Queridos Reyes Solos,

“No hay nada en la vida tan bello, tan grato y tan grande como las cosas misteriosas.”, escribía François-René de Chateaubriand en sus ‘Memorias de Ultratumba’. ¿Y qué son los Reyes Magos sino un misterio para todos los niños y todas las niñas que intentaremos no dormir esta noche para ver si, al menos, pudiéramos escuchar sus pasos por el pasillo? Pues algo parecido nos pasa a los solos, y a las solas, casi cada día que llega a su fin. Sin desconectar el móvil ni el imac, esperando un ‘buenas noches con emoji corazón’ al que poder abrazarnos justo antes de nuestra pequeña muerte. Somos nosotros, los muertecitos. O un email en formato carta con el que quedarnos dormidos junto al aparato entre nuestras manos, demasiado tarde. Con nuestro plato de comida precocinada en la nevera, como si cocináramos. Y tres mandarinas mal puestas sobre el mármol grisáceo. Los Reyes somos nosotros, que le dice una sola a un solo en su soledad. Como en los textos de Chateaubriand, tan gratos y grandes como las cosas misteriosas. Ay. ^—*_¡A continuación del post 10 cosas que le pido esta noche a los Reyes!

 

Queridos Reyes Solos, este año os pido….

 

1) Más energía para salir al exterior y no tanto de espaldas

 

2) Un comodín en forma de mochila negra.

 

3) Descubrir a más autores románticos.

 

4) No tener caries.

 

5) Ser menos aprensiva a lo neutro.

 

6) Ir a Lisboa unos días.

 

7) Una jirafa para Obi.

 

8) Diez puntos para publicar.

 

9) Decidirme de una vez con el piano.

 

10) Una cucharita mágica.

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *