La lotería de los cacahuetes

Los cacahuetes son semillas, crecen bajo tierra, y quedan genial en la comida tailandesa. Al volver hacia casa, hoy he hecho algo impropio, súper idiota, y me he comprado un número para el bote del Euromillón; si me tocase sería de esas que solo se lo contaría a su núcleo familiar y a dos amigas. Mi sobrina dice que, cuando ella tenga casa propia, sin saber que cita a Virgina Woolf a lo grande, pondrá los cuadros a ras de suelo para que su futuro lebrel pueda también disfrutarlos, eso me ha hecho pensar en lo egocéntricos que somos los adultos al colgarlos tan arriba. Los cacahuetes son ricos pero son como las zanahorias, con h intercalada e introvertidos, buenísimos en salsas curradas, con langostinos, con curry. Hacía muchos años que no compraba un número de lotería porque a mi pobre abuela, que era asidua a la ilusión de los de cercanías, nunca le tocó nada; aunque tenía fe y eso era lo que la hacía tan viva. Justo hoy, en el restaurante tailandés, me he quedado pensando en ella, la quise y la quiero mucho, pensando en ella junto a mi hermana, oliendo su albahaca y picando de esos cacahuetes salados tan ricos que ponía en sus platitos traslúcidos. Si me tocase, maldita lotería de cercanías, también lo compartiría con ellas, en educación y cultura, siempre, pero creo que seguiría aquí, viviendo parecido a como lo hago ahora, desde una línea temporal modificada por Ted Chiang, en la cáscara de un respiro. Y, mientras seguía hablando con ella, con mi sobrina hermosa, mientras le dábamos al collage, le he comentado el caso de Elliott Erwitt → Ese fotógrafo que bajaba su cámara hasta las cabezas de los perros para mostrar la ciudad desde su perspectiva animal. Estaría bonita una serie de fotografías de nuestros rostros al comprar un cupón como tías, a sabiendas de que no nos tocará pero, y aquí espero de pero, que si nos tocara, si nos cayera ese rayo, sería también para ellas. Este viernes es el sorteo, la lotería de los cacahuetes. ^—*_¡A continuación la canción del día, de Reverdecer y su Perotá Chingón!

Reverdecer y su Perotá Chingón:

One Comment on “La lotería de los cacahuetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *