¿Qué te pasa Calabaza?

¿Qué te pasa Calabaza? Este septiembre ha llegado el 15 de octubre. Es lunes y estoy más cansada que la rima de hada con almohada. Me convierto en una mujer de mediana edad con la cabeza grande, estoy en la puerta de una caravana que es una estantería cualquiera y miro hacia la pantalla como la que teclea al no hablar. La música del desierto suena en la cama plegable, la luz amarilla disimula el frío de una niña que no se va. ¿Qué te pasa?, le pregunto por email. Ella responde que ‘la vida’ y nos quedamos serias sin dejar de estar juntas y bien. No sé ni qué queremos decir con esto, tampoco lo supe entonces. Temo perder y gano, temo ganar y pierdo, amo escribir y leo. Sabéis que adoro jugar a inventarme antónimos. Hoy ha sido genial echar unas partidas al ‘Quién es quién’ con mis sobris, justo antes de cenar con hambre. Rodeada de mujeres y niñas y abuelas que adoro desde lo más profundo de todas. En ‘la vida’ de otoño. Las calabazas son dulces pero dan miedo, las calabazas comen calabazas, las calabazas abrazan calabazas, y cosen calabazas con calabazas. Y y y. Y esto también pasará si no le damos al F5 en loop: la vidadá. ^—*_¡A continuación 10 sensaciones de hoy en clase de costura!

 

10 sensaciones de hoy en clase de costura:

 

1) Al coser gestualizamos y ese gesto es la firma del quilt.

 

2) Me relaja alentizar la vida al coser.

 

3) Quiero un botón F5 para la vida con ellas.

 

4) Los puntos son interferencias.

 

6) Soy una bestia tranquila cuando estoy nerviosa.

 

7) Cuánto más pequeña es la aguja más fácil es acolchar.

 

8) Me he acostumbrado a no conocer respuestas y poner bastidor.

 

9) La idea de terminar una pieza me parece el fin.

 

10) Os adoro, maestras.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *