Cuando no le recuerdas a todas

Todas tenemos complejos absurdos, nunca os he contado los míos. Empezaré por contaros que suelen confundirme con otras mujeres. Sí, soy de ese tipo de personas que recuerdan mucho a otras. ¿Y qué?, me diréis. Pues que eso acaba afectando, para bien en el sentido de que si te pareces a una modelo te ríes mucho, y en negativo cuando el sentido es que ya no pueden parar de mirarte y recordar a sus EX. Espera, paro, pero es cierto, me ha pasado tantas veces que me lo guardaba para escribir una novela al uso. No sé si es que mis facciones son muy suaves y de allí tan difusas en la memoría de los que me miran que estoy en ellas, ellos. De hecho, hace muchos años, tuve una cita con un intelectual al que admiraba mucho que me confesó estar cenando conmigo por lo mucho que le recordaba a su primer amor, ya entenderéis mi horror. Me quejé y al despedirnos me dijo que era ‘como ella’ya que según él también le dejaba solo en el mundo, pero en serio que fue nuestra primera y última cita, para flipar, ¿no? Pero, es que, esto de que me parezco a muchas chicas no termina aquí, porque en la calle también me pasa que me confunden muchas veces con otra mujer a la que conocen bien, y así también muchísimas veces cuando conozco a personas a nivel social o laboral y me dicen: ‘Eres igualita a ‘Y” y me tratan con una afecto que no entiendo del todo. ¡Si hasta me ha pasado por teléfono que me confunden con otra (y mira que tengo la voz fina)!. ¿¡ES QUE ME PAREZCO A TODAS LA MUJERES DEL MUNDO?!, le grité a mi madre un día. Así que soy la típica que os recuerdo a alguien y que me quedo pálida y que sonrío por no llorar. ¿Sabéis? Lo bonito de este post es que hace poco alguien me miró a los ojos y me llamó por mi nombre en voz alta, por primera vez en mucho tiempo me miró sin compararme con nadie, ME MIRÓ. Casi muero de amor y agradecimiento de que me mirasen por primera vez. Además, le gustaba de veras mi nombre real, algo que nunca me había pasado pues… ¿Quién no conoce a una Marta, a todas las Martas? Me gusta dejar de ser Kahlo de Dadanoias en mi vida privada, mucho. Me gusta ser todas. ^—?_¡A continuación la canción del día!

Fue algo así:

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

2 Comments on “Cuando no le recuerdas a todas

  1. Míralo por el otro lado, cuánta gente hay que se parece a ti ;-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *