Soy aquí

Estoy aquí, ‘soy aquí’, tal vez esto sea todo lo que signifique este blog que escribo desde hace más de diez años y más de doce. A lo Spielberg, a lo niña mayor que ya es mujer, en ente digital. Para no olvidar, para seguir escribiendo aunque sea hipercrítica conmigo misma, hipersensible, y demasiado melancólica cuando estoy contenta. Este es mi espacio de relajación y de desastres borrados, mi habitación en Internet. Hasta que me muera y alguien deje de pagar el servidor. No vayamos a olvidar que los que estamos hoy, 28 de junio de 2018, en Facebook y Twitter estaremos muertos en menos de cien años. Todos moriremos, también los prehistóricos digitales, las primeras blogueras. Observo a mi perro Obichuelo Cabeza de Mochuelo, que sólo goza de una esperanza de vida de 14 años y ya tiene 5, y le envidio al no reconocerse en el espejo. No estoy diciendo que no me quiera reencarnar en humana sólo que AY, siempre he querido viajar al espacio exterior aunque no me quiera morir. Suspiro, vale. En realidad, con todo esto, quería decir que cuándo nos leemos y escribimos a través de las redes sociales pienso que este es nuestro último y primordial mensaje, la huella de los extraterrestes pasados. ^—*_¡A continuación la canción del post y un abrazo galáctico!

 

Canción del día:

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *