Lost In

Pues mira, como durante la cuarentena no voy a tomar decisiones importantes he decidido intentar soportarlo. No pongo la tele, ni la radio, aunque miro el móvil. Hago gimnasia fácil y me siento ridícula, pero sudo y me ducho, el resto del día no es fácil para nadie. Por lo menos estoy con Bill Murray, esta noche hemos quedado aunque no parece que le haga ilusión, es un cojín. ¿De qué sirve luchar cuando lo mejor es no salir de casa? Hoy mi gran amiga Sara cumple años, la idea de volver a vernos es maravillosa. Joder, no quiero caer en un estado de apatía, así que nos inventamos cosas para sobrevivir, un corazón de espadas. Sigo cosiendo mascarillas para mis allegados, pero ya no me queda goma elástica. El amor en tiempos de cuarentena, la idea de no lo sé. Una no puede decir que sí o que no cuando lo más importante es no contagiar. Hoy, por ejemplo, he ido a un cumpleaños virtual,  al suyo, y en la fiesta hemos compartido sueños eróticos con Picasso, ha sido de virus. ¿Qué es la vida sin erotismo? Yo no quiero acabar con la boca amordazada pero ya estamos en ese estadio. Es asxifiante, es aterrador, y nos arreglamos un poco.  ^—-*_¡Ay, a continuación la canción del post, en ‘Lost in Translation’!

 

Ay:

 

 

One Comment on “Lost In

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *