In dieser Stadt

Vivo en el Springfield de cercanías, le digo mientras cruzamos la calle del ayuntamiento, tan cerca del ambulatorio, un poco más allá del súper que abre hasta tarde. Intento no tocarme la cara y me la toco al coger el móvil. Al mediodía, escucho a mi vecino tocar el saxofón y no sé cómo reaccionar al comprender que está versionando ‘Despacito’ en versión jazz, mientras intento cocinar pollo tikka massala con la radio de fondo y un vídeo de youtube con otra mujer cocinando tikka massala. Me faltan ingredientes y uso el martillo como mortero. El perro está en el balcón, estirado. Siento una extraña sensación de alivio al golpear las almendras en una bolsa de plástico y las añado, también me gusta mucho el café. Miro otra vez el móvil, me da tiempo de ducharme. Por la tarde, al menos el arroz quedó genial, sigo con el diseño del calendario de 2021. Pausa, fumo un cigarro en el balcón, abajo veo la terraza del bar de siempre cerrada, al lado de la papelería. Es como si volviéramos a estar confinadas, ¿lo estamos? No voy a ver el telediario esta noche, ni First Dates, ni Filmin. Me siento, escribo un email, me da por escuchar la playlist de ‘Descubrimientos Semanales’ y aquí estoy, con el calefactor y el perro. Esta mañana he ido a correos, alguien ha comprado la ratoncita de Navidad y le he añadido un detalle, una postal y muchas gracias. Aún quedan tres horas para que vuelva a ser mañana en mi ciudad normal. In dieser Stadt. Mañana limpiaré la campana, terminaré la portadadá, y apretaré el enter. Soy afortunada y salir es algo se me antoja de cerca. Vamos Obi, le digo a mi perro, que hace frío. ^—*_¡A continuación la canción del día, de Paolo Conte!

Ay:

2 Comments on “In dieser Stadt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *