15 Pequeñas Cosas del Bastante

Dentro de cinco meses es Navidadá. Sigo con la piel atópica a tope y hoy me he congelado en el cine. Mi sobrinita dice que claramente soy Edna de Los Increíbles. Por su parte, mi perro Rufino de Morro Fino se niega a caminar más de una calle antes de las siete de la tarde y le parece genial que escriba o que cosa y que a otra cosa. Así que me he visto la primera temporada y media de ‘Paquita Salas’ mientras los ratones surgían de la lana. Dale a la lana. Lo de James Rhodes me pone de buen humor y no echo de menos tener a un amante aunque lo mencione porque a veces me siento sola en ese aspecto vital. No quiero tener hijos ni vivir con nadie pero un abrazo con libros me encantaría. Estoy más gordita que antes pero me va bien, no es broma. Lo que pasa es que con melena tardo el doble en ducharme, sólo es eso. Ahora con gel y champú para no rascarme tanto. Obi se rasca hacia fuera y yo hacia adentro, somos el ying y el yang de nuestras vidas desunidas. Sigo durmiéndome con podcast de voces tranquilas o sobre temas que desconozco, nunca sabré coger el sueño sin que me hablen del mundo. Son mis cuentos, son sus cuentos, son nuestras pequeñas cosas. ^—*_¡15 pequeñas cosas que me ayudan a estar bastante bien !*Al final una escena preciosa de la preciosa película ‘Paterson’ de Jim Jarmusch.

 

15 Pequeñas Cosas que me ayudan a estar bastante bien:

 

1) El primer café largo del día, nada me sabe mejor después de sacar a Obi medio en pijama.

 

2) Buscarte en las redes e intuir que estás bien porque casi no estás en ellas.

 

3) Escuchar la música que mis padres ponían en el coche para ir a Asturias.

 

4) Trasplantar una planta a la que se le salen las raíces de tanta vida.

 
5) Resucitar mi móvil siguiendo un mito, el del arroz.

 
6) Creer en el Aloe Vera aunque siga teniendo la piel atópica, me masajeo igual.

 
7) Que mi perro no sepa dar la patita pero entienda lo de ‘dame un beso’.

 
8) Llorar viendo una serie como ‘Paquita Salas’ cuando alguien te falla y sigues.

 
9) No comprar ropa en rebajas y sentirme orgullosa de ello.

 
10) Recortar cada vez cosas más diminutas.


11) Echar de menos con amor profundo y no disimularlo.

 
12) Flotar en el Mediterráneo y sentirme en casa.

 
13) Llevar los vestidos que me hubiese gustado llevar de pequeña, de cáctus, de flores, rosas, y largos.

 
14) Desear que llueva a modo de bruja y ser tieta.

 
15) Tener carnet de conducir y preferir usar los zapatos de cercanías e irme a dormir cuando tengo sueños.

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

One Comment on “15 Pequeñas Cosas del Bastante

  1. Madurando y aprendiendo a ser felices con ello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *