Lisboa sin nosotros


Lisboa es de los colores que no recuerdo de ti, es volver a ese lugar en el que nunca estuvimos aquí. Un espacio en el que subir y bajar se convierte en la explanada de un brindis de cerezas que va más allá de un futuro que ya pasó. Entre edificios vacíos y llenos de ti, ventanas abiertas o rotas, abrazadas por baldosas que lloran el tiempo. Cruzándome con su gallo en el jardín botánico de Belén, ¿serías tú? Horas en un laberinto de hamacas. Lisboa es de un azul que se impregna en su metro, de un amarillo-salmón que te hace sonreír por dentro. Llorando por el puente de San Francisco, a través de un acueducto que cubre la autopista de un vida que pudo ser en taxi de muñequines. Sé que eras tú porque los aviones vuelan muy bajo, como en la playa del Prat. Magnolios, gatos dormidos y amor, eché de menos pasear a Obi mientras andaba sin pies. Ahora ya sé que existe el no olvido. Ojalá Lisboa sin nosotros, ¡qué bien Lisboa! ^—^_¡Ay, he sido feliz a lo Amarguiña, gracias Portugal, gracias galaxias! *A continuación algunas fotos del viaje y una sorpresa en vídeo.

 

Lisboa desde dadanoias:

 

¡Qué bien Lisboa!:

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

One Comment on “Lisboa sin nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *