Nunca estoy

¿Cuándo fue nuestro último abrazo?  Nunca estoy. Cuarenta días sin tocar ni ser tocada. Limpio y tengo sueños extraños, tengo miedo y me ducho llorando. Ver a alguien en persona me recuerda, sobre todo cuando veo a alguien a quién amo tanto, que no puedo acercarme a ella. Me pongo colonia de hombre. Esto empieza a afectarme más allá de las notas, aunque esté bien, aunque no lo acepte a nivel radical. Escucho podcasts, conferencias de amor, entro en filmin, hago estiramientos, leo un libro de Elvira Lindo, diseño muñecos futuros, y hasta canto vía skype con amigas que adoraré siempre, charlamos sobre nuestros miedos. Nadie al intentar tocarte. Me estiro en el suelo del balcón si hace sol. Cada vez me parezco más a mi hermana mayor, a mi madre. En realidad, recuerdo perfectamente ese último abrazo antes del confinamiento y no quiero compartirlo con nadie. Me gusta el nuevo tema de C.Tangana. Esto es fucking hard. Cerré la puerta y tuve mucho miedo, lloré antes de estar tan triste, pero no tanto como hoy, ¿hasta cuándo? Tú me acostumbraste, porque nunca estoy, y porque estar triste también es estar, y disimularlo sería imbécil, pero es un estar que duele. Somos piel, somos olor de camiseta, también somos eso al recordar, células que se multiplican al expirar. Nadie y todo el mundo, eso es. Lo que hay. Guardo el termómetro de mercurio de cuando era una niña si es que ya no lo soy, lo comparto digitalmente, hablo con Chile, y espero una buena noticia que no llega ni en sueños realistas. Ese abrazo, ese estornudo gracioso. Daría lo que fuese por un espacio anacrónico, a lo bruto, en nuestro último quiero. ^—*-¡Ay, a continuaciónel nuevo tema de Tangana, ‘Nunca Estoy’!

 

 Nunca Estoy:

 
<
 

One Comment on “Nunca estoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *