Reverdecer

El barrio se llena de vida y entre todas nos esforzamos por no re-colocarnos la mascarilla todo el rato. Madre mía forever. Esta tarde he ido hasta la floristería de toda la vida, como agradecimiento por los dos ramos que creó para las personas a las que les envié flores durante el confinamiento, y me ha contado que no esperaba tanto cariño y apoyo por parte de todos los vecinos, que tuvo que crear la web en una semana y que hoy no hay fallecidos y que tal vez lo consigamos. Y nos hemos llamado por nuestros nombres de verde, Carlota, Marta. Sigo paseando y ando, y me topo con una amiga de clases de costura, y queremos abrazarnos, y nos ponemos a reír a dos metros hacia el cielo, ¡ay, qué bien, qué guapa estás! Vuelvo a recolocarme la mascarilla sin querer. Por la mañana, en la oficina de Correos, he sentido un agradecimiento enorme, gracias también por estar allí, con pila. Ando y saludo a un perrito al revés, tal vez a los perros les pase como a nosotras y conozcan mejor a los dueñas que les acompañamos que a sus amores. Vale, todavía estamos en fase 1. Ya estoy en casa otra vez, ¿tan rápido? De la floristería no he podido evitar llevarme un ramillete de liliums en papel de estraza, me encanta su aroma, fuck. ¿Y si lo conseguimos, y si hay vacuna pronto, y si no cierran nuestros comercios de barrio?, pienso al quitarme las deportivas y dejar las llaves en el zapatero, y me cambio, e intento hacerme la cena como si no llevara tres meses cenando a solas. No quiero que llegue este otoño, nunca. No sé si lo conseguiremos, lo de no tocarnos la cara ni a los demás, pero lo hacemos lo mejor que podemos, con amor. Hola junio.^–*_¡A continuación la canción del día, Reverdecer!

Reverdecer:

 

 

 

2 Comments on “Reverdecer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *