Día 18 de confinamiento

Esta tarde, después de ducharme para entrar en calor, ¿me visto? Son las seis y media de la tarde, día 18 de confinamiento. Estirada en la cama en una toalla. Recibo ese mensaje que anima, elijo un pantalón negro que todavía me vale, una camiseta negra, y una chaqueta roja. ¿Me seco la melena? ¡Más me vale! Y aquí estoy, dos horas después, arreglada para cenar, 18 días a solas. No tengo hambre, no soy capaz de ver el telediario de esta noche, enciendo el imac. Lo de hacer gimnasia en el comedor es algo deprimente y me enredo. Intento coser, todavía no soy capaz de leer ficción. La tercera temporada de Ozark me ha parecido excelente, pienso en sus guionistas, en cómo estarán, y termino de coserle las orejas a un murciélago. ¿Cómo estamos en todo el mundo? No bien. El gobierno no tiene vergüenza, los políticos están demostrando una ineptitud que enciende mi rabia, llega el cobro de autónomos sin escrúpulos. Lo qué daría por un abrazo. Me siento en el balcón, intento respirar, aplaudo a las ocho, y siento el frío de este bicho, de esta primavera invernal. A día de hoy, soy la prima pelos, el Cousin It de la Familia Addams. Pienso en todas las personas que están hoy en el hospital, en la UCI, y aunque sea atea le doy las gracias a todas las personas que se juegan su salud por seguir aquí y envío todo mi amor a las y los afectados. No soy capaz de más, ahora mismo me doy permiso para estar muy triste, nos lo damos, y nos damos las manos desde cada casa, cenando en no-pijama y pijama formal. La distopía es verdad. Joder, mucho amor. ^—*_¡A continuación la escena del día 18 de confinamiento!

 

Ay:

 

 

2 Comments on “Día 18 de confinamiento

  1. espero que esto este terminando… por el bien de todos…

    y después a ponerle onda y a hacer las kosas mejor eh!!

    besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *