Y tiro porque me toca

¡Ay! Todos tenemos nuestras coletillas, una de mis favoritas es decir ‘De oca en oca y tiro porque me toca’ sustituyendo ‘oca’ por lo que me venga en mente. Árbol, punto, café, braguitas, uña, hilo, gota, ratón, risa. Siempre fui más de jugar a la Oca que al Parchís, desde pequeña. Así que me pongo a investigar y descubro que el Juego de la Oca, según cuenta la leyenda, fue inventado en Troya por los griegos, en concreto por el hijo del Rey Eubea, un tal Palámedes, cuyo aburrimiento le llevó a su invención. Un impulso gracioso, teniendo en cuenta que los dadaístas de entre-guerras escribieron toda una oda al aburrimiento. De hecho, el primer tablero de este juego es el Disco de Phaistos, una pieza de 2000 años antes de Cristo hallada en Creta en 1902. Una piedra circular, grabada en espiral, con casillas y grandes aves. ¿No os parece increíble? ¡Pudiendo jugar al ajedrez! En la Oca gana quién llega al jardín, no por inteligencia o ingenio, si no por puro y simple azar. En el juego puedes caer en una oca, si eres afortunado, en el puente, en la posada, en el pozo, en el laberinto, en la cárcel, en la calavera y hasta el final. En Egipto había un juego muy similar conocido como Senet, lo que me lleva a pensar que tanto el juego como nuestra concepción del azar forman parte del ser humano así como nuestra experimentación de la vida sigue siendo en forma espiral. De post en post y escribo porque me toca. ^—*_¡A continuación la canción del día!

 

De barro en barro y tiro porque me toca:

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

3 Comments on “Y tiro porque me toca

  1. Y sin embargo, aunque el juego se basa en el azar, ellos creían en la intervención directa de los caprichos de los dioses en la vida de los mortales.

  2. Ay, qué interesante Canichu, seguiré investigando :)

  3. El juego de la oca, como el del parchís, tiene también similitud con los mandalas. Circulares, con un recorrido desde los extremos hacia el centro. Recorridos de vida con obstáculos y recorridos de vida. Caidas, avances, retrocesos y atajos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *