De vista

¿No os pasa que ahora miráis más a los ojos de las personas? Sí, salir con mascarilla es distópico, y es bastante angustiante, pero esta tarde he descubierto que, a la que ya llevas un buen rato intentando ser un poquito feliz, te das cuenta de que al andar nos intentamos sonreír con los ojos. Entre nosotras. Hoy, me he cruzado con varias vecinas a dos metros, he ido a la mercería y a por Aloe Vera, y creo que he sentido algo ‘bueno’. Ese no sé qué que sé yo, he sentido esperanza, alianza. Ganas de mirarte directamente a los ojos. Así que he seguido, y he andado y he andado, con mi pequeño sabueso, hasta el tercer barrio, hasta regresar a la cueva. ¿Así que esto es la nueva normalidad? Me duelen un poco los tobillos y me canso más que antes, pero qué bien, qué bien la calle, qué bien el espacio público, el campanario, los árboles en primavera. Me da la sensación de que todo ha cambiado para siempre y sin embargo siento un cariño antiguo por la ciudad, un amor que antes daba por hecho y que ahora agradezco sin más. Que tengo ganas de más. Joder, qué cursi suena esto, pero es que es el primer día en dos meses en el que podré dormir menos triste. Michael Ende decía que ‘el exterior construye nuestro marco vital’, y tenía razón. Esto va a ser muy duro pero el erotismo está aquí. ^—*_’¡A continuación la canción del día!

Gnè, Gnè:

 

 

One Comment on “De vista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *