Pure Imagination

Debajo de mi casa hay la típica tienda de caramelos de plástico y colorines. Esponjas, setas, moras, serpientes y piruletas, a veces entro y me permito volver a finales de los ochenta. Recuerdo que un día, de peque, me hice pis encima en una de estas tiendas, con veinte pesetas en la mano y la vergüenza de aceptar que la felicidad me había ganado de por vida, pagué avergonzada y me fui corriendo a casa, con los pantalones empapados. Me gustaban demasiado así que me comí las chuches antes de entrar en la ducha, llorando. ¿Pero qué ha pasado?, preguntaba mi madre desde la puerta. ¡Déjame, no entres, no entres! Ese día fue la última vez de mi vida en el que me lo hice encima, muchos años después ya me vino la regla, los amores, y hasta hoy. Lo malo es que ahora me da mucha vergüenza comer chuches y suelo hacerlo a escondidas en casa, aunque viva sola, y lo bueno es que todavía no sé qué es lo bueno. Bueno, sí. Que la tiendecita sigue abierta tras la pandemia, que me encanta ducharme con música de los ochenta, y que sigo no acordándome de mi calendario menstrual, ¿y el amor? Ay, los pantalones. ^—*_¡A continuación la canción del post, en un mundo de caramelos!

 

Gene Wilder – Pure Imagination:

 

 

One Comment on “Pure Imagination

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *