El último día de mi vida


Los perros y los gatos viven una media de 12 años. Obi sólo sería consciente de la muerte si mi madre o yo muriésemos y aún y así le pasaría como a los humanos, que no sabríamos por qué hemos tenido que dejarlo solo, esto es lo más cercano a la muerte que cualquier ser vivo puede sentir. El otro día escuché un podcast dedicado a la muerte de ‘l’Ofici de Viure’, y me acordé de esa primera escena de Miranda July en la que se promete vivir cada día como si fuese el último. Obi lo hace, yo no. La conciencia nos aleja del presente, no sé si para bien o para mal. Vivir en más de una dimensión, en más de un espacio temporal es complejo. A veces más de una vida. Pienso también en la preciosa película de ‘A Ghost Story’ y escucho su banda sonora mientras escribo este post. También Jim Jarmusch trata sobre la muerte en sus films. Y Boris Vian y Banana Yoshimoto. Luego, hay autores que están más en el pasado o en el futuro, Ana María Matute en la infancia, Asimov en el futuro. Ay, y si yo fuese escritora, ahora mismo siento que me acerco más al pasado-presente, pero muchísimo más al presente desde hace un tiempo. El pasado me pone triste y el futuro siempre me ha dado miedo, aunque esto es algo que me cuesta aceptar y que me gustaría cambiar. ¡Qué atrevimiento, morir! Mi madre cuida una planta de mi difunta abuela que tiene más de cuarenta años, y en los bosques somos hormigas.Y vivo vidas que hubiesen podido ser y me cuesta conectar con el presente y seguir andando, pero cuando ando me sienta muy bien, supongo que este blog me conecta al ahora. A veces creo que lo escribo con tanta constancia, desde hace más de doce años, por darle espacio a lo que hoy he sentido, pensado, vivido. Aunque a veces me he pasado el día imaginando, esperando otro día. ¿Y si el último día de mi vida me lo paso así, imaginándolo? Tampoco me parecería tan mal. Aunque prefería vivirlo, y comer con mi familia, y regar las plantas, y tener una cita, y coser , y coger el tren, y escribir un poco. ^—*_¡Ay, a continuación del post una lista con 10 cosas que imagino que haría si este fuese el último día de mi vida!
 

10 cosas que imagino que haría si este fuese el último día de mi vida:

 

  1. 1) Ducharme y arreglarme, con mi braguitas y vestimentas favoritas, quiero morir limpia y arreglada.
  2.  

  3. 2) Buscarle una dueña a Obi, una bondadosa, muy cariñosa y casera.
  4.  

  5. 3) Apilar rápidamente todos mis libros y repartirlos entre las personas que amo, con post-its encima de cada pila. Lo mismo con los muñequines.
  6.  

  7. 4) Enviar un email de despedida a las personas que he querido y contarles porque las he querido y las sigo queriendo tanto. Es que si las llamo por teléfono me pondré a llorar y sólo tengo un día y muero.
  8.  

  9. 5) Comer con mi familia y comernos la mejor tarta de manzana del mundo juntos, de postre. Tomar el café con ellos y darles las gracias por tanto amor.
  10.  

  11. 6) Darle un sobre a mi hermana con todas mis contraseñas online y secretos.
  12.  

  13. 7) Ir a pasear con Obi y mi madre un buen rato y disfrutar de nuestro último paseo en la Tierra.
  14.  

  15. 8) Quedar con Perdita y decirle que siempre siempre todo.
  16.  

  17. 9) Empaquetar todos mis diarios y escritos y fotos inéditas y poner una nota en la que se especifique que es el regalo de los 30 años para mis sobrinas.
  18.  

  19. 10) Preparar un altar mexicano con todo lo que más me ha hecho feliz, fotos de seres queridos, alimentos, recuerdos, plantas, todo, papelitos, libros, citas, todo, y morir.

 

La canción del final del día sería esta si muero hoy, con el último trago:

 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

One Comment on “El último día de mi vida

  1. Uno de los ejercicios de los samurais era imaginar todos los días una manera diferente de su propia muerte para poder estar preparados ante la idea de la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *