80 cosas absurdas que me divierten

Me divierte hacer rimas cortas cuando no tocan, me divierte levantarme a las tres de la mañana para ponerme el pijama porque se me había olvidado despierta, aunque haga mucho calor, me divierte hablar en voz alta con mi perro. ¿¡Cuánto tiempo sin hacer una lista dadá?! Hoy toca, toca darme el gustazo retro de principios de siglo en Internet. Así que allá voy, con 80 cosas que me divierten y que son totalmente absurdas. ^—*_¿Cuáles son las vuestras? Va, al menos una me tenéis que chivar en los comentarios.

 

80 cosas absurdas que me divierten:

 

1) Clicar un boli automático.
2) Cambiar la funda del móvil para sorprenderme al no reconocerlo en el bolso.
3) Dar mi tarjeta cuando me piden el móvil para hacerme el carnet en una tienda, mi vida social es muy limitada.
4) Imitar a una ardilla cuando algo me sabe bien.
5) No hacerme la cama y que nadie lo sepa.
6) Ir a una exposición y mirar a las personas que miran las obras.
7) Hacer colección de jirafas sin motivo.
8) Comprar leche aunque sea alérgica a los lácteos.
9) Que Siri sea real.
10) Recordar que en una época llevé calzoncillos para ver qué se sentía.
11) Escuchar ‘Mah Nà Mah Nà’ de Piero Umiliani y sonreír pase lo que pase.
12) Confundir los patos con las patas.
13) Llamar lupas a las gafas y gafas a las faldas.
14) Confundir mi número pin con el pin de Naranjito.
15) Chupar las cucharitas de café.
16) Usar mascarillas del súper que luego me decepcionan.
17) Ir a una playa nudista con biquini nuevo.
18) Fotografiar la niebla, contaminación.
19) Pensar en el paraíso cuando estoy fatal.
20) Mirar hacia un sitio fijo como si fuese capaz de no distraerme.
21) Usar hilo dental a lo Pretty Woman.
22) Tocar todo lo que no se puede tocar. Museos incluidos.
23) Reseguir cosas con el dedo índice.
24) Conocer a personas enfadadas con las que reírme.
25) Colgar cuadros clavando clavos sin ese plastiquito que representa hay que incrustar en la pared.
26) Cocinar comida mexicana aunque luego sea incomible.
27) Hacerme trenzas sin longitud.
28) Dar la culpa a las pilas.
29) Preguntar sin querer saber la respuesta real.
30) Borrar haciendo trampas.
31) Decir que no lo sé aunque no lo sepa.
32) Hacer el amor y no poder más.
33) Inventarme palabras porque no recuerdo las originales.
34) Llevar zapatos nuevos durante las primeras 24 horas aunque me duelan.
35) Llorar con rímel.
36) Sugerir un +1 cuando la cosa se pone bonita.
37) Usar push-up aunque me haya engordado.
38) Hacer el remolón aunque no tenga sueño.
39) Hablar sobre la textura del papel higiénico.
40) Cuidar las malas hierbas.
41) Apuntar cosas que no sé dónde estoy apuntando.
42) Inventarme premios que no hacen ningún tipo de ilusión.
43) Satisfacer al hombre del tiempo.
44) Insultar a Siri cuando la vida no hay respuesta, aunque insultos muy suaves.
45) Tararear canciones que de repente son otras canciones.
46) Elegir un diente, entre todos los dientes.
47) Provocar una catástrofe que no provoca ningún desastre al día siguiente, tal vez sí al día del día siguiente pero esa ya es otra historia.
48) Sucumbir a la belleza de algo que me da manía.
49) Estirar los brazos hacia arriba, con fuerza, y recordar que no soy alta.
50) Las suelas de los zapatos que me permiten notar la textura del suelo urbano.
51) Cambiar onomatopeyas por suspiros.
52) Burlar a la ley de los cómics y los libros sin ley.
53) Prometer sin estar bautizada.
54) Cambiar la tinta de la impresora porque nací en los 80’s.
55) Recuperar algo del futuro sin viajar al pasado.
56) Hacer ver que sí cuando no sé qué significa ese sí.
57) Llevar gafas graduadas de sol. Sé que no lo parece pero es divertido.
58) Probar el champú anti-caspa por si acaso.
59) Tirarme un pedo en el lavabo cuando no hay nadie más en casa.
60) Saber que todo es solucionable con papel maché.
61) Pensar en mi corazón a modo de emoji.
62) Tratar al módem con respeto máximo, casi a modo de Dios.
63) Temer a los loros como si lo supiesen todo. ¡Son pájaros que hablan!
64) Pintarme los labios como si así estuviese mejor.
65) Secarme el pelo un minuto y decir que me sequé el pelo mucho rato.
66) Saber que nunca tendré la valentía de empapelar la pared, aunque sea mi sueño.
67) Apreciar los sombreros a modo de cascos.
68) Crear un gesto que no signifique nada pero que nos haga felices.
69) Recopilar mentalmente todas las braguitas que he usado desde que nací hasta hoy.
70) Bailar por dentro aunque esté a tope de bailar por fuera.
71) Entender que la uña del dedo meñique de mi mano derecha es críptico.
72) Abrir las orejas como si pudiese hacerlo, con ímpetu.
73) Plantar un USB que ya no funciona en una maceta con tierra.
74) Torcer el techo con los pies, entrecerrando los ojos.
75) Guardar muchos marcos en un armario, por si acaso.
76) Mirar fijamente una máquina y decirle que me voy un rato.
77) Creo que me divierte quejarme cuando estoy en la mitad de algo.
78) Tremendear.
79) Decir que la Fanta de Naranja también es abono.
80) Imaginar que todo lo escrito estuvo guardado, por un tiempo, dentro de un microondas del futuro que tiene un botón gris circular que no entiendo.

 

Canción de la lista:

Palabritas clave del post:

  • cosas absurdas
If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

2 Comments on “80 cosas absurdas que me divierten

  1. Me encanta el 81 y, por supuesto, el MANAMANA PATIBIDIBI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *