Defectos de la abstracción


Ayer me mordí el labio inferior tan fuerte al cenar que tengo una yaga enorme y duele lo suyo.
No es la primera vez que me pasa en mucho tiempo, me sucede a menudo, de hecho creo que me abstraigo tanto al sentir placer que se me olvida la comida. Cero orgullosa, lo cuento como defecto inconsciente. A veces pienso que en la cama soy un poco así, que me hago o hago daño sin querer. Ya os digo, cero. Y luego viene cuando me quejo y, de repente, sale la neurótica que hay en mí y paso un tiempo sintiendo ese dolor y teniendo mucho más cuidado. Pero se me vuelve a pasar y vuelve a pasar. Es un rollo. ¿A vosotros también os pasa? Me pregunto si a los animales también les pasa, sobre todo cuando veo comer a caballos, que es casi nunca. También me gustaría dejar de fumar pero nunca lo hago, y dejar de tomar dos cafés en lugar de uno cada mañana. Es demasiado café aunque al menos lo tomo sin azúcar. No sé, hoy me veo fea. ^—*_¡Y eso que sólo estamos a día 3, a continuación la canción del día!

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

One Comment on “Defectos de la abstracción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *