No queda champú

Se acabó el champú, me he dado cuenta de ello en plena ducha. Totalmente desnuda, tras hacer unos cuantos dibujitos primitivos en la mampara de la ducha, y dándole vueltas al hermoso Newsletter que nos ha mandado hoy David Bonilla a los suscriptores de su Bonilista, podéis leerlo aquí. Así que me he quedado mirando el envase del champú, como quién mira el frasco de una Sopa Campbell, y he entendido que todo tenía sentido al leer un enorme ‘NUEVO’ en la parte superior del producto. Cuántos productos nuevos que ya no lo son, ¿no? Incluidos nosotros, el pop. Ay, os cuento la relación y la conclusión a la que he llegado durante el acontecimiento del no-champú, ¿vale? Intentaré no ser críptica. ^—*_Seguir leyendo.

En el Newsletter de hoy de la #Bonilista, David cita a un gran amigo suyo que tras escuchar sus problemillas en un bar le cambia de tema con humildad y le confiesa que lleva un tiempo intentando entender qué es la felicidad, y le dice: “De todas las cosas que he leído, me quedo con una: la felicidad no depende de nada externo. Somos más o menos felices dependiendo de lo lejos o cerca que está lo que creemos ser de la proyección de lo que nos gustaría ser. Y somos nosotros los únicos responsables de modular esa distancia”. Y me he pasado el resto de la mañana reflexionando sobre esto, preguntándome cuánto hace que no me pregunto lo que me gustaría ser, trabajando la distancia entre lo que soy y lo que quiero ser. No recuerdo porqué dejé de escribir las páginas matutinas hace un año, bueno… Tal vez porque esté mucho mejor pero no es excusa ;)

Es domingo, perfecto. Entonces me he regalado un segundo café en el balcón, he cogido papel y lápiz y me he puesto a apuntar frases, conceptos y palabras, que tienen que ver con qué cosas me gustaría mejorar o añadir en mi ser y mi vida. Me considero una mujer bastante espiritual, así que no se me ha hecho raro, pero sí me he dado cuenta de que hacía tiempo que no me dedicaba un espacio de este tipo; y que siempre que me dedico un tiempo de auto-reflexión surgen cosas nuevas, que nunca soy la misma, que siempre soy nueva al dedicarme un tiempo de intimidad. Y me ha parecido hermoso, entender que mantener una estrecha relación con nuestro ser y nuestro cuerpo está vinculado a la felicidad.

Al terminar de escribir varias reflexiones, que me han sorprendido por su novedad, como si hace unos años esa lista nunca la hubiese podido escribir, he decidido seguir el día dedicándome una de esas duchas largas y vaporosas que tanto se disfrutan cuando tienes el día libre. Ese tipo de duchas en las que todo surge de la mampara del baño. Me encanta dibujar caracoles efímeros, clavar mi mano en ella. Cuando, de repente, al decidir lavarme el cabello he detectado que no quedaba champú y he entendido que era una señal. ¿Por qué? Y aquí viene la siguiente relación de ideas, porque en el envase del champú ponía ‘NUEVO’, muy grande y en una tipografía luminosa, sin serifa, tipo helvética. He sonreído por dentro. Me lo he quedado mirando un buen rato bajo el agua hirviendo sobre la espalda, pensando en la fiebre de una niña, con mi cuerpecito desnudo y mucho más viejo de fondo, y he entendido que siempre somos nuevos aunque nos hagamos mayores, o tal vez por eso, porque a veces algo se acaba cuando avanzamos. Un algo que no tiene porque ser bueno o malo necesariamente, un algo que nos hace crecer al darnos cuenta de su sentido efímero, vital.

Ya sabéis que creo mucho en las señales, a lo Jim Jarmusch. Al final me he lavado el cabello con el jabón del cuerpo y he decidido escribir este post a lo Bangles. Ay, la distancia. ^—*_¡Por cierto, ayer vi el documental ‘Happy People: A Year in the Traiga’ de Werner Herzog en Netflix y me encantó, os lo recomiendo de corazón!

 

Viva el pelo a lo Bangles:

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

3 Comments on “No queda champú

  1. Jeje, me ha soprendido que fueras “taruga” tú también, no sé por qué :-)

    Para mí, si buscar la felicidad va a ser una fuente de infelicidad, mejor dejo de buscarla…

  2. “siempre somos nuevos”

    me has bordado una sonrisa

    bon soir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *