Simetría bilateral

¿Os ponéis los calcetines antes o después del pantalón? La idea de que somos cuerpos espejo, cuerpos refractarios entre nuestros dos lados, siempre me ha conmovido, a lo Silvia Pérez Cruz. Simétricos pero con un sólo corazón, con un sólo hígado, con un sólo estómago. Vestirse, que es casi lo mismo pero al revés que desnudarse. Simetría bilateral o de reflexión, se llama, sólo hace falta aplaudir muy despacio para observar nuestras alas de mariposa, nuestras fosas nasales, o nuestros pies desde arriba. Mitad izquierda y mitad derecha. La simetría es la cualidad de un objeto de ser igual después de una transformación, ¿no os parece alucinante? Porque a mi sigue rompiéndome la cabeza cada vez que salgo de la ducha y decido vestirme, o cuando tengo la fortuna de verte. Un espectáculo, la belleza, el pensamiento. Y todo porque hoy he llegado a la conclusión espontánea de que seguramente las ideas también gozan de simetría, y el amor, y la vida y la muerte. Nunca he dudado de que si no soy capaz de recordar mi antes del nacimiento tampoco lo haré de mi después de la muerte. Salgo de la ducha, subo las braguitas, me siento en la cama, me pongo el calcetín derecho, luego el izquierdo, y decido el pantalón. No nos queda otra que vivir. ^—^_¡A continuación la canción del día, de Silvia Pérez Cruz!

 

Mañana:

 

 

One Comment on “Simetría bilateral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *