¿Por qué no recuerdo el futuro?

Si partimos de que la memoria es creativa me pregunto, en plan naïve pero muy sincero, ¿por qué no podemos recordar el futuro? A ver, según la segunda ley de la termodinámica los hechos suceden en aquel sentido temporal en el que la entropía del universo aumenta. Hablando claro, la entropía nos alerta de una noción de desorden que no puede más que aumentar en el tiempo y que cada vez es más imposible de calcular. Por lo que la flecha del tiempo de nuestros recuerdos se alinea al caos, que cuánto más lejano es más extremo se vuelve. Así que me pongo triste de ‘pongo’, ¿dónde lo pongo? Pensando en el poco sentido que tiene planificar el futuro teniendo en cuenta que soy incapaz de recordarlo. Aunque no sé si sería capaz de vivir recordando lo peor que me espera, la muerte de algunos de mis seres queridos, un desamor terrible, una pérdida de valor que ni siquiera intuyo, y me relajo. Seguramente, más allá de las leyes científicas, no podemos recordar el futuro por nuestra incapacidad emocional y racional para aceptar ese caos. Nuestra propia muerte, lo que hay más allá. ¡Claro, es por eso! Así que pongo la canción en el tren de Cheburashka de fondo y escribo este post que escribí mentalmente durante el paseo con mi perro Obi de hoy. Aunque más que mi perro yo soy su perra, y me río del mini chiste, ya os digo que mi humor es lejano. Pataleo y le doy al botón de ‘publicar’, a pesar de que en el futuro no existan los blogs personales. ^—*_¡Ah, pero yo escribí este post porque recuerdo que dentro de unos meses ya tendré mi fanzine impreso y estaré recuperada de este bajón físico que he sufrido en los últimos días!

 

Banda sonora del día:

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

One Comment on “¿Por qué no recuerdo el futuro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *