Receta para un día de Conmuyfinamiento Dadá

Hola, bienvenidas e idos a un nuevo episodio de ‘Con-Muy-Fina-Miento Dadá’. Hoy, compartiré cómo se prepara un buen día de confinamiento. La gente cree que es un proceso fácil y sencillo pero es algo más complicado de lo que parece. Sacamos una olla gigante, si puede ser de hierro mejor que de aluminio, aunque funcionan igual, y subimos la persiana de la ventana más próxima. Como iréis viendo, se trata de una combinación de ingredientes complejos muy delicada. Abrimos el armario de la ropa, nos quitamos el pijama al bostezar, elegimos un pantalón y una camiseta bien colorida, evitando los alimentos grises, y nos vestimos de un salto. Luego, elegimos unas cuantas reminiscencias del día anterior, con abundante café, un terrón de azúcar, y nos fijamos en las pequeñas variaciones y el punto de esperanza que lanzamos en su interior. En un bol aparte, mezclamos algunos recuerdos del pasado pre-covid con algunos post-covid y contestamos un par de emails o mensajes con amor o/y amabilidad chisposa. La receta puede ser para una o para cuatro personas, al gusto del o de la confinada. Amor, pasiones, obligaciones, emociones, y todas esas iones, las añadimos con un poco de gel antibacteriano. Es muy importante lavarse las manos entre paso y paso. Volcamos el bol en la olla y la tapamos con manualidades varias. Añadimos una pizca de música y podcasts en la olla, evitando telediarios y mass media, apocalipsis, pensamientos inútiles, y aceptación radical. ¡Listo! Removemos la olla cuando estemos aburridas y la dejamos a fuego lento unas horas. Cuando sintáis que no podéis más, añadimos unas cuantas pausas en el balcón y, por la tarde, es muy importante hacer un poquito de deporte para que la levadura del pijama haga su efecto. Por último, ya casi estamos, al llegar la noche, añadimos una ducha o un rato de cariño desmedido, crema hidratante o aceite de almendras, y ternura abundante. Hablo bajito para ir entrando en modo off y que nuestra voz interior no nos quite el sueño. Y así es, amigas y amigos míos, como degustamos un buen día de confinamiento. Si por cualquier cosa peligrosa durante el proceso de cocción se os quemase, pasara o quedara mal, no os preocupéis porque no es una receta fácil y sólo con la práctica llega a salir al dente. Que aprofiti! ^—*_¡Receta inspirada en ‘La Ciencia de los Sueños’ de Gondry, que os enlazo a continuación del post!

 

Ay:

 


 

One Comment on “Receta para un día de Conmuyfinamiento Dadá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *