Pensamientos, flores de invierno

Hoy ha sido un día en streaming y ha sido el día en el que descubrí el significado de los Pensamientos. Durante la mañana he cosido pero me he sentido tan sola a nivel sentimental que hacia las siete de la tarde, al terminar una muñeca nueva inspirada en las antiguas muñecas japonesas, he ido a la tienda de telas del barrio y luego a la peluquería de mi calle sólo para ponerme guapa ante el frío. Me había duchado esta mañana, medio dormida, y he elegido una tela de flores preciosa para el vestido de la muñeca nueva, que ahora está desnuda. De pequeña ir al pelu era una fiesta, siempre me ha encantado. Y, ahora, mientras escribo este post sigo teniendo frío pero estoy contenta. ¿Sabéis? La tela es preciosa, estampada de ‘Pensamientos’. Así que, al llegar a casa, he buscado de dónde proviene el nombre de ‘Pensamientos’ para estas maravillosas flores, que de algún modo me han animado tanto el día, y os cuento lo que he descubierto. Los ‘Pensamientos’ son unas flores que sólo surgen en los meses más fríos del año, flores que aguantan las heladas y que prefieren el jardín a cualquier interior. Esta planta tuvo su mayor esplendor durante la época victoriana en Europa, típica en los primeros Jardines Botánicos de la historia y Universidades de la época. De allí su nombre, de allí y de Francia, al denominarlas de este modo al observar cómo se marchitaban al irse el invierno, cuando se inclinaban hacia delante como una pequeña personita que está reflexionando, absorta en sus recuerdos y pensamientos. Además, es una flor comestible y conjuro de amor psicomágico. Pues, como dice la leyenda inspirada en la obra de Shakeaspeare, si colocas una flor del Pensamiento encima de alquien que está dormido, cuando se despierte se enamorará de la primera persona que vea. Y aquí viene lo mejor de todo y es que los Pensamientos tienen relación directa con Oberón, el nombre de mi perro Obi, el Rey de las Hadas, en ‘El Sueño de una noche de verano’ de W.Shakespeare. Cuándo Obi envía al pícaro espíritu Puck a recoger una pequeña flor del oeste que llamaba ‘amor en la pereza’, el Pensamiento, para disfrutar de los mágicos efectos amorosos que despiertan en la persona que la recibe. Ay. ^—*_¿No es hermoso?

 

Pensamientos cantando en ‘Alicia en el País de las Maravillas’:
 

 

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *