Ser madre sin hijos de cuerpo

¿Os acordáis de cuando nuestras madres nos decían ‘ya lo entenderás cuando tú seas madre’? Pues se ve que al final yo no voy a ser madre pero de algún mágico modo lo estoy empezando a entender. Siento mi maternidad sin tener hijos propios. Es curioso, justo ahora, con 36 años, soltera y sin hijos, me doy cuenta de que la maternidad no es sólo parir, que hay más. Entiendo que es amar más allá de una misma, es sentir una necesidad vital por cuidar de los demás que no me vienen de mi cuerpo, es una sensación que te cambia el modo de ver las relaciones, y a los demás y sus relaciones, pasadas y presentes. Es otra maternidad. No sé si me explico, sigo siendo insegura al escribir sobre este gran tema, y a pesar de vivir como mujer sin hijos propios siento que, estos últimos años algo muy grande ha cambiado en mí, que entiendo mejor a mi propia madre, a mi hermana, amigas, y ese algo se llama ‘mucho menos egoísta’ y también ‘mucho más amor por el futuro a tiempo real’. Ojalá todas de la mano. Creo que es la primera vez que escribo contra un típico-tópico por aquí y me alivia permitirme hacerlo sin sentir culpa por ello, por no haber podido tenerlos. Ay, estoy ñoña pero es agradable que sea así, es real. ^—*_¡A continuación una de mis versiones favoritas de la canción ‘Here Comes the Sun’ y un abrazo enorme!

 

Aquí una de mis versiones favoritas:

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *