Cama, mesa, silla, y ventana


Una cama, la mesa, una silla, y la ventana. Vuelvo ahora de clases de vitrall, miro hacia la cama deshecha, dejo las llaves encima de la mesa, me siento en la silla, y miro por la ventana. Barcelona, desde el Vallès, me recuerda a esas postales nocturnas en las que las luces de una ciudad dormitorio forman nuestro marco vital. Suspiro, no tengo hambre. Cuando tienes astigmatismo esas luces se difuminan en destellos, entre los que están cerca y tan lejos. Hoy vuelvo a casa con más plumas chiquitas, una de ellas la enviaré a Santiago de Chile, y sonrío de amor y entristezco. No sé, quién sabe la diferencia cuando se está cansada pero bien. La cama se hace, la mesa se pone, la silla se ajusta y la ventana se abre. Estoy muy cansada por motivos estaños. Una vez has terminado la pieza de tiffany en vitrall, cuando ya has recubierto el cobre con estaño, es importante no olvidar el antioxidante. Materiales, funciones, actos, y ensoñaciones. La cama no se enfada si no la haces, la mesa y la silla se hacen compañía, y la ventana goza del vidrio. ¿Quién soy yo para no apreciar un opal? Vamos Obichuelo, a la cama. ^—*_¡A continuación la canción de la noche, Old Lady and Little Dog!

 

Old lady & little dog:

 

 

One Comment on “Cama, mesa, silla, y ventana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *