A girl in need of a tourniquet

Quiero escribir un post que no vaya a borrar luego, pero no me sale bien. Así que sigo en plan diario, al final lo del fanzine lo he dejado en pausa porque es tan íntimo que muero, seguiré maquetándolo con InDesign aunque sea por si un día estoy mal. Confieso que estoy intentando crear un calendario pero no sé si llegaré a tiempo con los ratones. Jo, me siento debilucha aunque suene a excusa, al menos rima. ¿Os he dicho que sigo usando sólo el lado izquierdo de la cama? Podría rellenar los cojines de muñecos, de canciones de Spotify y podcast de ciencia, de amores que no fueron amores y preferiría no recordar a la una y media de la mañana. Si pudiese volar con las rodillas me quedaría aquí, mirando por la ventana mientras construyen un edificio nuevo. A veces imagino a todos los inquilinos que vivirán en este estudio cuando ya esté en otro sitio y no sé si esto es bueno o malo. Dicen que una aprende la diferencia entre el bien y el mal durante su infancia así que pongo la banda sonora de ‘Magnolia’ y cierro los ojos, estoy llorona estos días. Veo una playa con telas y a Obi sin correa. Si me pasara algo mañana que repartan todas las plantas y muñecos que amo entre Perdita, mis sobris, y padres. Ya, soy de círculo mega cerrado y ampliarlo me parece una hazaña. Hoy le he he confesado a mi madre que me siento fea y me ha dicho: ¿¡Qué dices?! Ay, la diferencia. ^–*_¡A continuación una canción hermosa de la banda sonora de ‘Magnolia’, la del día de hoy, dedicada a todas y todos los que nos sentimos raros!

 

Cancíon del día:

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

2 Comments on “A girl in need of a tourniquet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *