Me voy al Oeste

Mañana me voy a Lisboa, aunque de corazón estaré en la presentación de Ana Garcia-Pineda y su nuevo libro, que ya es mi libro favorito de la vida. Tiene gracia de gracias, llevo meses preparando el viaje y hoy no he sabido qué meter en la maleta. Toda la vida queriendo ir a Portugal y hoy estoy melancólica, ya me pasaba de pequeña que cuando algo me hacía mucha ilusión el día de antes estaba raruna. Acabo de dejar a Obi con mi súper tía, jo, lo que se quiere a un perro no tiene nombre. Siempre lo defino como a un galguito hipersensible y la gente sonríe al verlo temblar, lo que no saben es que por casa va a sus anchas. Ay, y se me está muriendo el ordenador. ¿Qué espero encontrar en Lisboa? No es algo físico, la verdad. Tengo ganas de dejarme llevar, de pisar piedra mientras vuelo, rompo todos los planes que tenía. Mi tía me ha pedido unas toallas blancas o azul marino. Y me acuerdo de la película ‘Piedras’ y me veo con la misma edad de Najwa mirando el cogote de un conductor de tranvía que no conozco, con su desamor y ganas de estar bien. Editando el fanzine, que publicaré en unos meses, me doy cuenta de que llevo mucho tiempo luchando para haber llegado hasta aquí, está bien que me vaya unos días. Con el billete sobre el zapatero de la entrada, que llevo dos años sin ir de vacaciones, me digo. Me voy al oeste. ^—*_¡A continuación el fragmento de ‘Piedras’ que os comento en el post y que es precioso!

 

¡Qué bien Lisboa!

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *