arte en fin. ^–*_¡A continuación la canción del post, de Astrud, para Perdita!

Astrud: El miedo que tengo

One Comment on “Apocalipsis Cobi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *