Echar de menos a Dick

Echar de menos nos dice cosas de nosotras mismas, más allá del sujeto al que echamos tanto de manos sin entenderlo. Por eso, a veces, echamos de menos cosas, personas, lugares, situaciones, que no quisiéramos de nuevo en nuestras vidas. Ex-novios con lo que no volveríamos, fiestas locas de viernes noche que nos dejaron en coma un fin de semana entero y soleado, o playas en las que nos dolieron los pies. No es que estemos locas o seamos masoquistas, es que también echamos de menos lo bueno de lo malo. Sus grandes dotes de amante, la música que pincharon en esa fiesta, o el olor a crema solar en las rodillas, aunque nos doliera el alma. Echar de menos tiene poco de racional pero ese poco son las cosas buenas, y eso me ayuda a entenderme cuando pienso en un ex tipo Dick que de repente abrazaría con fuerza a sabiendas de que nunca volvería con él. ¿Qué es lo que echo de menos en realidad?, me pregunto entonces para no llamarlo y quedar. Echar de menos conlleva idealización, pensamiento mágico. Es una sensación paradójica, bastante difícil de compartir sin sentirte incoherente o ridícula, sobre todo si eres mujer y te da por expresar lo que sientes aunque te de vergüenza extrema. Por eso, y por mucho más, me gustó tanto la serie ‘ I LOVE DICK’ de Jill Soloway y Sarah Gubbins, inspirada en la novela de Chris Kraus. Un libro que me reservo para este verano con la ilusión de una playa tranquila y arena fina. Sin tantas piedras. ^—*_¡A continuación el tráiler de la serie ‘I LOVE DICK’, que se puede ver en Amazon Prime y os recomiendo de corazón!

 

I love Dick:

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *