Después


El 8 de marzo es nuestro día de todos los días. Lo llaman el despertar, ese momento en el que tomas consciencia de que eres o debes ser feminista. Tardé, pero ya. Por mis privilegios, o por el patriarcado tan asumido como normal, tardé demasiados años en abrir los ojos con el rímel corrido y unas ganas tremendas por vivir, por morir, por sentir que me costaba respirar y por empezar a sentir mis respiraciones desde el estómago que compartimos todas. Intento no culparme, bastante culpa nos impusieron ya ante el deber, bastante tristeza se clavó en mi melancolía eterna, y ahora sé que esta lucha es tan importante para todas como para vosotros. Es irreversible. Ya no hay marcha atrás, y si la hubiese por lo menos hoy nos daremos cuenta. Y me alegro, y sigo sintiéndome mal, y lloro, y me lo paso en grande, e intento sentir mi ira, y amar más allá de lo que no supe. A veces no lo logro, y otras me siento una valiente ya sólo por darme cuenta. Hasta grito. Me anima, y me hace muy feliz, saber que estamos juntas en todos los días del día. Lo conseguimos, pasado, presente y futuro. Lo estamos haciendo realidad, ¿verdad? Somos, fuimos y seremos: MUJERES. ^—*_¡A continuación la canción del día, de Bebe y Los Delincuentes!
 

Después:

 

 

One Comment on “Después

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *