Un fin de semana sin radio

Este fin se semana Javier del Pino ha estado en cama, así que he apagado la radio, he cosido nuevos diseños con telas de William Morris, he limpiado el piso, he colgado las plumas con hilo de pescar, y he pensado que tal vez ha llegado el momento de acariciarme la nuca. Me siento, escucho a Bobby Womack y pongo el calefactor. Mi tendencia a la melancolía es reconfortante cuando empiezo a estar demasiado animada. Este fin de semana termina con súper luna, con dolor de encías, con un toque de soledad y de cha’. No sé si subiré a Etsy todo lo que estoy cosiendo de nuevo, de momento lo guardo entre eucaliptos y roble. Con los años he logrado ser menos impaciente y, teniendo en cuenta la introversión, la calma ha llegado a este cuerpo de un modo agradable. Al fin, Marta. Cuando la importancia no es lo importante, y la vida fluye a pesar de todo. Tengo tendencia a encorvar la espalda cuando coso, cuando escribo, cuando como. Encías rima con casi todo, ¿verdad? Este fin de semana ha sido el mismo y tan distino para cada una de nosotras, pero ha sido, suspiro, y se acabó. No es verdad, mantengo mi mano en la nuca. ^—*_¡A continuación una versión, una canción, de mi querido Bobby!

 

Bobby Womack – California Dreaming ->

 

 

One Comment on “Un fin de semana sin radio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *